Toyota Avensis 2.0 D4-D 126 CV

Toyota acaba de realizar una interesante renovación sobre el Avensis, su berlina media. A pesar de que lo consideran “cambios menores”, en realidad estamos ante una transformación de cierta profundidad. La llegada del nuevo motor 2.0 D4-D de 126 CV es la más importante de una serie de novedades que, además de modificaciones estéticas, incluye retoques en la suspensión y la dirección.
-
Toyota Avensis 2.0 D4-D 126 CV
Toyota Avensis 2.0 D4-D 126 CV

El nuevo 2.0 D4-D de 126 CV sustituye al anterior 2.0 D4-D de 116 CV. Es un motor de última generación evolucionado a partir de los bloques que Toyota utiliza para sus 2.2 D4-D. Sobre aquella base, los ingenieros de la firma nipona modificaron la electrónica, redujeron la carrera de los cilindros para bajar un poco el desplazamiento total y, más importante, utilizaron masivamente el aluminio, rebajando el peso de la máquina en unos 75 kg.

La base de los cuatro cilindros recibe ahora una sofisticada culata en la que se alojan un turbo de geometría variable y un sistema de inyección por conducto común capaz de introducir el combustible a una presión de 1.700 bares. El gasóleo es pulverizado dentro de los cilindros a través de cuatro inyectores de solenoide y hay un quinto inyector que se encarga de realizar inyecciones en el filtro de partículas para aumentar su temperatura y limpiarlo cuando está demasiado sucio. Además, se ha reducido la relación de compresión hasta 16,8:1, lo que reduce el consumo y, por tanto, el nivel de gases emitidos a la atmósfera.

<

p> De esta forma, el nuevo Avensis 2.0 D4-D puede presumir de ser un coche muy limpio: cumple con la normativa Euro IV y, según Toyota, tiene el nivel de emisiones de CO2 más bajo del segmento. Además, con el filtro de partículas, se reduce hasta en un 80 por ciento la emisión de estas dañinas sustancias. Una verdadera pena que, por ahora, no se ofrezca este filtro para el mercado español ni como opción. En Toyota dicen que, sin él, el coche cumple sobradamente con la normativa, con lo que no es preciso encarecerlo. El argumento tiene peso, pero llama la atención que una marca que hace bandera de la ecología no quiera traer a nuestro mercado esta interesante innovación.

Con todo, Toyota explica que el rendimiento oficial de este propulsor es de 126 CV a 3.600 rpm, mientras que su par máximo se sitúa en 30 mkg entre las 2.000 y las 2.800 revoluciones, un dato realmente interesante.

Estas cifras permiten que el Avensis marque una velocidad punta de 200 km/h y firme un 0-100 km/h de 10,6 segundos, marcas que no varían en las versiones Wagon. Sí varía el consumo: 5,5 litros de media a los 100 km para las berlinas y 5,7 litros para los familiares.

<

p> Al volante, el motor se muestra noble, suave y progresivo. No le sobra pegada en la parte baja del cuentavueltas, pero, apenas superadas las 2.000 rpm, empieza a empujar con ganas y se estira con facilidad, manteniendo el aumento de velocidad durante buena parte de esa estirada en la zona alta del cuentarrevoluciones.

<

p> Con las vibraciones reducidas a su mínima expresión, el D4-D de dos litros resulta un motor muy agradable. Sin embargo, no nos ha parecido mucho más silencioso que el anterior de 116 CV, aunque en Toyota insisten en que se han mejorado bastante los valores de rumorosidad.

Para manejar el motor, Toyota monta de serie el mismo cambio manual de seis relaciones que llevaban los 2.2 D4-D. Este cambio, de agradable tacto, muestra unos desarrollos bien elegidos, con una quinta muy poderosa y una sexta larga para ahorrar más combustible.

El apartado mecánico que compete al chasis de los Avensis también ha recibido algunos de los “minor changes”. El más importante, la revisión de las suspensiones. En el eje delantero, Toyota ha querido dar más estabilidad al conjunto incrementando el grosor de la barra estabilizadora, que, ahora, tiene 23 mm de diámetro. En cambio, en el eje trasero se ha aligerado la barra, dejándola en 19 mm. De esta forma, se logra un tren posterior algo más ágil y progresivo. Además, se han modificado los tarados de los amortiguadores en ambos trenes, buscando un trabajo más refinado que sujete mejor la carrocería sin perder confort. Por último, se introducen casquillos más elásticos para los soportes de la suspensión trasera, con lo que se gana en capacidad para filtrar. La dirección también se ha modificado: nueva geometría y casquillos de fijación más rígidos para hacerla más firme. Por su parte, la carrocería ha recibido algunos refuerzos que incrementan su rigidez.

El resultado es interesante. Aligerado de buena parte del peso del motor, el eje delantero nos ha parecido más ágil que antes, lo que se traduce en un comportamiento más noble y estable. La carrocería parece oscilar menos y el confort, en general, se mantiene a muy buen nivel.

Las carreteras belgas no nos han dado muchas oportunidades para llegar al fondo de estos cambios, pero la primera impresión apunta por ese camino: más eficacia, el mismo confort.

Más difícil de evaluar es el trabajo que Toyota ha realizado sobre la aerodinámica, que ha sido mejorada para que el coche avance más sujeto al suelo.
Tampoco es fácil determinar si es realmente eficaz el esfuerzo que han hecho para eliminar ruidos: neumáticos de 215/50 o 215/45 siempre sobre llantas de 17 pulgadas que, en principio, deberían disminuir el nivel sonoro (se ofrecen para los acabados más altos). Además, en el D4-D de 126 CV se introduce una luneta delantera con aislamiento acústico especial para acentuar todavía más la reducción de ruidos. Aun así, esperaremos a meter un sonómetro en el coche.

<

p>

Galería relacionada

Toyota Avensis 2.0 D4-D

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...