Aumentar la seguridad vial, principal objetivo del nuevo responsable de Tráfico en EE.UU.

Los fabricantes automovilísticos podrían pensar que la Administración Bush iba a hacer "la vista gorda" con los posibles defectos de fabricación de sus vehículos; en ese caso, las primeras declaraciones del nuevo responsable de la NHTSA les habrán dejado helados.

El nuevo responsable de la NHTSA (Agencia Federal de Seguridad Vial estadounidense) ha aterrizado en su nuevo cargo con un objetivo principal: disminuir el número de muertos en las carreteras de EE.UU.

Jeffrey Runge es consciente de la necesidad de regular determinadas áreas relacionadas con la seguridad vial y de endurecer algunas normas ya existentes. Así, se ha planteado como prioridades la regulación de los diseños de los coches, investigar los defectos de fabricación, colaborar en el programa para reducir las emisiones contaminantes y aumentar los esfuerzos para conseguir que los conductores sean conscientes de la responsabilidad que supone llevar un volante.

Si una nueva enfermedad acabase con la vida de 41.000 norteamericanos y causara miles de heridos, la sociedad reaccionaría con rapidez y el Gobierno sería contundente en su búsqueda de soluciones. Sin embargo, estas mismas cifras, al ser producto de los accidentes de tráfico, parecen haber sido asumidas. Contra esta idea quiere luchar Runge.

A pesar de que, desde el principio, el nuevo responsable de la NHTSA ha dejado claro que se define como a favor de la libertad en los negocios y de la menor injerencia estatal posible, ha declarado que la industria no debería pensar que la Administración Bush no vaya a vigilar la actividad de los fabricantes.

De hecho, Runge ya ha advertido de que no se dejará pasar ningún tipo de defecto de fabricación, por pequeño que sea. Es decir, que cualquier problema provocará una llamada a revisión inmediatamente, con el fin de evitar situaciones como la atravesada por Ford y Firestone.

En otro ámbito en el que piensa reforzar las normas es en el de los ciudadanos que conducen bajo los efectos del alcohol o de las drogas.