Los diseños de Walter da Silva

Los diseñadores, salvo excepciones conocidas por todos, siempre han estado en segunda fila. La obra de genios del estilo, como Walter da Silva, ha provocado que salieran de ese anonimato.
-
Los diseños de Walter da Silva

De su lapiz salieron posteriormente coches conceptos y modelos de producción masiva que han hecho las delicias de los amantes de los automóviles. El primer gran vehículo en serie que diseñó fue la gama 145/146. En ésta, se plasmó alguno de los rasgos del prototipo Proteo , que Silva había realizado anteriormente. El 145/146 hereda la solución estilística que aligeraba lo macizo de su lateral y realzaba la presencia del capó. Eso es lo que permitió que el 145 tuviera una gran personalidad gracias al uso de líneas extremadamente puras.

Más tarde, en colaboración con Pinifarina, desarrolló los deportivos GTV y Spider que también poseían algunos rasgos del concept Proteo.

Los años 1996 y 1997 fueron los de mayor desarrollo estético de Silva. En ese bienio, él y el Centro de Estilo de Alfa Romeo, mostraron al público dos de las obras automovilísticas más bellas de los últimos años: el concept car Nuvola y el 156.

El 156 fue, sin lugar a dudas, el punto culminante de su carrera. Harto del inmovilismo del que hacía gala la industria automovilística (“Atravesamos por unos momentos en los que parece que los coches son como las muñecas rusas, exactamente iguales salvo en el tamaño”), Silva sorprendió a todos con la berlina 156. Un modelo que supo englobar los últimos objetivos de Alfa: vehículos compactos por su tamaño, personales por su diseño, deportivos por su vocación y clásicos para mantener el espíritu de la marca. El máximo responsable del diseño de Alfa Romeo ensayó en el 156 ciertas novedades estilísticas como la de esconder los tiradores de las puertas traseras o la de desplazar la matrícula a la izquierda por la importancia que tiene el “scudetto” de la marca en el capó.

La línea iniciada en este modelo se continuó en el 166, la berlina de lujo de Alfa Romeo. El sustituto del 164, diseñado por Pinifarina, fue retocado por Silva al retrasarse el lanzamiento de éste. Finalmente, este 166 mezcla las cualidades estéticas del 156 sin perder de vista a su antecesor, el 164.

El 147, el último ejercicio estilístico de Alfa Romeo, que apareció cuando Silva ya había abandonado la disciplina de la transalpina, mantiene claramente el sello del italiano, y nos recuerda inequivocamente a la berlina 156. Una marca en busca de una identidad Silva lleva apenas dos años en Seat, sin embargo hemos podido disfrutar ya de alguno de sus trabajos. El rediseño del Arosa tiene su sello, pero lo más deslumbrante ha llegado con los dos últimos concept cars de la marca española: el Salsa y el Tango .

El primero de ellos vio la luz en el Salón de Ginebra del año 2000 y supuso el primer paso en el camino para lograr la imagen de deportividad que necesita y desea Seat. Se trataba de un coupé de cuatro plazas y de gran espacio interior. Las declaraciones de Silva durante el lanzamiento de este modelo no dejaban lugar a dudas sobre sus intenciones: “Hasta ahora Seat ha carecido de carácter. Nosotros tenemos ahora la posibilidad de construir una imagen que tendrá una seña de identidad en el frontal como la que mostramos en esta propuesta. Si se me pregunta que le falta a la gama Seat, debo decir que un coche deportivo, pero no en el concepto tradicional, sino en el que apunta el Salsa”.

Sin abandonar la pista de baile, la marca española ha presentado recientemente el Tango, un biplaza deportivo que ahonda en el gusto por las líneas curvas combinadas con aristas y deja claro que la tendencia estilística a seguir está dominada por un frontal donde el símbolo de la marca, en este caso la “S” de Seat, adquiere un casi total protagonismo.

En los últimos días, han surgido rumores sobre la posible fabricación en masa de este modelo. De ser así, Silva podrá ver nacer su primera criatura bajo el nombre Seat, seguro que no será la última…

Este modelo fue el punto de inflexión de la marca transalpina y en extensión de Walter da Silva. Él mismo reconocía que "hicimos un coche con un diseño italiano exclusivo para volver a dar un sentido al mito Alfa, yendo contra corriente, recuperando ideas y formas que pertenecen a nuestro pasado... Esa fue nuestra verdadera extravagancia, nuestra verdadera originalidad". El Proteo, equipado con tracción a las cuatro ruedas, tomaba como base la plataforma del 164 y mostraba parte de lo que posteriormente se plasmaba en el GTV y en el Spider.

El Nuvola fue presentado en el Salón del Automóvil de París en 1996. El diseño del vehículo parte del deseo del equipo de Silva por volver a las raíces de la marca Alfa Romeo sin perder la perspectiva del presente. Así, se tomaron como modelo algunos deportivos antiguos de la marca del biscione. Al recibir el encargo, según el diseñador, todo el equipo sufrió casi una conmoción: "era el Alfa que todos teníamos dentro", aseguró.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...