Viaje al centro del Rally París-Dakar

Han caído en sus encantos príncipes y reyes, campeones de Le Mans, nadadores, esquiadores e, incluso, reinas de la belleza. Ha sido amenazado por guerrilleros, terroristas y bandoleros. Ha surcado dunas, ha desfilado ante pirámides y se ha atrevido a avanzar entre campos sembrados de minas. Llega desde los Campos de Marte hasta el Lago Rosa y no hay quien le pare. Es el Rally París-Dakar.
Autopista -
Viaje al centro del Rally París-Dakar

El rally París-Dakar ha contado desde sus inicios con numerosas críticas por parte de ecologistas y de organizaciones humanitarias, que lamentaban que al centro de la África pobre llegara la más poderosa tecnología sólo de visita. Incluso el "L'Osservatore Romano", que recoge la opinión oficial del Vaticano, dijo del Dakar en 1988 que era "una carrera hacia la locura".

Vázquez-Figueroa escribió "Los ojos del tuareg", inspirado en esta competición. En la presentación de la obra, el novelista afirmó: "Me parece una bestialidad que asistamos todos los días a la llegada de pateras, que la gente se ahogue o sea devuelta, y que una vez al año enviemos una especie de embajada de mil y pico locos con cientos de coches, camiones y motos a fastidiarles la vida".

Pero el "Dakar" es un embajador que abre fronteras a través del deporte. Este año, aun con la amenaza del Frente Polisario, saldrá desde el que fue Sáhara español hacia Mauritania a través de un corredor sembrado de minas. Dos países sin contacto abrirán un hueco a la carrera. O esperemos que lo hagan.

Entre los Campos de Marte y el Lago Rosa, entre París y Dakar, entre Francia y Senegal, entre Europa y África, entre Norte y Sur, la presente edición discurre por 6 países y recorre por 6.180 kilómetros de especiales y 4.559 de enlaces. Además, según la organización, se "volverá a los orígenes" y se limitarán los medios de asistencia aérea. El terreno es más corto, más duro y, con toda seguridad, estará más plagado de aventura.

El "Dakar" también es un negocio, y un negocio muy rentable. Cada participante paga más de un millón de pesetas (1.575.000 los amateur y 1.825.000 los profesionales), sólo por participar. Asistencia, viajes, seguros, etcétera van aparte. Si estos números los multiplicamos por 600 competidores, el monto total no es ningún juego. Con ese dinero, el rally no debería tener ningún problema económico. Pero en Castellón las motocicletas no pudieron competir, ya que la organizadora francesa no llegó a un acuerdo monetario con la Real Federación Motociclista Española (RFME).

En definitiva, ni "Mad Max", ni "Los Autos Locos", ni siquiera "Priscilla, Reina del Desierto" podrían soñar con competir con esta fantástica película llamada Rally París-Dakar.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...