Autobuses más ecológicos

En la actualidad, los políticos luchan por concienciar a los ciudadanos para que utilicen transportes públicos, pero qué hace la industria y los gobiernos para conseguir que estos vehículos sean menos contaminantes.

Autobuses más ecológicos
Autobuses más ecológicos

Los fabricantes de automóviles dedican cantidades millonarias para desarrollar coches menos perjudiciales para la salud del planeta y el bolsillo del usuario, pero el mercado de los autobuses es mucho más pequeño y, por tanto, los intentos por encontrar métodos de propulsión más ecológicos también.

Al igual que en los coches, el futuro de los autobuses está en los motores híbridos, es decir, aquellos que combinan un motor térmico y uno eléctrico. Para ambos casos, la solución se encuentra en las denominadas "células de combustible", unos sistemas capaces de generar el hidrógeno necesario para mover los motores híbridos (si quieres saber más detalles, no te pierdas este

Untitled Document

reportaje </font color="#3333FF"> ), pero los autobuses aún tienen que resolver más trabas.

Estos vehículos se ven perjudicados por un mercado muy pequeño -actualmente los nuevos sistemas están acaparados por compañías alemanas - y a los problemas de mantenimiento y costes deben sumar problemas de espacio.

Según Carlos Vera, catedrático y director de la ETSII de Madrid, la exigencia de que los autobuses monten plataformas planas presenta un grave problema para adaptar los motores híbridos. Como estos vehículos no permiten diferenciales, la solución más ideal es montar motores eléctricos independientes en cada rueda.

Cómo será el autobús del futuro
Si antiguamente, como afirma Carlos Vera, se consideraba que el autobús era "el hermano pequeño del camión" y para su fabricación sólo era necesario adaptar las transmisiones de ambos vehículos, los tiempos han cambiado y, desde hace más de una década, los ingenieros proyectan autobuses movidos por motores híbridos.

Con estos mecanismos, sería posible programar el propulsor del vehículo para que el consumo y la contaminación sean óptimos o para que en determinadas zonas del casco urbano el motor térmico se parara y el autobús sólo se moviera eléctricamente. Es más, también se barajaba la posibilidad de que éstos aprovecharan las múltiples paradas que deben realizar para, además de permitir a los ciudadanos bajar y subir, pudieran recargar sus baterías.

En el curso "Evolución Tecnológica Previsible de los Vehículos Automóviles con el Horizonte del Año 2020", que estos días se realiza en el IFEMA, se han explicado algunas de las barreras de estos sistemas.

Es más, según Carlos Vera, algunos de estos proyectos no persiguen rebajar la contaminación, sino que su principal motivo es "cargarse el eje trasero" para hacer más viables los autobuses de plataforma plana.

El Cito no es la solución
El Cito es un autobús fabricado por Mercedes basado en un motor eléctrico. El Ayuntamiento de Madrid cuenta con una flota de estos vehículos que, según Vera, fueron desarrollados para "vender una idea ecológica, más que una solución".

Eso sí, según este catedrático, los Cito han supuesto una gran inversión, ya que han permitido que los servicios de mantenimiento de la capital se acostumbren a los motores eléctricos, futura base de los híbridos.

Nuestros destacados