Ningún muerto en un Volvo para 2020

Volvo Car está inmerso en el desarrollo de tecnologías de seguridad con las que se propone que en ninguno de sus coches nuevos en el año 2020 haya muertos o heridos graves, al evitar colisiones de tráfico. La marca sueca trata de alcanzar ese objetivo con tecnologías adaptadas a la forma en que se comportan los conductores en las actuales condiciones de tráfico.
-
Ningún muerto en un Volvo para 2020
Ningún muerto en un Volvo para 2020

"Estamos avanzado claramente en la dirección correcta", asegura Jan Ivarsson, director senior de Estrategia y Requisitos de Seguridad de Volvo, en un largo documento en el que explica los proyectos de investigación para los sistemas de seguridad de los futuros Volvo.

Los conductores hoy son distintos de los del pasado, explica Volvo al citar las encuestas de tres institutos de investigación de Estados Unidos, que revelan que los conductores modernos pasan entre un 25 y un 30 por ciento del tiempo que están al volante haciendo otras cosas, como hablar por el móvil, y ello debe tenerse en cuenta al desarrollar nuevas tecnologías.

La investigación de Volvo se centra en tres áreas principales: permanecer seguro en el carril, evitar accidentes en cruces e intersecciones y evitar colisiones con animales en libertad, aunque también desarrolla otros proyectos, como el de conducción autónoma.

El soporte de conducción autónoma ayuda al conductor a permanecer en el carril y a seguir el ritmo del tráfico si se forma un atasco. "Conducir en los lentos atascos es una parte aburrida y monótona de la vida diaria de muchos conductores y gracias a la tecnología de la conducción autónoma, el automóvil puede ayudar al conductor a seguir de manera cómoda y segura al vehículo que circula delante", explica el documento.

Utilizando los datos de una cámara y sensores de radar, el automóvil puede seguir al vehículo que circula delante, de forma que el motor, los frenos y la dirección responden automáticamente. Si el vehículo de delante se ve forzado a hacer un movimiento rápido porque hay un obstáculo en la carretera, el conductor es ayudado por el sistema de dirección, que hace virar el vehículo en la misma dirección.

Los cruces e intersecciones son la parte más compleja del moderno entorno de tráfico, ya que cuando hay muchos usuarios de la carretera cruzándose en el camino de otros simultáneamente y desde diferentes direcciones, un pequeño error puede provocar un grave accidente. El sistema en desarrollo para la seguridad en las intersecciones utiliza sensores para evaluar la situación del tráfico completa y, si se registra una situación crítica, "la decisión de intervenir se toma a la velocidad del rayo", asegura Volvo.

En Estados Unidos, el 21,5 por ciento de todos los accidentes mortales ocurridos en 2007 tuvieron lugar en intersecciones y la cifra fue del 20,6 por ciento en 2006 en 16 países de la Unión Europea, excluido Suecia.

El sistema de intersecciones ayuda al conductor a evitar sus propios errores y también los de los demás usuarios de la carretera, señala el documento, que añade que la solución de seguridad de Volvo es hacer que los vehículos se comporten como personas: los sensores son los ojos, el ordenador es el cerebro y los frenos son los músculos.

Para obtener los datos necesarios para el desarrollo de estos sistemas, los vehículos recorren cientos de miles de kilómetros en diversos entornos de tráfico de todo el mundo, adaptándose a las variaciones locales de estilos de conducción e intensidad del tráfico.

Igualmente en el campo y en las zonas más remotas, se producen accidentes en los que están implicados animales en libertad, que son un importante problema del tráfico internacional.

En Canadá se registran cada año unos 40.000 accidentes de este tipo con daños para el vehículo. Suecia registró 47.000 colisiones con animales en 2010 y de ellos 7.000 fueron con alces. Sin embargo, estas estadísticas oficiales de accidentes no revelan toda la verdad, porque no incluyen todos los accidentes en los que el conductor vira bruscamente para evitar un animal y en su lugar choca con otro vehículo o se sale de la carretera.

El sistema de detección de animales es un desarrollo del sistema de protección de peatones, capaz de funcionar en la oscuridad. Los accidentes con animales en libertad suelen producirse a velocidades altas y el objetivo es reducir la velocidad del impacto de 100-110 km/h a menos de 80 km/h. Cuando la velocidad es inferior a 80 km/h, los sistemas de seguridad del vehículo son efectivos y el riesgo de lesiones graves es pequeño, lo que exige la capacidad de detectar al animal a una distancia de unos 30 metros.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...