Los vehículos más caros del planeta

El próximo 22 de diciembre podrías entrar en el club selecto de los multimillonarios. No es suficiente con tener dinero; tendrás que aprender a moverte con “clase”. Te abrimos las puertas de un mundo reservado para muy pocos: los coches más caros del planeta, cómo tratan las marcas más exclusivas a sus clientes más VIPs, los extras más extraños que podrás solicitar... Además, nos colamos en el garaje de los ricos más excéntricos.
-
Los vehículos más caros del planeta
Los vehículos más caros del planeta

Los coches “de lujo” no entienden de crisis. Este año, a fecha uno de diciembre, ya se habían vendido 6.253 modelos de muy alta gama. Según datos de Anfac (patronal de los fabricantes), tan sólo representan el 0,5 por ciento del mercado total, pero son los que más han aumentado sus ventas: un 32,2 por ciento y todavía no hemos cerrado el ejercicio.

Además, España tiene un importante enclave para los coches de lujo: Marbella. La inmensa mayoría de los Rolls Royce que se venden en España salen de los concesionarios marbellíes. Esta ciudad sólo es superada en ventas de modelos de esta marca por Mónaco. Aquí encontrarás la web de uno de los concesionarios más exclusivos de la localidad: C.de Salamanca .

Por eso, Rolls Royce no duda en agasajar a los clientes españoles; antes de comprar el coche, pueden entrevistarse con el diseñador del mismo o incluso los llevan a la fábrica en mitad del montaje para que puedan pulir detalles. El comprador puede elegirlo todo, desde el bordado de los asientos hasta cómo es el humidificador de puros.

Maybach ha creado una exclusiva red de concesionarios, que ellos llaman “Centros de Excelencia” (el nombre ya da qué pensar de por sí). Destaca su servicio de “Flying Doctors”: si surge un problema técnico, un mecánico de la firma acudirá a cualquier parte del mundo para ayudarte. Mientras arreglan tu vehículo, te dejarán como coche de sustitución ¡un Mercedes Clase S! También se encargan de conseguir entradas preferentes para que sus clientes acudan, por ejemplo, a una carrera de Fórmula 1.

El Luxury Institute realizó una encuesta muy especial: los entrevistados debían tener una renta anual de más de 200.000 dólares y unos ahorros de cinco millones de dólares. La pregunta era sencilla: ¿qué marca de coches compraría? El ganador fue Maybach.
No es para menos: pidan lo que pidan sus clientes, los trabajadores de su sede alemana de Sindelfingen siempre responden “Kein Problem!” (ningún problema). Por ejemplo, un comprador ruso pidió un minibar giratorio en vez de rueda de repuesto y que la bebida se pudiera elegir mediante un mando a distancia. Sin embargo, la historia más sorprendente la protagonizó un director de orquesta asiático: pidió un espejo como mampara de separación y que el interior del coche fuera de mármol, para ir ensayando sus movimientos de batuta.

Casi todas las marcas, también las más “mundanas”, ofrecen cursos de conducción para sus clientes más fieles. Sin embargo, algunas firmas combinan estas prácticas con viajes de ensueño: BMW tiene una “escuela del frío” en Laponia, Land Rover organiza saffaris para probar sus modelos... Y no sólo programan actividades al volante: tratamientos de belleza, campos privados de golf, aguas termales, cetrería, pesca de salmón... La agenda es muy apretada.

Las 20 personas que han reservado un Ferrari FXX, un modelo de competición que no está homologado para circular por carreteras normales, han recibido clase del propio Michael Schumacher y Ferrari reserva para ellos los circuitos más importantes de todo el mundo.

En Berlín empiezan a construirse “Car lofts”: pisos con ascensores especiales para subirte el coche a casa y aparcarlo en el balcón. A la entrada hay una plataforma de 29 metros, desde ella -¡y en coche!- puedes subir a tu propia casa. El arquitecto alemán se llama Manfred Dicklas y vende cada uno de estos pisos –de 150 a 539 metros cuadrados- a partir de medio millón de euros.

Citroën ha encargado un garaje de diseño a los arquitectos Tapio Spellman y Christian Groum, famosos por crear el estadio de fútbol de Múnich. Es una construcción específica para aparcar el C6 y poder completarlo desde el jardín (en la foto). Vale unos 165.000 euros.

La mayoría de los compradores de un coche tan exclusivo quieren no pasar inadvertidos. Por eso, Porsche permite que sus clientes se expresen como quieran y bauticen su propio modelo. Gracias a Name your Porsche, puedes colocar el nombre o la frase que se te ocurra en el propio vehículo. Te pondrán el emblema del coche utilizando la tipografía que normalmente usa la marca y puedes elegir entre colores gris, negro, cromado o dorado. Por cinco letras, te cobran 450 dólares. Cada letra extra vale 60 dólares más.

Galería relacionada

Coches a la carta

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...