Audi muestra su plataforma multimedia

Dentro del recién celebrado seminario Audi sobre nuevas tecnologías, la casa germana ha expuesto cómo será su MMI, acróstico de Multi Media Interface. Es decir, el modo de integrar en los coches consolas de comunicaciones muy sofisticadas y muy fáciles de utilizar.

Audi muestra su plataforma multimedia
Audi muestra su plataforma multimedia

Los ingenieros de Audi saben que los clientes demandan cada día más equipamiento de vanguardia: conexión a Internet en los coches, consolas de juegos, DVD, navegación guiada, televisión a bordo, reproducción de MP3...

Todos estos elementos plantean serias complicaciones de diseño y de seguridad en los vehículos. Para solventarlos, Audi ha puesto en marcha su MMI, o Multi Media Interface.

Este conjunto de elementos se ha concebido con la vista puesta en reducir el trabajo del conductor a la hora de utilizar cualquier "gadget" electrónico o informático. Es decir: prima la seguridad.

Para lograr el objetivo del "uso seguro", se pasa por la creación de unos mandos y unos menús de control muy intuitivos y fáciles de accionar. Tuvieron que diseñar mandos y operaciones muy lógicos, que dieran acceso directo a las funciones más importantes de los aparatos y se situasen en lugares accesibles y seguros para la conducción.

El esquema MMI se basa en botones multifunción. Es decir, un mismo mando (una ruleta que se puede oprimir) sirve para manejar todas las posibilidades que ofrece el equipamiento multimedia.

Para el MMI se eligió lo que denominan "remote control concept". En esta disposición, los mandos se dispersan por el coche, de modo que no estén juntos en un lugar más o menos central. Además, cualquiera de los ocho grandes botones-ruletas tienen las mismas funciones y capacidades.

Junto a estas ocho llaves maestras, hay cuatro controles secundarios igualmente repartidos por el habitáculo y siempre rodeando a los botones principales. Con ellos se pueden manejar aspectos menos importantes de la programación. El mando central, el que es servido por el conductor, se encuentra entre la palanca de cambios y el reposabrazos del asiento, sobre el túnel de transmisión.

Audi insiste en que todo el sistema es muy sencillo de utilizar y no hace falta más que una corta fase de aprendizaje autodidacta para manejar los controles.

Ver con seguridad
Cuando se plantearon el sistema de manejo del MMI, los diseñadores de Audi pensaron en pantallas táctiles. Estos elementos resultan sumamente intuitivos y fáciles de emplear. Sin embargo, chocaron con un problema: la visibilidad.

Si colocaban la pantalla cerca del conductor, posición lógica y segura, el ángulo de visión era muy malo. Si la alejaban para dar más ángulo y una lectura más correcta, las operaciones se complicaban al tener que moverse demasiado el conductor. Se desechó.

Así, se optó por el mecanismo de botón-ruleta. La información se muestra de forma clara, rápida y organizada jerárquicamente. El habitáculo lleva dos lectores: uno en posición central dentro del salpicadero y otro, más grande, en el tablero de mandos. Si el cliente quiere, puede optar por controles de reconocimiento de voz.

El MMI deberá combinarse, en los casos en que sea preciso, con los equipos de acceso a Internet que Audi prepara para sus próximos modelos. También dará cobijo a otras tecnologías online, como Internet Wap y consolas de Java que permitirán incorporar al coche funciones tan sofisticadas como telemetría, o complejos sistemas anti – robo que aún están en fase de estudio.