Tesla T1, energía eólica para un coche de competición

Cinco estudiantes de diseño de transporte en el IED de Barcelona han proyectado el Tesla T1, un vehículo para competir en Le Mans en 2030 impulsado por energía eólica.
Alberto de la Torre.

Twitter: @autopista_es -

Tesla T1, energía eólica para un coche de competición
Tesla T1, energía eólica para un coche de competición

Con la energía eléctrica cada vez más asentada en el mercado, un grupo de estudiantes de diseño de transporte del IED de Barcelona (Instituto Europeo Di Design) han puesto sus ideas sobre papel para proyectar un automóvil de competición impulsado por energía eólica. El Tesla T1 está pensado para competir en Le Mans en 2030 movido por la fuerza del viento.

Los estudiantes han mostrado una primera imagen de este espectacular vehículo que promete datos de infarto. Aseguran que el coche podría alcanzar los 410 km/h de velocidad punta y que contaría con una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 2,5 segundos. El bólido estaría movido por un motor de 1.341 CV de potencia y una longitud total de 4,72 metros.

Pero no todo es velocidad, los estudiantes han pensado en todas las fases de la marcha desde parado hasta que alcance los datos anteriores. El prototipo contaría con una batería eléctrica que serviría para poner el coche en marcha, una vez ahí, el aire generado en el propio movimiento del coche sería el responsable de continuar aumentando la aceleración del mismo.

Además, se han preocupado de que el automóvil pueda moverse con facilidad, para lo que han diseñado un “sistema de eje dinámico”, el cual permitiría al automóvil girar de manera más eficiente, obteniendo un paso por curva más rápido y moverse con agilidad por cerrados que sean los virajes.

La turbina vertical de Gorlov

Para conseguir todo esto, los estudiantes han planteado el uso de una turbina vertical de Gorlov. Este sistema utilizaría una pequeña turbina en cada una de las ruedas del prototipo. El aire generado por ellas es conducido a una quinta turbina central que aprovecharía todo ese aire para convertirlo en energía eléctrica con la que mover el vehículo.

En el diseño del proyecto, las turbinas estarían impresas en 3D por medio de aerogel y se situarían en el interior de una llanta de magnesio de alta resistencia. Para soportar la aceleración y el estrés al que se someterían los neumáticos, se ha pensado que éstos sean de grafeno.

El proyecto forma parte del Michelin Challenge Design, un concurso realizado por la firma francesa en colaboración con Tesla para idear un coche del futuro que pudiera competir en la mítica carrera de resistencia. La imagen es de Omar Alfarra, uno de los estudiantes del equipo que evolucionó el proyecto hasta encontrar su propio diseño. 

También te puede interesar:

Tesla abre en su primera tienda en Barcelona

Un diseñador español crea un Tesla superdeportivo

Elextra, el superdeportivo que pondrá en aprietos a Tesla

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...