La Unión Europea quiere más hidrógeno

La Comisión Europea ha puesto en marcha un proceso de fomento y promoción de la propulsión con hidrógeno, una de las más ecológicas de cuantas se conocen y gran esperanza para el futuro de la automoción.
Autopista -
La Unión Europea quiere más hidrógeno

A partir de ayer, la Comisión somete a pública consulta un proyecto que tiene como objetivo la aceleración en el desarrollo de vehículos propulsados por hidrógeno. Con este proceso de consultas, la Comisión espera que los expertos y, en general, cualquier interesado en la materia, den su opinión sobre un borrador de propuesta que han elaborado los técnicos de la propisa Comisión.
En esta propuesta, se establecen los parámetros tecnológicos que deberán cumplir los coches de hidrógeno. Así, por ejemplo, se marcan los requisitos de seguridad que deberán respetarse en los sistemas de almacenamiento del hidrógeno, un gas muy volátil e inflamable que se escapa de casi cualquier contenedor.

<

p> La Comisión pide a los que estén dispuestos a pronunciarse que digan si consideran que la propuesta será muy dura para los fabricantes y los proveedores de materiales. El periodo de consultas estará abierto hasta el próximo 15 de septiembre.

Según Günter Verheugen, comisario europeo de Industria, “las medidas propuestas facilitarán la introducción en el mercado de estos vehículos y podrán fomentar la competitividad en Europa, significando, al tiempo, una mejora par el medio ambiente”.
Para Verheugen, además, el hidrógeno es ideal, porque no produce gases de efecto invernadero ni ningún otro tipo de carbono.

La propulsión con hidrógeno es la gran esperanza de la automoción. Supondrá el destierro de los combustibles fósiles y permitirá que los coches se muevan sin contaminar.

En esencia, el hidrógeno no se empleará como combustible, sino como alimento para las llamadas “pilas de combustible”, pequeños generadores de electricidad que, ahora sí, moverán motores eléctricos.
El principio físico es muy antiguo: si se unen en una membrana especial (pila o célula de combustible) hidrógeno y el aire de la atmósfera, se producirá una reacción cuyo resultado es una corriente eléctrica perfectamente acumulable y utilizable en motores. El residuo es vapor de agua: inocuo.

Los fabricantes trabajan ahora en la construcción de los primeros modelos realmente viables y se enfrentan a varios problemas. Uno de ellos es el del almacenaje del hidrógeno, que requiere de depósitos muy espesos y muy sofisticados. Por esto, algunos constructores apuestan por embarcar en el coche algún hidrocarburo, como la gasolina, y extraer de él el hidrógeno sobre la marcha a través de unos dispositivos llamados reformadores. Es un poco contaminante, pero mucho menos que un motor actual.

<

p> En todo caso, la gran dificultad de esta tecnología es la producción de hidrógeno. Como no existe aislado, hay que “arrancárselo” al agua y, para ello, hay que consumir electricidad en un proceso denominado electrólisis. Si la electricidad procede de fuentes de energía contaminantes, el efecto ecológico de los motores de hidrógeno se neutraliza…

¿Te interesa este asunto? No te pierdas nuestro reportaje sobrelos coches de hidrógeno.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...