El terror de los conductores en la ITV: el fallo por el que suspenden 1 millón de coches

Aunque no es el error más frecuente en las ITV españolas, sí que es el que puede deparar una reparación más costosa después del endurecimiento que han sufrido en los últimos años.
Adrián Lois
El terror de los conductores en la ITV: el fallo por el que suspenden 1 millón de coches
El terror de los conductores en la ITV: el fallo por el que suspenden 1 millón de coches

Pasar la ITV en España es un proceso que, desde hace un par de años, se ha complicado para muchos conductores. A la espera de conocer datos del 2019, el año anterior, en 2018, 4,3 millones de coches fueron rechazados en su primera visita a la ITV, lo que supuso un 20,9 por ciento del total de examinados. Todos ellos tenían al menos una deficiencia grave que les llevó a no pasar el examen. ¿Por qué tantos suspensos?

Publicidad

Primero, porque las medidas de control en las propias estaciones se han endurecido, especialmente en el tema de las emisiones contaminantes. Segundo, porque el parque automovilístico español sigue siendo muy viejo y eso se nota a la hora de tener que pasar las cada vez más restrictivas pruebas para aprobar. Y tercero, porque dichos controles son más exhaustivos y pueden cazar con mayor facilidad posibles usos fraudulentos o indebidos del vehículo (reprogramaciones del motor no homologadas, por ejemplo).

El terror de los conductores en la ITV: el fallo por el que suspenden 1 millón de coches

Emisiones contaminantes: reparaciones nada baratas

De estos más de 4 millones de coches rechazados, más de 1 millón (1.355.508, concretamente) fue debido a que no cumplían con los límites de emisiones contaminantes. Especialmente mal lo han pasado también los vehículos Euro 5 y Euro 6, a los cuales se ha accedido directamente a la centralita. Todos estos coches con el suspenso bajo el brazo tuvieron la obligación de acudir a la ITV en un plazo de dos meses, pudiendo solo desplazarse hacia el taller y de vuelta a la estación.

¿Qué puede suponer suspender en el control de emisiones de la ITV? Tres casos son los habituales y que pueden suponer diferentes soluciones y, como verás, diferentes presupuestos, aunque ya os adelantamos que la mayoría suelen venir por descuidos en el mantenimiento o por un uso indebido del vehículo:

  • Por ejemplo, puede bastar con cambiar los filtros: estos pueden haberse colmatado y tendremos que cambiarlos, por lo que por poco más de 50 euros deberíamos tener el problema resuelto.

  • El suspenso puede venir provocado por problemas en la válvula EGR: este sistema reconduce los gases que salen del motor para “reciclarlos” y volver a introducirlos en la admisión, de forma que se vuelvan a quemar y se generen menos partículas NOx. Esta válvula suele estar abierta siempre que el coche esté ya caliente y se mueva a bajas vueltas; cuando necesita más potencia, la válvula se cierra y usa aire frío, que cuenta con más partículas oxígeno para desarrollar esa mayor fuerza. ¿El arreglo? Unos 300 euros.

Publicidad
  • Si el fallo viene de los inyectores, entonces ponte a temblar. Hay conductores que usan productos de limpieza que, al mezclarse con el combustible, pueden eliminar posibles partículas que provocan el mal funcionamiento de estos. Si los inyectores funcionan de forma indebida, puede provocar que su tarea de suministrar combustible en el cilindro en la cantidad adecuada sea errónea, inyectando más cantidad de la necesaria y, a su vez, incrementando el consumo y la cantidad de sustancias contaminantes. Una avería de este calibre, superando la cantidad de dos inyectores o más a sustituir, puede ser superior a los 500 euros en el taller.

El terror de los conductores en la ITV: el fallo por el que suspenden 1 millón de coches

Causas y otros fallos habituales en las ITV

Muchos de estos fallos se dan, especialmente, en los coches con motor diésel. Cuando decíamos antes lo del uso indebido, nos referimos a los diésel que salen poco a carretera abierta. Si circulamos permanentemente a bajas revoluciones y no llevamos el motor “alegre” con cierta frecuencia, se irá formando una carbonilla en los conductos principales y los taponará. Por ejemplo, en la propia válvula EGR o en los conductos de los más modernos sistemas de eliminación de residuos, como los filtros antipartículas. En el caso de los inyectores, suele estar más asociado con los vehículos más antiguos.

Publicidad

En 2018, los fallos en la ITV por las emisiones contaminantes supusieron el 16,2 por ciento del total de los suspensos, por detrás del alumbrado (24,9 por ciento) y de los problemas en los ejes, neumáticos y suspensiones (20,1 por ciento de los suspensos). En cuarta posición se situaron los fallos en el sistema de frenos, representando el 13,3 por ciento del total.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Volvemos a viajar, dejamos atrás el confinamiento para movernos ya por fin entre prov...

La conciencia social, el ahorro, las medidas políticas aplicadas y la confianza en un...

Ciudades inteligentes, movilidad sostenible, coches y conductores conectados… ¿Y el c...

Eficiencia antes, durante y después. Un coche ecológico no puede ser denominado así ú...

El Land Rover Discovery Sport se convirtió en el aliado perfecto para nuestra Aventur...

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...