Publicidad

El VIVE se aprobará mañana, o no

El Consejo de Ministros aprobará con toda probabilidad el próximo viernes el Plan VIVE (Vehículo Innovador-Vehículo Ecológico), que tiene por objeto rejuvenecer el parque automovilístico según han informado fuentes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
-
El VIVE se aprobará mañana, o no
El VIVE se aprobará mañana, o no

El Plan VIVE, que según lo previsto tendrá una vigencia de dos años, consistirá en subvencionar parte de los costes de financiación para la adquisición de un nuevo vehículo, con la condición de que el receptor de la ayuda retire y achatarre otro vehículo de su propiedad con más de quince años en circulación.

Inicialmente está previsto que las ayudas esténlimitadas a la adquisición de vehículos con emisiones inferiores a 120 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido. Según precisó el lunes el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el plan contará con 1.500 millones de euros anuales en "créditos blandos", mediante una línea de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Por su parte, el Partido Popular ha pedido al ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, en el Pleno del Senado, que tramite el Plan VIVE por vía parlamentaria, para que, en ese debate, esta iniciativa se pueda enriquecer.

La propuesta la ha formulado el senador del Grupo Popular Gonzalo Javier Piñeiro García-Lago en el debate de una pregunta dirigida al titular de Industria sobre la opinión del Gobierno en relación con la caída de matriculaciones en la primera mitad del mes de junio por encima del 30 por ciento.

Sebastián eludió la propuesta del senador de la oposición y se limitó a señalar que el Plan VIVE (Vehículo Innovador-Vehículo Ecológico) se aprobará el mes que viene en Consejo de Ministros con los contenidos anunciados en cuanto a ayudas y beneficiarios.

El senador Piñeiro apuntó que una iniciativa como la del Plan VIVE, que ha sido calificada de insuficiente por el sector automovilístico, merecería ser tramitada como proyecto de ley con las aportaciones de los distintos grupos parlamentarios que, seguramente, lo enriquecería.

Este senador argumentó las carencias de la iniciativa en que solo afectará a un 6 por ciento de la oferta automovilística del mercado español y deja fuera a un segmento importante como el de los vehículos industriales.

El ministro insistió en que el comportamiento del mercado automovilístico español está fuertemente mediatizado por la suma de tres factores ahora en fase negativa: el precio del petróleo y otras materias primas, las dificultades de acceso al crédito y la retracción del sector inmobiliaria.

A esta coyuntura contrapuso la favorable evolución de la producción del sector en los primeros cuatro meses y la "última buena noticia" que representa que las exportaciones de esta industria se han elevado un 11 por ciento entre enero y mayo.

Este plan de renovación del parque automovilístico español tiene un doble objetivo. En primer lugar, se pretende contribuir a la reducción de emisiones de dióxido de carbono, ya que está dirigido a vehículos con emisiones inferiores a 120 gramos de CO2 por kilómetro, lo que supondrá potenciar el ahorro energético.

En segundo término, con este plan el Gobierno persigue reducir la siniestralidad en las carreteras, en la medida en la que se retirarán de la circulación los coches más antiguos, que son los que cuentan con un menor número de elementos de seguridad activa y pasiva.

Además, el Ejecutivo considera que el Plan VIVE ayudará a suavizar el ajuste que se está produciendo en el mercado del automóvil, tanto por el impacto directo en la demanda de coches nuevos como por ayudar a evitar un indeseable deterioro en las expectativas de los agentes.

Según los cálculos de Industria, a este programa podrán acogerse 120.000 vehículos en sus dos años de duración, si bien desde el sector se rebaja esta estimación hasta 80.000 coches como máximo, teniendo en cuenta que de los 3.700 modelos de automóviles que se comercializan en España, sólo 232 (algo más del 6 por ciento) pueden acogerse al mismo por sus niveles de emisiones.

El plan ha recibido críticas por parte de los responsables de las principales asociaciones del sector del automóvil, que lo consideran "insuficiente", si bien agradecen la sensibilidad de Miguel Sebastián hacia la automoción, demostrada con esta iniciativa.

De hecho, los presidentes de las cuatro principales asociaciones del sector del automóvil —Anfac (fabricantes), Aniacam (importadores), Faconauto (concesionarios) y Ganvam (vendedores)— se entrevistaron la pasada semana con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el fin de solicitar su apoyo para ampliar el plan.