Volkswagen Eos

Emocional y deportivo: así define Volkswagen a su Eos, un modelo completamente nuevo -coupé, descapotable y rozando el lujo- que por tamaño se sitúa entre el Golf y el Passat. Nos lo enseñaron en Frankfurt (octubre 2005) y ahora lo hemos conducido para abrirte el apetito. A mediados de junio, si tienes 30.000 euros, te lo puedes llevar a casa.
-
Volkswagen Eos
Volkswagen Eos
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=49694&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Volkswagen EOS

Por fuera tiene una forma de cuña que sugiere dinamismo y en la que sus diseñadores han tratado de poner ese toque deportivo que quieren que vea el cliente. El Eos mide 4,41 de largo, 1,79 metros de ancho y 1,44 de alto, dimensiones que lo colocan a medio camino entre el Golf y el Passat, un poco por debajo del Jetta; su batalla es de 2,58 metros, lo que apunta hacia un interior con buena habitabilidad. En su frontal destacan los faros y las líneas en uve que enmarcan la parrilla y que se estiran hacia el capó iniciando una inclinación que se prolonga en el parabrisas –más corto que el de otros cabrios-, modela el techo y cae con elegancia en una trasera corta; en ella se marca la verticalidad de la tapa del maletero y los grupos ópticos. Proporción y elegancia sobria, nada de alegrías exuberantes, pero así es la clase, discreta…

Lo que sujeta a esta cara bonita es un chasis en el que se ha buscado el compromiso entre confort y deportividad y, con ese propósito, los ingenieros de Volkswagen han recurrido a lo que ya está probado y bien probado en la calle. Así, el Eos cuenta con el eje delantero con suspensión independiente McPherson del Golf, capaz de soportar el peso mayor del nuevo modelo (1.469 kilos en total) y con el eje trasero de articulación cuádruple del Passat, que le da una gran estabilidad y también proporciona un confort de rodamiento adecuado; lo mejor de dos mundos.

Gracias a esta configuración, el comportamiento del Eos no admite reproche, al menos en los kilómetros que le hemos hecho durante esta toma de contacto (unos 200).

Para facilitar el manejo y aumentar la estabilidad en línea recta, se ha montado una servodirección electromecánica, que entre otras virtudes reduce el consumo de combustible en 0,2 litros/100 km, según los datos del fabricante. Los frenos (ventilados delante) cuentan con el sistema de ayuda Dual Break Assist y el ESP es de serie.

La gama completa de motores anunciada por la marca es de cinco mecánicas, de las que sólo una es Diesel (el 2.0 TDI de 140 CV y con filtro de partículas de serie; en España a partir de septiembre). De menor a mayor, el primer gasolina es el 1.6 FSI de 115 CV del que no se sabe si vendrá a España. Alcanza los 192 km/h y desarrolla un par de 16 mkg a 4.000 rpm.

<

p> A continuación se sitúa el 2.0 FSI con 150 CV y una velocidad máxima de 210 km/h. Lo sigue el 2.0 FSI Turbo (o TFSI) con 200 CV y una aceleración 0-100 km/h en 7,8 segundos. Estos dos últimos son los que ahora llegan a España. Para diciembre se espera el 3.2 V6 de 250 CV con un par de 32 mkg entre 2.500 y 3.000 rpm y una velocidad máxima de 247 km/h; su marca 0-100 km/h, 7,3 segundos.

Este último motor llegará con cambio automático DSG de serie; todos los demás llevan caja manual de 6 velocidades, pero en el TDI y el 2.0 TFSI también se puede montar opcionalmente el cambio DSG.

Pero la auténtica estrella tecnológica del Eos no está por dentro sino por fuera: pesa 12 kilos y es su techo. Se cuenta en los mentideros que precisamente ha sido la complicada puesta a punto de este techo lo que ha provocado el retraso en el lanzamiento del Eos, previsto en un principio para febrero-marzo (VW lo achacó al exceso de pedidos).

En Volkswagen están orgullosos del resultado y le ven multitud de ventajas, en especial la “sensación de puro cabrio” que transmite gracias a que el parabrisas no tiene demasiada inclinación y no resulta invasivo al entrar y salir del vehículo. Lo han bautizado como techo “CSC”, ya que tiene tres posiciones: techo coupé, techo solar (el tramo corredizo) y cabrio. En sólo 25 segundos –y eso sí, en posición completamente parada- se puede abrir o cerrar. En las imágenes que te ofrecemos puedes ver la operación. Cuenta con un sensor capaz de detectar si hay algún obstáculo en altura que impide el plegado o el desplegado y, de haberlo, la operación se aborta. El accionamiento se efectúa mediante un doble botón situado entre los asientos delanteros: uno de los pulsadores es para el techo solar; el otro, para la capota.

En la posición coupé, el maletero tiene una capacidad de 380 litros, que se convierten en 205 en la configuración cabrio. La tapa del maletero está fabricada en material plástico de alta resistencia y los diseñadores han integrado bajo ella todas las antenas del Eos (GPS, radio…).

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=49694&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Volkswagen EOS

Por fuera tiene una forma de cuña que sugiere dinamismo y en la que sus diseñadores han tratado de poner ese toque deportivo que quieren que vea el cliente. El Eos mide 4,41 de largo, 1,79 metros de ancho y 1,44 de alto, dimensiones que lo colocan a medio camino entre el Golf y el Passat, un poco por debajo del Jetta; su batalla es de 2,58 metros, lo que apunta hacia un interior con buena habitabilidad. En su frontal destacan los faros y las líneas en uve que enmarcan la parrilla y que se estiran hacia el capó iniciando una inclinación que se prolonga en el parabrisas –más corto que el de otros cabrios-, modela el techo y cae con elegancia en una trasera corta; en ella se marca la verticalidad de la tapa del maletero y los grupos ópticos. Proporción y elegancia sobria, nada de alegrías exuberantes, pero así es la clase, discreta…

Lo que sujeta a esta cara bonita es un chasis en el que se ha buscado el compromiso entre confort y deportividad y, con ese propósito, los ingenieros de Volkswagen han recurrido a lo que ya está probado y bien probado en la calle. Así, el Eos cuenta con el eje delantero con suspensión independiente McPherson del Golf, capaz de soportar el peso mayor del nuevo modelo (1.469 kilos en total) y con el eje trasero de articulación cuádruple del Passat, que le da una gran estabilidad y también proporciona un confort de rodamiento adecuado; lo mejor de dos mundos.

Gracias a esta configuración, el comportamiento del Eos no admite reproche, al menos en los kilómetros que le hemos hecho durante esta toma de contacto (unos 200).

Para facilitar el manejo y aumentar la estabilidad en línea recta, se ha montado una servodirección electromecánica, que entre otras virtudes reduce el consumo de combustible en 0,2 litros/100 km, según los datos del fabricante. Los frenos (ventilados delante) cuentan con el sistema de ayuda Dual Break Assist y el ESP es de serie.

La gama completa de motores anunciada por la marca es de cinco mecánicas, de las que sólo una es Diesel (el 2.0 TDI de 140 CV y con filtro de partículas de serie; en España a partir de septiembre). De menor a mayor, el primer gasolina es el 1.6 FSI de 115 CV del que no se sabe si vendrá a España. Alcanza los 192 km/h y desarrolla un par de 16 mkg a 4.000 rpm.

<

p> A continuación se sitúa el 2.0 FSI con 150 CV y una velocidad máxima de 210 km/h. Lo sigue el 2.0 FSI Turbo (o TFSI) con 200 CV y una aceleración 0-100 km/h en 7,8 segundos. Estos dos últimos son los que ahora llegan a España. Para diciembre se espera el 3.2 V6 de 250 CV con un par de 32 mkg entre 2.500 y 3.000 rpm y una velocidad máxima de 247 km/h; su marca 0-100 km/h, 7,3 segundos.

Este último motor llegará con cambio automático DSG de serie; todos los demás llevan caja manual de 6 velocidades, pero en el TDI y el 2.0 TFSI también se puede montar opcionalmente el cambio DSG.

Pero la auténtica estrella tecnológica del Eos no está por dentro sino por fuera: pesa 12 kilos y es su techo. Se cuenta en los mentideros que precisamente ha sido la complicada puesta a punto de este techo lo que ha provocado el retraso en el lanzamiento del Eos, previsto en un principio para febrero-marzo (VW lo achacó al exceso de pedidos).

En Volkswagen están orgullosos del resultado y le ven multitud de ventajas, en especial la “sensación de puro cabrio” que transmite gracias a que el parabrisas no tiene demasiada inclinación y no resulta invasivo al entrar y salir del vehículo. Lo han bautizado como techo “CSC”, ya que tiene tres posiciones: techo coupé, techo solar (el tramo corredizo) y cabrio. En sólo 25 segundos –y eso sí, en posición completamente parada- se puede abrir o cerrar. En las imágenes que te ofrecemos puedes ver la operación. Cuenta con un sensor capaz de detectar si hay algún obstáculo en altura que impide el plegado o el desplegado y, de haberlo, la operación se aborta. El accionamiento se efectúa mediante un doble botón situado entre los asientos delanteros: uno de los pulsadores es para el techo solar; el otro, para la capota.

En la posición coupé, el maletero tiene una capacidad de 380 litros, que se convierten en 205 en la configuración cabrio. La tapa del maletero está fabricada en material plástico de alta resistencia y los diseñadores han integrado bajo ella todas las antenas del Eos (GPS, radio…).

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=49694&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Volkswagen EOS

Por fuera tiene una forma de cuña que sugiere dinamismo y en la que sus diseñadores han tratado de poner ese toque deportivo que quieren que vea el cliente. El Eos mide 4,41 de largo, 1,79 metros de ancho y 1,44 de alto, dimensiones que lo colocan a medio camino entre el Golf y el Passat, un poco por debajo del Jetta; su batalla es de 2,58 metros, lo que apunta hacia un interior con buena habitabilidad. En su frontal destacan los faros y las líneas en uve que enmarcan la parrilla y que se estiran hacia el capó iniciando una inclinación que se prolonga en el parabrisas –más corto que el de otros cabrios-, modela el techo y cae con elegancia en una trasera corta; en ella se marca la verticalidad de la tapa del maletero y los grupos ópticos. Proporción y elegancia sobria, nada de alegrías exuberantes, pero así es la clase, discreta…

Lo que sujeta a esta cara bonita es un chasis en el que se ha buscado el compromiso entre confort y deportividad y, con ese propósito, los ingenieros de Volkswagen han recurrido a lo que ya está probado y bien probado en la calle. Así, el Eos cuenta con el eje delantero con suspensión independiente McPherson del Golf, capaz de soportar el peso mayor del nuevo modelo (1.469 kilos en total) y con el eje trasero de articulación cuádruple del Passat, que le da una gran estabilidad y también proporciona un confort de rodamiento adecuado; lo mejor de dos mundos.

Gracias a esta configuración, el comportamiento del Eos no admite reproche, al menos en los kilómetros que le hemos hecho durante esta toma de contacto (unos 200).

Para facilitar el manejo y aumentar la estabilidad en línea recta, se ha montado una servodirección electromecánica, que entre otras virtudes reduce el consumo de combustible en 0,2 litros/100 km, según los datos del fabricante. Los frenos (ventilados delante) cuentan con el sistema de ayuda Dual Break Assist y el ESP es de serie.

La gama completa de motores anunciada por la marca es de cinco mecánicas, de las que sólo una es Diesel (el 2.0 TDI de 140 CV y con filtro de partículas de serie; en España a partir de septiembre). De menor a mayor, el primer gasolina es el 1.6 FSI de 115 CV del que no se sabe si vendrá a España. Alcanza los 192 km/h y desarrolla un par de 16 mkg a 4.000 rpm.

<

p> A continuación se sitúa el 2.0 FSI con 150 CV y una velocidad máxima de 210 km/h. Lo sigue el 2.0 FSI Turbo (o TFSI) con 200 CV y una aceleración 0-100 km/h en 7,8 segundos. Estos dos últimos son los que ahora llegan a España. Para diciembre se espera el 3.2 V6 de 250 CV con un par de 32 mkg entre 2.500 y 3.000 rpm y una velocidad máxima de 247 km/h; su marca 0-100 km/h, 7,3 segundos.

Este último motor llegará con cambio automático DSG de serie; todos los demás llevan caja manual de 6 velocidades, pero en el TDI y el 2.0 TFSI también se puede montar opcionalmente el cambio DSG.

Pero la auténtica estrella tecnológica del Eos no está por dentro sino por fuera: pesa 12 kilos y es su techo. Se cuenta en los mentideros que precisamente ha sido la complicada puesta a punto de este techo lo que ha provocado el retraso en el lanzamiento del Eos, previsto en un principio para febrero-marzo (VW lo achacó al exceso de pedidos).

En Volkswagen están orgullosos del resultado y le ven multitud de ventajas, en especial la “sensación de puro cabrio” que transmite gracias a que el parabrisas no tiene demasiada inclinación y no resulta invasivo al entrar y salir del vehículo. Lo han bautizado como techo “CSC”, ya que tiene tres posiciones: techo coupé, techo solar (el tramo corredizo) y cabrio. En sólo 25 segundos –y eso sí, en posición completamente parada- se puede abrir o cerrar. En las imágenes que te ofrecemos puedes ver la operación. Cuenta con un sensor capaz de detectar si hay algún obstáculo en altura que impide el plegado o el desplegado y, de haberlo, la operación se aborta. El accionamiento se efectúa mediante un doble botón situado entre los asientos delanteros: uno de los pulsadores es para el techo solar; el otro, para la capota.

En la posición coupé, el maletero tiene una capacidad de 380 litros, que se convierten en 205 en la configuración cabrio. La tapa del maletero está fabricada en material plástico de alta resistencia y los diseñadores han integrado bajo ella todas las antenas del Eos (GPS, radio…).

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=49694&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Volkswagen EOS

Por fuera tiene una forma de cuña que sugiere dinamismo y en la que sus diseñadores han tratado de poner ese toque deportivo que quieren que vea el cliente. El Eos mide 4,41 de largo, 1,79 metros de ancho y 1,44 de alto, dimensiones que lo colocan a medio camino entre el Golf y el Passat, un poco por debajo del Jetta; su batalla es de 2,58 metros, lo que apunta hacia un interior con buena habitabilidad. En su frontal destacan los faros y las líneas en uve que enmarcan la parrilla y que se estiran hacia el capó iniciando una inclinación que se prolonga en el parabrisas –más corto que el de otros cabrios-, modela el techo y cae con elegancia en una trasera corta; en ella se marca la verticalidad de la tapa del maletero y los grupos ópticos. Proporción y elegancia sobria, nada de alegrías exuberantes, pero así es la clase, discreta…

Lo que sujeta a esta cara bonita es un chasis en el que se ha buscado el compromiso entre confort y deportividad y, con ese propósito, los ingenieros de Volkswagen han recurrido a lo que ya está probado y bien probado en la calle. Así, el Eos cuenta con el eje delantero con suspensión independiente McPherson del Golf, capaz de soportar el peso mayor del nuevo modelo (1.469 kilos en total) y con el eje trasero de articulación cuádruple del Passat, que le da una gran estabilidad y también proporciona un confort de rodamiento adecuado; lo mejor de dos mundos.

Gracias a esta configuración, el comportamiento del Eos no admite reproche, al menos en los kilómetros que le hemos hecho durante esta toma de contacto (unos 200).

Para facilitar el manejo y aumentar la estabilidad en línea recta, se ha montado una servodirección electromecánica, que entre otras virtudes reduce el consumo de combustible en 0,2 litros/100 km, según los datos del fabricante. Los frenos (ventilados delante) cuentan con el sistema de ayuda Dual Break Assist y el ESP es de serie.

La gama completa de motores anunciada por la marca es de cinco mecánicas, de las que sólo una es Diesel (el 2.0 TDI de 140 CV y con filtro de partículas de serie; en España a partir de septiembre). De menor a mayor, el primer gasolina es el 1.6 FSI de 115 CV del que no se sabe si vendrá a España. Alcanza los 192 km/h y desarrolla un par de 16 mkg a 4.000 rpm.

<

p> A continuación se sitúa el 2.0 FSI con 150 CV y una velocidad máxima de 210 km/h. Lo sigue el 2.0 FSI Turbo (o TFSI) con 200 CV y una aceleración 0-100 km/h en 7,8 segundos. Estos dos últimos son los que ahora llegan a España. Para diciembre se espera el 3.2 V6 de 250 CV con un par de 32 mkg entre 2.500 y 3.000 rpm y una velocidad máxima de 247 km/h; su marca 0-100 km/h, 7,3 segundos.

Este último motor llegará con cambio automático DSG de serie; todos los demás llevan caja manual de 6 velocidades, pero en el TDI y el 2.0 TFSI también se puede montar opcionalmente el cambio DSG.

Pero la auténtica estrella tecnológica del Eos no está por dentro sino por fuera: pesa 12 kilos y es su techo. Se cuenta en los mentideros que precisamente ha sido la complicada puesta a punto de este techo lo que ha provocado el retraso en el lanzamiento del Eos, previsto en un principio para febrero-marzo (VW lo achacó al exceso de pedidos).

En Volkswagen están orgullosos del resultado y le ven multitud de ventajas, en especial la “sensación de puro cabrio” que transmite gracias a que el parabrisas no tiene demasiada inclinación y no resulta invasivo al entrar y salir del vehículo. Lo han bautizado como techo “CSC”, ya que tiene tres posiciones: techo coupé, techo solar (el tramo corredizo) y cabrio. En sólo 25 segundos –y eso sí, en posición completamente parada- se puede abrir o cerrar. En las imágenes que te ofrecemos puedes ver la operación. Cuenta con un sensor capaz de detectar si hay algún obstáculo en altura que impide el plegado o el desplegado y, de haberlo, la operación se aborta. El accionamiento se efectúa mediante un doble botón situado entre los asientos delanteros: uno de los pulsadores es para el techo solar; el otro, para la capota.

En la posición coupé, el maletero tiene una capacidad de 380 litros, que se convierten en 205 en la configuración cabrio. La tapa del maletero está fabricada en material plástico de alta resistencia y los diseñadores han integrado bajo ella todas las antenas del Eos (GPS, radio…).

Galería relacionada

VW Eos2

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...