Volvo XC 90

Al igual que el S80, el gran crossover de Volvo ha recibido una aceptable actualización para adecuar su estampa y su interior a los nuevos tiempos y seguir compitiendo con garantías en un nicho en alza dentro del segmento de los coches de lujo. Para 2007, Volvo confía en llegar a las 4.000 unidades comercializadas del impactante modelo.
-
Volvo XC 90
Volvo XC 90

Nuevamente, como ya sucede en la gama S80, la incorporación del poderoso motor hexacilíndrico de 3,2 litros y 238 CV es la novedad más destacada. Con esta mecánica, la gama queda conformada por tres mecánicas de gasolina, las mismas que en el S80 y una Diesel, la D5 de 185 CV. Acoplado a esta carrocería, el nuevo propulsor aporta las bondades de una respuesta solvente y refinada con las mejoras inherentes a su compacidad y reducido peso. Este seis cilindros es el abanderado de un conjunto de elementos de vanguardia que, del mismo modo que hemos visto en el S80, vienen a mejorar la seguridad y el confort a bordo. Dispone de los mismos sistemas de ayuda a la conducción de los que hemos hecho una extensa relación en el Volvo S80, tales como Sistema BLIS, PCC, ACC o IDIS. Asimismo cuenta con un elenco de elementos tendentes a mejorar la vida a bordo, como el sistema de audio Dynaudio, el sistema RTI de navegación, cámaras de aparcamiento, nuevo climatizador, etc.

<

p> El habitáculo recibe nuevas tapicerías, combinaciones de colores y detalles de acabado. La consola central, por ejemplo, recibe una decoración con efectos de aluminio.

El exterior reúne alguna modificación más evidente y en la que basa su disimilitud con la anterior generación. La parilla es más vertical y el capó adopta la forma en V, característica ya en los modelos de Volvo, y se eleva unos centímetros más, con el objetivo de mejorar la protección de los peatones. Una placa protectora trasera ha sido añadida al igual que nuevos grupos ópticos delanteros y traseros, respetando las formas de la carrocería. Los tiradores de las puertas, las molduras laterales y los retrovisores son del mismo color que la carrocería; las barras portaequipajes, habitualmente en negro, y la defensa trasera pueden ir en aluminio bruñido, como opción.

Las líneas rectas quedan más acentuadas con un trabajo de diseño que recuerda al operado en el S80. Ahora el SUV de Volvo resulta más estilizado, más moderno. Todo el conjunto de cambios queda completado con una mayor selección de colores de carrocería a disposición del cliente.

Volvo ha trabajado a conciencia sobre la protección a los ocupantes, consciente de que es un poderoso reclamo comercial y más en su caso, aureolado con la vitola de coches seguros.

<

p> Además de los sistemas ya comentados, ciertos elementos estructurales reciben una mejora para potenciar este apartado. La ubicación de los dos motores más potentes de gasolina, el V8 y el nuevo hexacilíndrico, de manera transversal permiten aumentar la distancia que hay entre el motor y el habitáculo, y ubicar los elementos más resistentes a la deformación en las cercanías del último, dejando los deformables en un primer plano. Este hecho viene a completar la dura estructura del bastidor, fabricado en monocasco de acero y con un bajo centro de gravedad.

<

p> El sistema de control de estabilidad en vuelcos (RSC) y un actualizado sistema de tracción integral vienen a potenciar ese alto nivel de seguridad.

Galería relacionada

nuevo_Volvo_XC90

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...