Audi: armonía al volante

El diseño automovilístico cada vez tiene en cuenta más apartados. La línea exterior, el habitáculo y el carácter del modelo tienen que combinar a la perfección con el sonido que perciben el conductor y su entorno. Así, Audi cuenta con un equipo de ingenieros cuyo objetivo es encontrar la “sinfonía de los cuatro aros".

Al girar la llave de contacto de un Audi, el sonido del motor debe ser “música para los oídos". Éste es el objetivo de los 45 ingenieros que trabajan en Audi para analizar y diseñar la sonoridad de los automóviles de la marca de Ingolstadt.La compañía automovilística tiene claro que los modelos que lucen su insignia deben contar con un sonido característico de la marca. A esto se añade que los distintos modelos tienen que tener “voces" diferentes: un vehículo deportivo no puede presentarse con un sonido similar al de una berlina de lujo.Es evidente, o al menos así lo cree Audi, que el comprador de un S4 no busca lo mismo en su coche que el propietario de un A8. El primero espera que al arrancar su vehículo éste deje claro que bajo el capó se oculta un motor deportivo; mientras que el dueño de una berlina de lujo espera un sonido agradable, que se ajuste al confort y a la sensación de seguridad que transmite el modelo.Según el director de acústica para la gama A4, Thomas Kriegel, “en el pasado, el trabajo de un ingeniero acústico se limitaba, prácticamente siempre, a la eliminación de ruidos. A esta acción la llamamos limpieza del sonido".Ahora, se busca combinar los ruidos de las diferentes partes del coche de forma que el sonido sea agradable. Por esto se establecen desde cómo debe “rugir" el propulsor hasta cómo se debe percibir la ventanilla al subir o bajar, pasando por cómo suena la puerta al cerrarse o qué ruido hace el escape.