Los taxistas, en pie de guerra

No sólo de problemas por la M-30 vive el madrileño. Al conflicto en materia de tráfico provocado por dichas obras, se suma ahora otro nuevo: las máquinas de prepago con las que el Ayuntamiento pretende optimizar y sanear la imagen del sector del taxi. Esta medida podría afectar tanto a profesionales como a usuarios. El tránsito urbano se complica y no por el tráfico.
-
Los taxistas, en pie de guerra
Los taxistas, en pie de guerra

El tráfico está convulso en Madrid. A las ya consabidas obras de remodelación de la ciudad se le han ido sumando innumerables daños “colaterales” hasta convertir el transporte –público o privado- en un conflicto que afecta a todo aquel que quiera desplazarse por el área metropolitana de la capital.

La última, la polémica que mantiene enfrentado al Ayuntamiento con el sector del taxi. O viceversa. Y es que la implantación de las discutidas máquinas prepago para coger un taxi –la nueva modalidad de pago que el consistorio quiere implantar en la ciudad con el objeto de sanear un servicio propenso, según aseguran, a la pequeña estafa- continúa en el aire mientras las dudas y las reservas asolan a los profesionales.

De ese modo, si el anuncio de la colocación de estas máquinas prepago estaba previsto para hace año y medio, la prueba experimental (que iba a ser en la terminal internacional de Barajas durante el mes de diciembre) todavía no ha tenido lugar.

El borrador de la idea, dividir la ciudad por sectores ya tarificados por una cantidad económica fija. El usuario adquiriría, en una máquina expendedora de “hojas de ruta”, su ticket correspondiente previo pago y una copia de éste le sería entregada al taxista quien, por su cuenta, iría a cobrarlo a un banco una semana después. El novedoso proyecto, según el Ayuntamiento, evitaría las pequeñas estafas de las que son víctimas los turistas o aquellos usuarios que, simplemente, no conocen bien la ciudad.

Miles de motoristas se concentraron el sábado en el Paseo de la Castellana a lomos de sus “dos ruedas” para exigir que se quiten de las carreteras unos elementos que “mutilan y matan” a cientos de motoristas anualmente: los guardarraíles. A la protesta se sumaron, en diversas concentraciones, las ciudades de Granada, Zaragoza y A Coruña.

Pero la polémica no sólo viene provocada por esta nueva medida sino, entre otras, porque a día de hoy ni la Federación del Taxi ni la mayoritaria asociación de este sector, La Gremial, conocen aún más que un borrador de un proyecto que no termina de concretarse desde que, el pasado mes de abril, se iniciase su gestión. A esto, cabe añadirle las preguntas que desde dicho sector ya se están alzando en voz alta: ¿Qué ocurrirá cuando el usuario elija cambiar la ruta una vez iniciada la carrera? ¿Y si son varios los usuarios y cada uno tiene un destino diferente? Unos y otros se oponen frontalmente y al menos uno de ellos, la Federación del Taxi, anuncia movilizaciones.

Mientras, en la Ciudad Condal, y desde el pasado sábado, el taxi ha subido sus tarifas en torno a un 6,9 por ciento. Así, la entrada en vigor de estos nuevos importes implican que, en la tarifa diurna (T-2), la bajada de bandera pase de 1,30€ a 1,45€; en la nocturna, T-1, pasa de 1,40€ a 1,55€, y el kilómetro recorrido se fija en 0,78€ durante el día y en 1€ durante la noche. La hora de espera se queda en 16,95€ y 17,42€ para las T-2 y T-1, respectivamente. Y en cuanto a la carrera mínima de salida del aeropuerto es de 12,30€.

El recuerdo del bueno de Francisco de Goya, el pintor, que descansaba apaciblemente frente a una de sus obras insignes, la capilla de la ermita de San Antonio de la Florida, ha sido el último afectado por el efecto las titánicas obras de la M-30. Y es que su estatua ha tenido que ser desmontada debido a las obras en un colector y, mientras tanto, descansará en un almacén municipal, algo que el PSOE ha calificado como un “auténtico atropello al patrimonio cultural”.

Por su parte, el grupo socialista continúa la lucha para mejorar el tráfico en lo que un día retratara Francisco de Goya: la villa de Madrid. Con Trinidad Jiménez a la cabeza, el PSOE reclama un decálogo de medidas que mejore el tránsito. Entre ellas, la incorporación del sector del taxi al Consorcio Regional de Transportes, ya que “no se puede dejar de lado a un sector que soporta todos los inconvenientes del tráfico y carece de ninguna de las ventajas de ser transporte público”, aseguran. Jiménez también reclama la ampliación de la flota de autobuses de la EMT en un 10 por ciento así como la creación de una red de microbuses en el distrito Centro y separar el carril bus con una acera. Igualmente, contempla la construcción de aparcamientos disuasorios en el entorno de la M-40 que estén conectados al metro y abrir carriles para los vehículos no motorizados.

A juicio de Trinidad Jiménez, poner en marcha estas iniciativas no costaría más de 120 millones de euros, el tres por ciento de lo que cuestan las obras de la M-30.

Por su parte, el concejal socialista Manuel García-Hierro apuntó un tajante “ya está bien”, en referencia al hecho de que en los últimos seis años las tarifas del transporte público se hayan incrementado en un 30 por ciento.

El borrador de dicho proyecto, de 31 folios, no sólo prevé 21 tarifas diferentes -de 10 a 54 euros- para los 154 barrios y municipios que abarcan el área de trabajo de un taxista sino que, además, viene acompañado de una serie de medidas “cívicas y éticas”. Así, estos profesionales deberán tener aseada e impoluta tanto su imagen (incluso podrían llevar uniforme) como su vehículo. También deberán guardar la máxima “compostura, educación y cortesía” ante el cliente, quien, por su por su parte, ganará en derechos. De ese modo, el usuario podrá exigir al taxista que cargue y descargue el equipaje sin el abono de una cantidad adicional ninguna, que ponga la calefacción o el aire acondicionado si así lo cree conveniente o incluso que deje de fumar independientemente de lo que indique la pegatina. Asimismo, los taxistas deberán llevar un móvil con batería y saldo suficiente (que no cobrarán al usuario en caso de que, por ejemplo, ocurra una avería y tengan que solicitar refuerzo) y un portaequipajes extra si su maletero es insuficiente.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...