Audi tiene listo el coche con acceso total a Internet

En Audi lo tienen claro: los coches que vienen tendrán Internet como guinda a sofisticados y completos conjuntos de telecomunicaciones. Durante estos días, la marca alemana ha celebrado un simposio en el que ha expuesto cómo serán sus coches en unos años en cuanto a capacidad para comunicarse con el mundo y las nuevas redes telemáticas.

Willibert Schleuter, responsable de Electrónica y Electricidad en Audi, asegura que en los próximos años el desarrollo de software y aplicaciones informáticas aplicadas al coche cobrará tanta importancia como cualquiera de los otros campos de trabajo tradicionales en la industria del motor.

Conscientes de esto, los técnicos de Audi se han lanzado al reto de definir qué innovaciones informáticas montarán sus coches en los próximos años.

Para empezar, han dejado muy claro que sus vehículos ofrecerán acceso a Internet de una forma sencilla y segura. Apuestan por combinar los dos protocolos fundamentales de Internet tal y como se conoce hasta ahora, el HTML y el WML, base de la tecnología WAP, o Internet para telefonía móvil.

Combinando ambas técnicas, se tiene la capacidad de mostrar gráficos y datos del HTML (Internet convencional) y la sencillez del WAP, mucho más intuitivo, rápido y esquemático en su presentación. En cualquier caso, la preponderancia la tendrá el HTML (versión 3.2) en espera de la navegación UMTS, un protocolo intermedio y más potente que está en fase de pruebas.

Así, tirando por la calle de en medio, Audi soslaya el peliagudo debate entre la calidad del HTML y la rapidez y facilidad de uso del WAP. Lo que no puede evitar es el gran problema que se les presenta a todas las marcas: hay muy poca navegación adaptada a navegadores para coches. Es decir, los Audi que monten el acceso a la Red sólo podrán acceder a las páginas que Audi cree para ellos, o a otras similares, En otras palabras, a una millonésima parte de la Red.

Aun así, los responsables de telemática en Audi consideran que en el futuro será vital disponer de acceso a Internet en los coches. Aseguran que el intercambio de datos entre el vehículo y los agentes externos, independientemente de la ubicación, será fundamental en la automoción del futuro.

Fácil de usar
Definido el qué, les quedaba el cómo. Internet en los hogares o en el trabajo cuenta con soportes muy poderosos: ordenadores con monitores de 17 pulgadas, memorias RAM que llegan a los 256 megas con facilidad, discos duros que ya pasan holgadamente de los 20 megas y memorias caché amplísimas. Todo esto, en un coche, es casi inviable por la falta de espacio.

Para suplir estos inconvenientes, se recurrió a un esquema compuesto por una unidad de control a modo de pantalla que muestra los menús y las páginas requeridas. Para manejar este entorno visual se montará una consola compuesta por un escueto teclado y un mando rotatorio que agrupe la mayor cantidad de funciones posible. Todo se agrupará en lo que se denomina TCU, Unidad de Comunicaciones Telemáticas.

El citado mando rotatorio es una de las claves del sistema. Con una sola mano y esta ruleta-botón, se podrá seleccionar cualquier función del dispositivo. Lógicamente, la conexión se realiza por ondas de radio.

Como parte de MOST, un consorcio internacional para la investigación en el campo de la informática a bordo, Audi ha contado con importantes socios en estos trabajos. Uno de ellos, Harman-Becker, ha sido el responsable de integrar todas las piezas y reducirlas de modo que se inserten en el escaso espacio del salpicadero de un coche. Suyo es, por ejemplo, el navegador de HTML.

Para el hardware de trabajo, procesadores y microcontroladores, se ha recurrido a Motorola por su experiencia en este campo. Otros nombres de prestigio, como QNX o IBM también han tomado parte en el proyecto.