Ascienden a once las personas fallecidas en accidentes de circulación durante julio y agosto

JAÉN, 1 (EUROPA EUROPA PRESS)

El número de personas que ha fallecido en accidentes de circulación durante julio y agosto en la provincia de Jaén asciende a once. Con ello, se confirma un verano 'nefasto' que vuelve a cifras que hacía años que no se recordaban.

El verano, a efectos estadísticos para la DGT, terminó este miércoles 31 y en Jaén lo hizo de la peor manera posible, con una nueva víctima mortal después de que un hombre de 46 años de edad perdiera la vida cuando la motocicleta que conducía se salió de la vía de servicio por la que circulaba en Campillo de Arenas.

El jefe provincial de Tráfico, Juan Diego Ramírez, ya advirtió tras el grave accidente de Linares --en el que murieron dos personas y otras dos resultaron heridas-- que estos meses estaban siendo malos, con nueve fallecidos hasta el 26 de agosto. En concreto, se registraron ocho muertos en las carreteras de la provincia (tres en julio y cinco en agosto), a los que se sumó el fallecimiento de un joven en Los Villares en un accidente en el casco urbano.

Sin embargo, esos datos han empeorado todavía más, puesto que desde entonces se han producido dos nuevos fallecimientos. El día 27 murió una persona después de que el vehículo que conducía saliera ardiendo en la A-4 a su paso por Santa Elena, a lo que se une el motorista que perdió la vida en Campillo de Arenas.

Según precisó entonces Ramírez, desde 2008, con diez fallecidos, no había tantos accidentes y víctimas mortales en julio y agosto, que son los meses que computan como verano en las estadísticas. Desde ese año, se 'iba relativamente bien', de modo que en ese periodo de 2009 hubo cuatro víctimas mortales y en 2010, tres.

Junto al incremento de víctimas mortales, también constató un 'repunte' en los accidentes, que 'es lo que al final más preocupa', puesto que una vez que se produce un siniestro pueden entrar en juego otras variables --como la existencia de un barranco aledaño o el tipo de colisión-- que hagan que el resultado sea mejor o peor, con heridos de más o menos gravedad o muertes.

'Lo más importante es el descenso de los accidentes y atacar las principales causas que están detrás y que no son nuevas: el exceso de velocidad, el alcohol y las distracciones', insistió el jefe provincial de Tráfico.