Transporte público a 1 euro: nueva medida contra la contaminación

Algunas ciudades europeas están planteándose reducir los precios de su transporte público para fomentar su uso y evitar coger el coche. La última, Berlín.
Adrián Lois
Transporte público a 1 euro: nueva medida contra la contaminación
Transporte público a 1 euro: nueva medida contra la contaminación. | Foto: iStock

Muchas de las capitales y ciudades grandes europeas están cambiando su modelo de movilidad en estos últimos años y lo seguirán haciendo en los próximos. Se pretende evitar o reducir la circulación de vehículos de combustión interna por sus calles para reducir la contaminación, para lo cual ya se han creado varias zonas de bajas emisiones, como Madrid Central. Si bien para muchos se antojan necesarias medidas como estas, deben ir de la mano de otras como la potenciación del transporte público.

Publicidad

Una de las medidas utilizadas en algunas ciudades, y que inauguró Viena hace ya 7 años, es la reducir los precios de los abonos anuales. Así pues, en la capital austriaca se redujo el precio de este bono de 449 a 365 euros, lo que ha permitido aumentar de forma considerable el porcentaje de población que usa sus servicios de metro, tranvía y autobús (el 38 por ciento), frente al 23 por ciento de Múnich, el 18 por ciento de Hamburgo o el 27 por ciento de Berlín.

Precisamente es la capital germana la que se quiere apuntar al “modelo de Viena”. Actualmente, el abono anual allí es de 761 euros (en Madrid, por ejemplo, es de 546 euros): el objetivo del alcalde de la ciudad alemana es rebajarlo a 365 euros. Es decir, 1 euro al día para que sus vecinos usen su red de transporte público y así reducir la contaminación de los coches.

Bonn es otra ciudad, también en Alemania, que se pasó a este modelo a comienzos de año, y otras parecen estar en camino (Múnich, Essen, Mannheim…). Para ello, todas las ciudades reciben ayudas por parte de los gobiernos locales y federal para compensar el gasto adicional que supone reducir los precios e incrementar la frecuencia de trenes, buses… En esta ciudad del oeste de Alemania suponen unos 23 millones de euros más; en Berlín, sería de unos 100 millones de euros.

Aquí está uno de los grandes retos que afrontan las ciudades: contar con más trenes, o que estos sean más grandes, y que la frecuencia permita transportar a sus conciudadanos de forma cómoda y rápida. Para compensar estos gastos extra, por ejemplo, la empresa Wiener Linien (en Viena) recibe 700 millones de euros anuales por parte de las autoridades locales y nacionales: a su vez, se han aumentado en un 60 por ciento las multas por aparcamiento y se ha interpuesto un “impuesto del metro”, por el cual los empresarios deben pagar 2 euros al mes por cada empleado contratado.

Además, y en especial en Alemania, deben “luchar” contra una cultura automovilística importante: en Bonn, desde enero, solo se ha adquirido un 30 por ciento de los abonos anuales (17.000 en total) a coste de 365 euros. ¿Conseguirán su objetivo en Berlín? ¿Podrían hacerlo en España?

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Más de 100 ejercicios para entrenar en casa, la biografía de Contador, el número 1 de...

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...

El mercado de vehículos de ocasión y de segunda mano no deja de crecer. En un context...

Las últimas pruebas de seguridad Euro NCAP demuestran que los coches híbridos eléctri...

Inspirado en la ciudad, con un enfoque distintivo y gran atención por los detalles, e...

Con lo mejor de un vehículo eléctrico y de uno tradicional de combustión, el coche hí...