La UE lanza una ofensiva contra el cambio climático

Ayer, por fin, la Unión Europea, a través de la Comisión, su órgano de Gobierno, decidió encabezar la lucha mundial contra el calentamiento planetario y el cambio climático. El ambicioso plan, presentado en Berlín, propone que un 20 por ciento del consumo energético provenga de fuentes alternativas en 2020.
-
La UE lanza una ofensiva contra el cambio climático

La Comisión Europea ha asumido el liderazgo en la lucha por frenar el calentamiento global y el deterioro del clima. Maneja datos pavorosos sobre un más que posible ascenso del nivel del mar en los próximos años, un hecho que tendría consecuencias devastadoras para las costas europeas, sobre todo, las mediterráneas. Además, la agricultura, la flora, la fauna y el turismo también están seriamente amenazados.

<

p> Con estos datos catastróficos en la mano, la Comisión ha presentado un vasto programa de acción que debería servir para frenar el cambio climático o, al menos, retrasarlo.
El punto de no retorno será 2020. Para entonces, los estados miembros de la Unión, 27 desde el día 1 de enero, tendrán que haber reducido sus emisiones contaminantes hasta un nivel un 20 por ciento inferior al que tenían en 1990, fecha que también sirve de referencia para los cálculos del Protocolo de Kyoto.

También en 2020, los países europeos tendrán que haber incrementado su consumo de energía “verde” hasta un 20 por ciento del total. Esto quiere decir que se tiene que disparar el consumo de las energías eólicas, solar, hidroeléctrica y nuclear. Por primera vez en mucho tiempo, Europa manifiesta su apoyo rontundo a este tipo de energía atómica, tan controvertida.

<

p> Además, la Comisión Europea incluye a la energía procedente de la biomasa en este programa. Dentro de este apartado están las centrales eléctricas que emplean materia de origen vegetal para generar energía, pero también, y sobre todo, los nuevos combustibles alternativos: biodiésel, etanol y los llamados carburantes sintéticos. Actualmente, de toda la energía que consume Europa, sólo un siete por ciento es “ecológica”.

La amplia batería de medidas que la Unión pretende poner en marcha tendrán un coste económico muy alto. Esto quiere decir que las tarifas que se pagan por la energía deberán subir para repercutir estas inversiones. “Los días de la energía barata para Europa han acabado”, dice la Comisión en el preámbulo de este nuevo programa.

Como se comprende, el transporte, con su alto aporte a la contaminación, es uno de los sectores más afectados por esta ofensiva comunitaria contra el cambio climático.

En los últimos años, la industria de la automoción ha sido de las más presionadas por las autoridades. Fruto de esa presión es la impresionante reducción de las emisiones de los coches. Se calcula que un solo vehículo del año 1970 contaminaba más que 100 coches actuales, con lo que es fácil entender cuánto esfuerzo han hecho los fabricantes. Y siguen haciéndolo, porque ya están trabajando en la normativa Euro V, que obligará a reducir todavía más el consumo y las emisiones de los coches.

Por tanto, ahora toca el turno a los fabricantes de combustibles y, claro, a los fabricantes de motores, que ya no podrán obviar los nuevos carburantes al diseñar sus productos.

La Comisión Europea tiene especial fe en el biodiésel, un gasóleo que se genera a partir de aceites vegetales. Los técnicos comunitarios consideran que un 14 por ciento del consumo europeo de combustible debería confiarse al biodiésel a la altura de 2020.

<

p> Otras tecnologías, como los motores híbridos y la propulsión a partir de hidrógeno serán, sin duda, el siguiente paso en esta lucha por conseguir vehículos más limpios y respetuosos con el medio.

Los biocarburantes son combustibles de base ecológica, generalmente obtenidos a partir de materia vegetal. Hay gasóleos, biodiésel, que son aceites vegetales mezclados en mayor o menor medida con gasóleos normales, y hay alcoholes obtenidos de la fermentación de algunos vegetales que se mezclan con gasolina. Su empleo permite reducir las emisiones contaminantes y, sobre todo, limitar la dependencia del petróleo.
Si quieres saber más sobre estos nuevos combustibles, no te pierdas nuestro reportaje sobre
En los últimos meses se ha hablado mucho también de los combustibles sintéticos, que son gasóleos y gasolinas obtenidos a partir de un proceso químico que transforma, por ejemplo, carbón o biomasa en un líquido muy similar a las gasolinas y gasóleos convencionales.

A pesar de la seriedad con que la Unión Europea ha presentado su programa de actuación, las organizaciones ecologistas piden más. Para Greenpeace, el plan de la Comisión traiciona a las futuras generaciones de ciudadanos de la UE, “a las que quedará el verdadero legado de nuestra inacción ante el cambio climático”.

En los últimos días, con el Salón de Detroit en plena efersvescencia, se habla mucho de coches híbridos. Pero lo último viene de un actor muy poco habitual en el mundo del motor, la cadena estadounidense de supermercados Wal-Mart. Este gigante de la distribución acaba de anunciar que ha firmado un acuerdo con el fabricante de componentes ArvinMeritor para fabricar camiones híbridos.
La inusual alianza se fija como objetivo la producción de grandes cambiones que lleven motores de gasóleo y eléctricos. Esperan que contribuyan a reducir las emisiones contaminantes del transporte en Estados Unidos. En principio, tomarán como base una tractora ProStar con un motor Diesel de Cummins.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...