Baleares gravará el alquiler de coches

Baleares gravará con un impuesto a los vehículos de alquiler a partir de 2006 “con el objetivo de financiar la sanidad y regular el sector, no con un mero fin fiscal".

El Ejecutivo balear, dirigido por el Partido Popular, va a instaurar un impuesto para los vehículos de alquiler a partir del año que viene. La introducción de esta tasa, con la que se espera recaudar 12,5 millones de euros al año, pretende servir para financiar la sanidad pública y regular mejorar el sector del alquiler de vehículos, en el que se han establecido tarifas temerariamente bajas y en el que sobra oferta.La base imponible de este tributo se calcula a través de dos vías, una tasa fija de 4,5 a 5 euros en función de la cilindrada del coche (mayor o menor de 1.600 centímetros cúbicos en gasolina y de 2.000 centímetros cúbicos en gasóleo). Aparte, se tendrá que hacer frente a una tarifa variable dependiendo del número de kilómetros realizados, que será de 0,02 ó 0,03 euros por kilómetro, en función también de la cilindrada. Las motocicletas también habrán de abonar este impuesto, aunque, evidentemente, a un coste menor: entre 2,5 y 1,5 euros como fijo y entre 0,02 y 0,01 euros por kilómetro, dependiendo de si superan los 250 centímetros cúbicos de cilindrada. Además, se crea una tasa de inscripción por vehículo (de 70 euros) y otra de baja en el registro fiscal (50 euros).La patronal Balear de Alquiler de Vehículos ha considerado una “locura" la medida, mientras que la Asociación Empresarial de Vehículos de Baleares está de acuerdo. Desde esta última organización, se sostiene que existen compañías de alquiler cuyo principal fin es usar su negocio para vender los coches a terceros aprovechando ventajas fiscales. Se desconoce con exactitud el número de vehículos de alquiler que circulan por la isla, aunque las cifras se sitúan en unos 65.000, por lo que, según esta asociación, sobran unos 20.000.