Race Tour, para los fans de Volkswagen

Hasta el próximo 30 de noviembre, el Circuito del Jarama albergará la edición 2012 del VW Race Tour, el tradicional evento en el que Volkswagen acerca a sus clientes y a la prensa especializada las últimas novedades de su gama. De todas ellas, la más destacada es, sin duda, la séptima generación del Golf.
-
Race Tour, para los fans de Volkswagen
Race Tour, para los fans de Volkswagen

Tras pasar por el circuito de Castellolí (Barcelona), el Volkswagen Race Tour aterriza en el trazado madrileño del Jarama hasta el 30 de noviembre. La marca alemana nos invitó y, por supuesto, acudimos para conocer de cerca las últimas novedades de la gama Volkswagen, con el nuevo Golf VII como claro protagonista.

Unas 2.000 personas se calcula que participarán en el ‘VW Race Tour’, repartidos entres clientes, posibles compradores y ganadores de los concursos de Volkswagen –seis invitaciones dobles para los ganadores de su concurso de ‘Instagram’ usando el hashtag ‘#adrenalinaVW’ y otras 30 invitaciones dobles a sortear entre todos los que se registren en el site ‘vwracetour.es’. La marca hace notable su apuesta por mantenerse como lo que es, una de las más populares en Europa, como muestran sus datos de ventas en los últimos años.

La tecnología al servicio del cliente
Uno de los puntos fuertes de la gama Volkswagen es su apuesta por la seguridad. A bordo del Volkswagen Golf VII sentimos en nuestras carnes –como pasajeros- la efectividad del sistema ‘Pre-crash’, capaz de reaccionar ante una frenada de emergencia o una pérdida del control del vehículo –momento en el que actúa el ESP-. Se función es la de tensar los cinturones –disponible como opción para ocupantes delanteros y/o traseros-, subir las ventanillas y cerrar el techo, tratando siempre de minimizar los daños del inminente impacto. Era tanta la estabilidad del Volkswagen Golf, que había que hacer auténticas ‘burradas’ en piso mojado para que se accionara el sistema.

Los sistemas de seguridad que sí pudimos vivir desde la posición del conductor del VW Golf fueron el ‘Adaptative Cruise Control’ y el ‘Lane Assist’. El primero, que en español sería ‘control de crucero adaptativo’, mantiene de manera automática la distancia con el coche que llevamos delante –siempre y cuando lo hayamos activado-, adecuando la velocidad. Lo mejor del sistema es que podemos establecer una velocidad máxima de unos 160 km/h, sin peligro de que -por despiste o frenada del coche al que seguimos- colisionemos con él. En el trazado del circuito, el sistema funcionó a la perfección, manteniendo la distancia y acelerando cuando perdía contacto con el coche predecesor –en las curvas o al adelantar por ejemplo- hasta un máximo de 100 km/h –velocidad que ajustamos en el sistema- esperando el encuentro con otro vehículo. Además, aprovechamos las líneas exteriores del circuito para comprobar como el ‘Lane Assist’ -o sistema que evita el cambio involuntario de carril- ejercía pequeñas correcciones en el volante, al detectar que estábamos demasiado cerca del borde del carril.

El pequeño pero divertido Volkswagen Up! también estuvo presente en tal evento, haciendo uso del sistema ‘City Emergency Brake’, que permite frenar el coche si detecta que vamos a impactar con un obstáculo, y siempre que no haya reacción notable en el acelerador o el freno. Eso sí, no funciona a más de 30 km/h y sólo detecta objetos que tengan propiedad reflectantes, como matrículas, paneles de tráfico, guardarraíles, o los chalecos de dichas propiedad –obligatorios para cualquier persona que vaya a pie por el arcén-. En nuestro caso, y teniendo en cuenta que el suelo estaba mojado por la lluvia, no pasamos de los 20 km/h y el coche freno correctamente a entre 10 y 15 centímetros del VW Up! ‘hinchable’ que hacía de obstáculo. Prueba superada.

<

p>Tres módulos de conducción
La mejor manera de probar los modelos era sometiéndolos a distintas situaciones con las que se puede encontrar uno con este tipo de coches  –llevadas algo más al límite de lo normal-. Las condiciones de la pista, húmeda y con pequeños charcos por las precipitaciones, comprometían aún más el comportamiento en el trazado. Las actividades se dividieron en tres partes:  circuito, 4x4 y paddock. Los encargados de guiarnos por cada una de ellas fueron los instructores de DriveX –con el piloto profesional Miguel Ángel de Castro a la cabeza-, perfectamente cualificados por su gran experiencia en la organización de cursos de conducción.

En circuito pudimos probar los límites de los modelos VW Golf GTI Cabrio y VW Beetle TSI, demostrando ambos que hasta en las condiciones en que se encontraba el circuito eran capaces de mantenerse estables, gracias a sus desarrollos en cuanto a ayudas a la conducción. El primero, eso sí, mucho más estable que el Beetle, que se mostraba algo más nervioso en cuanto a aceleración y deslizamiento de los ejes delantero y trasero. Aun así, la gran manejabilidad de los dos y sus controles electrónicos, los hace ser coches muy recomendables.

El VW Golf también lo probamos en pista, pero a velocidad algo más reducida y en cuanto a tecnologías de ayuda a la conducción, explicada anteriormente –Adaptative Cruise Control y Lane Assist-.

Para el terreno 4x4, qué mejor que ponernos a los mandos del VW Touareg 3.0 TDI BMT Terrain Tech, el VW Tiguan Country 2.0 TDI 4Motion y el VW Passat Alltrack. El barro resultante de la lluvia que había caído minutos antes, hacía más divertida la experiencia off-road. Del Touareg no esperábamos menos que un rodado de diez, gracias a que equipa reductora y bloque diferencial central, pero lo sorprendente fue cómo se comportan el Tiguan y el Passat All Track. Si este último absorbía bien una pista algo bacheada y con pequeñas piedras –tengamos en cuenta que es más bajo que los otros dos-, el Tiguan no tenía mucho que envidiar a su ‘hermano mayor’ Toureg. Incluso uno de los instructores llegó a reconocer que: ‘un Tiguan en buenas manos podría pasar por la mayoría de las zonas difíciles por las que pasa el Touareg’.

Por último, llegó la prueba en la zona de paddock, en la que pusimos a prueba el sistema ‘City Emergency Brake’, en la que el VW Up! no defraudó y la falta de confianza inicial se convirtió en alivio.


¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.

Galería relacionada

Volkswagen Race Tour

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...