Tecnología A4

La gran apuesta de Audi para su nuevo A4 es el refinamiento tecnológico. Gracias a modificaciones en los sistemas ya existentes en el anterior A4, a la inclusión de otros provenientes de modelos Audi superiores y de otros equipos que el A4 se encarga de estrenar, se eliminan posibles errores en la conducción y se consigue disfrute y seguridad. Te mostramos en vídeo su funcionamiento.
-
Tecnología A4
Tecnología A4

El Audi A4 resulta fácil de conducir, suave de funcionamiento, preciso y seguro en los trazados y firme en el paso por curva. Te contamos todas sus características y nuestras impresiones de conducción en la prueba que publicamos hace unos meses (puedes acceder a ella pulsando en el enlace que te ofrecemos a la derecha de estas líneas).

Ahora, el nuevo A4 ya está a la venta y estos días hemos tenido la oportunidad de volverlo a conducir y de publicar una serie de vídeos que explican los porqués de su refinamiento. Los sistemas de asistencia que te detallamos a continuación son opcionales, ya que en su mayoría proceden del segmento de lujo; la próxima batalla será conseguir que integren el equipamiento de serie, porque la seguridad en la conducción –el objetivo único o parcial de todos ellos- no debe ser un lujo.

Estas asistencias a la conducción son capaces de visualizar parte del entorno del vehículo y, a partir de los datos recopilados, tomar las decisiones correctas y actuar en consecuencia, proporcionando relajación y seguridad al conductor. Para los portavoces de Audi, “el objetivo es restar trabajo al conductor sin quitarle responsabilidad”.

ACC son las siglas de Adaptive Cruise Control o “control de crucero adaptativo”. Regula la velocidad previamente seleccionada teniendo en cuenta la distancia de seguridad con respecto al vehículo precedente. Cuando se activa esta función, un radar en el frontal interactúa ante vehículos situados por delante del nuestro a una distancia de hasta 180 metros. Si la distancia de seguridad se reduce, el sistema lo detecta y actúa sobre el freno, adaptando nuestra velocidad para mantener la separación. El intervalo de tiempo respecto al vehículo precedente, el margen en que nos sentimos seguros dejando conducir a la máquina, puede ajustarse en cuatro tramos entre 1 y 2,3 segundos.

La función del ACC se puede anular pisando el acelerador, pero el sistema permanece activo y vuelve a regular de nuevo la velocidad y la distancia predeterminadas. En cambio, si se pisa el freno, el control se desactiva.

El sensor de radar del ACC sirve también para una función de seguridad adicional: el ABG o “Audi Braking Guard”. Si se va a producir una colisión por alcance con el vehículo precedente, el sistema avisa al conductor con un pitido y una luz en el cuadro de instrumentos; además, el ESP se prepara para actuar. Si el conductor no reacciona, el sistema presiona el sistema de frenos –en principio, con una reducción mínima de la velocidad- de forma brusca para que el piloto lo perciba. Cuando éste reacciona y frena, aunque sea de forma indecisa, el A4 realizará una frenada de máxima intensidad sirviéndose del asistente de frenado hidráulico.

Orienta el haz de luz de los faros en las curvas. Se combina con los faros de xenón plus para configurar un sistema que regula de forma dinámica el alcance de las luces en las curvas: a partir de 120 km/h, el haz de luz se eleva para conseguir una mayor visibilidad.

¿Quieres entenderlo mejor? No te pierdas el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas.

Facilita el cambio de carril en maniobras de adelantamiento para evitar el riesgo de que el conductor no haya visto que otro vehículo que circula detrás de él también va a adelantar. Funciona gracias a dos sensores de radar situados en el parachoques trasero, que “barren” en un radio de 50 metros el espacio lateral y trasero alrededor del A4.

Cuando otro vehículo se acerca a gran velocidad desde atrás o circula aproximadamente a la misma velocidad que el nuestro en una zona crítica, se enciende un led anaranjado en la carcasa del retrovisor izquierdo o derecho (dependiendo de por qué lado se aproxime el otro coche) y “flashea” si iniciamos una maniobra lateral que puede acabar en colisión, con más luminosidad cuanto mayor sea la luz ambiental, de forma que el conductor lo perciba claramente. El sistema se activa a partir de 60 km/h, por lo que no interfiere en la conducción urbana y resulta invisible al resto de los ocupantes del vehículo.

¿Quieres entenderlo mejor? No te pierdas el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas.

Avisa al conductor cuando el sistema entiende que éste está abandonando su carril de forma involuntaria y puede provocar una colisión o salirse de la vía. Se activa a partir de 65 km/h gracias a una cámara ubicada sobre el retrovisor interior, que vigila la vía que se abre por delante del A4 con un alcance de 60 metros y un ángulo de 40 grados. Un ordenador situado también en la carcasa del retrovisor detecta la señalización horizontal de la calzada y así, si el conductor pisa una de esas líneas sin accionar el intermitente, se produce una vibración en el volante, cuya intensidad, por cierto, es configurable en tres niveles. El sistema no funciona si la velocidad es baja o si las líneas de la calzada no se detectan correctamente.

¿Quieres entenderlo mejor? No te pierdas el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas.

Este tipo de dirección es capaz de modificar la desmultiplicación de forma continua en función de la velocidad y del tipo de conducción que se haya elegido en el sistema Audi Drive Select: deportiva, confortable o automática. Integrado en la columna de dirección, el sistema consta de un motor eléctrico y de un engranaje especial compacto y muy ligero capaz de transmitir pares de fuerza muy elevados.

En parado y al realizar maniobras a baja velocidad, la dirección dinámica funciona con elevada asistencia para que el conductor no tenga que hacer ningún esfuerzo para mover el volante y actúa de forma muy directa (la especial aportación del sistema frente al convencional) sólo dos vueltas para girar de tope a tope. Circulando, por ejemplo, por autopista, la desmultiplicación es menos directa (4 vueltas) y la servoasistencia, más reducida.

¿Quieres entenderlo mejor? No te pierdas el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas.

En realidad, no se trata de un sistema, sino de tres. El más básico señaliza la distancia a un obstáculo en la parte trasera del Audi A4 de forma acústica; la segunda versión proporciona indicaciones ópticas tanto de la zona delantera como de la trasera del modelo, gracias a ocho sensores colocados en los parachoques.

El más avanzado integra una cámara montada en el portón del maletero. Incorpora una lente de tipo “ojo de pez” con un ángulo de 130 grados que envía imágenes de la parte trasera al monitor del salpicadero, indicando además al conductor, por medio de líneas en pantalla, las maniobras que tiene que realizar para aparcar correctamente. Por ejemplo, al aparcar marcha atrás en batería, las líneas de color naranja indican la trayectoria. Al aparcar en línea, las superficies de color azul indican el espacio que necesita el A4 y las líneas marcan las maniobras de giro que hay que hacer para estacionar el coche en dicho espacio.

¿Quieres entenderlo mejor? No te pierdas el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas.

Se trata de un sistema de distribución variable que logra un óptimo llenado de las cámaras de combustión de los cilindros gracias a una mejora de rendimiento: baja así el consumo y aumenta la prestación. Modifica la alzada de las válvulas de admisión en dos fases para regular la cantidad de aire aspirado por el cilindro y facilita así la mezcla óptima de aire y combustible. Audi utiliza una serie de casquillos cilíndricos desplazables sobre el árbol de levas de admisión, con dos levas de perfiles diferentes que proporcionan una mayor o menor elevación de las válvulas. Así, cuando el motor gira con un régimen y carga altos, se seleccionan las levas que proporcionan mayor elevación; para medio y bajo régimen entran en juego las levas con menos alzada. De este modo se consigue variar la forma en que el aire entra en los conductos de admisión, generando la turbulencia óptima para efectuar la combustión o bien privilegiando el llenado.

¿Quieres entenderlo mejor? No te pierdas el vídeo que tienes a la derecha de estas líneas.

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...