Publicidad

El radar de tramo de Torrox (Málaga) ya multa

El radar de tramo, que mide la velocidad media a la que circula un coche en un tramo en lugar de en un punto fijo, colocado en el túnel de Torrox (Málaga) en la A-7 comenzará a multar a partir de mañana a todo el que pase por ese tramo de carretera a más de 100 kilómetros por hora, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT).
-
El radar de tramo de Torrox (Málaga) ya multa
El radar de tramo de Torrox (Málaga) ya multa

Tal y como informó la DGT en diciembre de 2010, estaba previsto que este radar, el segundo de estas características que se instala en España, comenzarán a multar el pasado 1 de febrero, junto al instalado en la AP-6 en Guadarrama (Madrid), sin embargo, finalmente comenzará a multar mañana.

Durante el periodo de pruebas del radar de Torrox en el mes de enero, mientras se cambiaba la señalización la señalización de limitación de velocidad en el túnel, de 80 a 100 km/h, Tráfico sorprendió a 1.800 conductores superando el límite de velocidad de 100 kilómetros por hora, un 1,8 por ciento de los 100.000 vehículos controlados.

Hasta ahora, la DGT estaba enviando cartas informativas advirtiendo a los conductores 'pillados' por el radar de que habían superado el límite máximo de velocidad, pero a partir de este martes, el radar comenzará a multar y el que sea sorprendido excediendo la velocidad máxima permitida podrá recibir una multa de hasta 600 euros y la detracción de hasta seis puntos de su permiso de conducir dependiendo de en cuantos kilómetros exceda la velocidad máxima permitida.

Cuatro nuevos radares

Este año está previsto, dentro del plan de instalación de 100 nuevos radares anunciado por el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, la colocación de cuatro radares de tramo más en la AP-66 en Barrios de Luna (León), la M-40 en los túneles del Pardo en Madrid, la AP-9 en Sartego (A Coruña) y la A-7 en San Juan (Alicante).

A diferencia de los radares fijos tradicionales, estos nuevos puntos de control miden la velocidad media de los vehículos que circulan en un determinado tramo de carretera. A pesar de llamarse radares de tramo, estos dispositivos de control se asemejan más a los 'foto roja' o cámaras que hay en algunas ciudades para detectar a los conductores que se saltan los semáforos que a los actuales radares fijos, ya que no funcionan con radares, sino con cámaras de visión artificial infrarrojas situadas en cada uno de los carriles.

Estas cámaras graban todos los vehículos que pasan por el túnel y registran el momento en que cada vehículo entra y sale del túnel, así como su matrícula. Más tarde, con estos datos, un ordenador comprueba los tiempos que cada vehículo ha tardado en cruzar el túnel y calcula su velocidad media.

Posteriormente, las imágenes de aquellos vehículos que se hayan saltado la velocidad serán enviados al Centro de Gestión de Denuncias Automatizadas de León de Tráfico, que gestionará la multa y se la hará llegar al conductor.

La DGT advierte de que en este tipo de radares todos los sensores están interconectados, 'de modo que no sirve de nada cambiarse de carril, ni frenar justo antes de la cámara instalada al final del túnel, ya que lo que mide es la velocidad media a la que se circula por dicho tramo'. Los radares por tramos están señalizados con señales verticales similares a la de los radares fijos.