El presidente de VW, en la cuerda floja

Lo ha dicho el mismísimo Ferdinand Piech, el consejero supervisor del grupo Volkwagen: el presidente de la compañía podría tener los días contados. Según explica, Pischetsrieder se enfrenta a la oposición directa de los representantes de los trabajadores.
Autopista -
El presidente de VW, en la cuerda floja
El presidente de VW, en la cuerda floja

Dicen que Pischetsrieder es un hombre de convicciones firmes. Sus asesores han tratado de que suavice su imagen y le han recomendado reiteradas veces que se afeite la perilla, pero él sigue siendo fiel a su look. También le gusta la velocidad. En su época al mando de BMW, tuvo un aparatoso accidente mientras conducía su McLaren BMW, un coche exclusivo de más de 780.000 euros (130 millones de las antiguas pesetas) que quedó convertido en chatarra.

Volkswagen ha presentado su primer “informe de sostenibilidad” . Ha revisado a fondo cómo funciona sus compañías y sus proveedores. Ha hecho hincapié en los derechos de sus trabajadores y, sobre todo, se ha comprometido en lanzar modelos más respetuosos con el medioambiente. Así, ha anunciado que podría tener listo un Touran híbrido para los próximo Juegos Olímpicos de Pekín (2008).

El “Wall Street Journald” ha recogido unas llamativas declaraciones de Ferdinand Piëch, el presidente del consejo supervisor de Volkswagen: el futuro del presidente de la compañía, Bernd Pischetsrieder, está en vilo.

Según Piëch, el consejo supervisor está dividido. Tan sólo la mitad de sus miembros –él incluido- votarían a favor de renovar el contrato al presidente. También cuenta con el apoyo de los dos principales accionistas de la compañía: Porsche AG y el land de Baja Sajonia. Sin embargo, se enfrenta al “no rotundo” de los representantes de los trabajadores.

“No conozco ninguna empresa alemana en la que alguien pueda sobrevivir si tiene en contra los diez votos de los trabajadores”, ha destacado Piëch.

El futuro de Bernd Pischetsrieder se decide en abril, justo después de la asamblea de accionistas del grupo.

Bernd Pischetsrieder tiene un ajetreado currículum. Ya en su época como presidente de Seat criticó abiertamente a los trabajadores de Martorell.

También ha estado a los mandos de BMW. En esa época, entre muchos más logros, figura el “fichaje de James Bond”. Gracias a su persevarancia, el espía británico más famoso abandonó los Aston Martin para subirse a un Z3.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...