Toyota RAV4

Toyota está eufórica. Vive un año triunfal en ventas y quiere coronarlo con una nueva edición del Rav-4. ¿Cambios? Estéticamente, los justos. Sin embargo, la parte mecánica se ha puesto a punto y se ha completado el equipamiento. Ahora, es capaz de retar a modelos más lujosos.
-
Toyota RAV4
Toyota RAV4

El Rav-4 ha afinado una dirección que ya tenía fama de precisa. Ahora, gracias a unos nuevos casquillos y nuevas relaciones de desmultiplicación, gana en rapidez, mientras que también se hace más exacta a alta velocidad.

Con el Diesel, nos movimos por autopistas con la soltura que ya quisieran para sí muchas berlinas. Además, el puesto alto de conducción es todo un plus en estas circunstancias, ya que mejora la visibilidad en incorporaciones o cambios de carril. Por carreteras viradas, las suspensiones demostraron que trabajan bastante bien. Toyota asegura que ha insertado nuevas barras estabilizadoras (iguales en las versiones de 3 y 5 puertas).

La marca afirma que estos cambios responden a sus estudios de mercado. Los compradores demandan un vehículo con más posibilidades de uso y no tanto un modelo que sea capaz de afrontar los terrenos más rotos. “¿Qué ‘trabajo’ da la mayoría de los compradores a un todo caminos?”, se pregunta la marca.

Por eso, poco a poco, han ido adaptando más su Rav-4 al asfalto. Primero le quitaron el diferencial central. Ahora, añaden el control de estabilidad de serie. Esta incorporación siempre es bienvenida. Sin embargo, no es desconectable, lo que en una conducción “más campera” puede resultar un problema, porque puede resultar algo intrusivo (pero ya estamos hablando de un uso que la mayoría de los compradores no van a dar).

No nos equivoquemos: a pesar de ser un todo caminos o un todo terreno ligero, resulta muy eficaz fuera del asfalto. Se mueve en pista con rapidez, su corta batalla y su curtido bastidor le permiten circular a una velocidad que ya quisieran los todo terrenos más puros. Es capaz de salvar obstáculos, bajar y subir pendientes, desafiar al barro… El “espíritu Rav-4” continúa intacto. Sin embargo, el producto les hubiera quedado redondo si hubieran introducido un simple botón para desconectar el control de estabilidad: no es ninguna petición exagerada, ya que el gasto sería irrisorio.

Sin embargo, el nuevo Land Rover Freelander –que también se estrena en estas fechas- no incluye el control de estabilidad (como en la anterior edición, presenta un control de descenso de pendientes que no posee el Rav-4). El Honda CR-V tampoco tiene este elemento disponible. Entre sus rivales más directos, sólo lo incluye la nueva edición del Nissan X-Trail, pero es una opción que hay que pagar aparte.

La gama se mantiene intacta con dos carrocerías (tres y cinco puertas), dos motores de gasolina (el 1.8 VVT-i de 125 CV y el 2.0 VVT-i de 150 CV) y un Diesel (el D4-D 2.0 de 116 CV). La marca no descarta introducir en breve una mecánica de gasóleo más potente.

MOTOR PUERTAS VERSIÓN PRECIO
2.0 D4D 3 Luna 27.800 euros
2.0 D4D 5 Luna 28.800 euros
2.0 D4D 3 Sol 29.500 euros
2.0 D4D 5 Sol 30.500 euros
1.8 VVT-i 3 Luna 21.700 euros
1.8 VVT-i 5 Luna 22.700 euros
2.0 VVT-i 3 Luna 25.500 euros
2.0 VVT-i 5 Luna 26.500 euros
2.0 VVT-i 3 Sol 27.200 euros
2.0 VVT-i 5 Sol 28.200 euros

El Rav-4 ha afinado una dirección que ya tenía fama de precisa. Ahora, gracias a unos nuevos casquillos y nuevas relaciones de desmultiplicación, gana en rapidez, mientras que también se hace más exacta a alta velocidad.

Con el Diesel, nos movimos por autopistas con la soltura que ya quisieran para sí muchas berlinas. Además, el puesto alto de conducción es todo un plus en estas circunstancias, ya que mejora la visibilidad en incorporaciones o cambios de carril. Por carreteras viradas, las suspensiones demostraron que trabajan bastante bien. Toyota asegura que ha insertado nuevas barras estabilizadoras (iguales en las versiones de 3 y 5 puertas).

La marca afirma que estos cambios responden a sus estudios de mercado. Los compradores demandan un vehículo con más posibilidades de uso y no tanto un modelo que sea capaz de afrontar los terrenos más rotos. “¿Qué ‘trabajo’ da la mayoría de los compradores a un todo caminos?”, se pregunta la marca.

Por eso, poco a poco, han ido adaptando más su Rav-4 al asfalto. Primero le quitaron el diferencial central. Ahora, añaden el control de estabilidad de serie. Esta incorporación siempre es bienvenida. Sin embargo, no es desconectable, lo que en una conducción “más campera” puede resultar un problema, porque puede resultar algo intrusivo (pero ya estamos hablando de un uso que la mayoría de los compradores no van a dar).

No nos equivoquemos: a pesar de ser un todo caminos o un todo terreno ligero, resulta muy eficaz fuera del asfalto. Se mueve en pista con rapidez, su corta batalla y su curtido bastidor le permiten circular a una velocidad que ya quisieran los todo terrenos más puros. Es capaz de salvar obstáculos, bajar y subir pendientes, desafiar al barro… El “espíritu Rav-4” continúa intacto. Sin embargo, el producto les hubiera quedado redondo si hubieran introducido un simple botón para desconectar el control de estabilidad: no es ninguna petición exagerada, ya que el gasto sería irrisorio.

Sin embargo, el nuevo Land Rover Freelander –que también se estrena en estas fechas- no incluye el control de estabilidad (como en la anterior edición, presenta un control de descenso de pendientes que no posee el Rav-4). El Honda CR-V tampoco tiene este elemento disponible. Entre sus rivales más directos, sólo lo incluye la nueva edición del Nissan X-Trail, pero es una opción que hay que pagar aparte.

La gama se mantiene intacta con dos carrocerías (tres y cinco puertas), dos motores de gasolina (el 1.8 VVT-i de 125 CV y el 2.0 VVT-i de 150 CV) y un Diesel (el D4-D 2.0 de 116 CV). La marca no descarta introducir en breve una mecánica de gasóleo más potente.

MOTOR PUERTAS VERSIÓN PRECIO
2.0 D4D 3 Luna 27.800 euros
2.0 D4D 5 Luna 28.800 euros
2.0 D4D 3 Sol 29.500 euros
2.0 D4D 5 Sol 30.500 euros
1.8 VVT-i 3 Luna 21.700 euros
1.8 VVT-i 5 Luna 22.700 euros
2.0 VVT-i 3 Luna 25.500 euros
2.0 VVT-i 5 Luna 26.500 euros
2.0 VVT-i 3 Sol 27.200 euros
2.0 VVT-i 5 Sol 28.200 euros

Galería relacionada

Toyota Rav-4

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...