Asientos más seguros para los niños, petición a los fabricantes

Poco a poco, la sociedad se conciencia de la necesidad de que los niños más pequeños viajen en los coches debidamente protegidos. Ahora se espera que sean los fabricantes los que instalen de serie dispositivos que protejan a los chavales de entre 4 y 8 años, cuya estatura impide al cinturón de seguridad realizar su función correctamente.

En Estados Unidos, en 1999, 105 niños de entre 4 y 8 años fallecieron en accidentes de coche, a pesar de que llevaban puesto su cinturón de seguridad. Esta cifra podría reducirse mucho, si los fabricantes de automóviles incluyesen en sus modelos asientos especiales para los más pequeños o nuevos cinturones pensados para sujetar ambos hombros, o al menos eso es lo que piensan los consumidores norteamericanos.

La última petición de uno de estos grupos en Estados Unidos ha sido precisamente esta, que se desarrollen cinturones para personas de talla pequeña o para niños, ya que, en la actualidad, las cintas de seguridad están pensadas para hombres adultos. Es por esto que muchos niños no sólo no están bien protegidos en los coches, sino que son los propios cinturones los que pueden causarles lesiones en caso de accidente.

La respuesta de los fabricantes es que como opción ofrecen sillitas adaptadas para niños, pero que los compradores a veces prefieren los asientos de marcas especializadas en este tipo de accesorio o, simplemente, no adquirir ninguna.

Desde Ford se ha declarado que no creen que sea responsabilidad sólo de las marcas automovilísticas el hecho de que los niños no vayan lo suficientemente seguros en los coches, sino también de los padres: se trata de una "combinación".