Talleres: la escala necesaria

En España hay más de 51.200 talleres de reparación de vehículos. Ahora, con los cambios legales que ha preparado la Unión Europea, el panorama cambia radicalmente para estas empresas. Su gran reto es afrontar estas transformaciones sin que su servicio pierda calidad. Así lo harán.
-
Talleres: la escala necesaria

Europa cambia el panorama
La posibilidad de que existan concesionarios oficiales sin taller de reparación es, a primera vista, la novedad más importante que traerá la nueva legislación europea. Sin embargo, a poco que se escarba bajo la turba del texto legal aparecen grandes "tesoros" para los consumidores. De hecho, las asociaciones de talleres y recambistas fueron las que más celebraron el advenimiento de este reglamento europeo.

Así, la posibilidad de que los concesionarios subcontraten sus actividades a talleres independientes dará como resultado la aparición de más empresas de este tipo. Como es sabido, cuanto más crece la oferta, más bajan los precios, con lo que se espera un abaratamiento de las reparaciones a escala europea.

Además, para hacerse con una de estas subcontrataciones, los talleres libres tendrán que acreditar unos niveles de calidad similares al menos a los de sus competidores oficiales. Esto supone que cumplan con los baremos de excelencia marcados por los fabricantes. De ser así, la nota media de nuestra red de talleres subirá varios enteros. Sin embargo, a estos argumentos les salen enseguida objeciones. El propio José Antonio Torres, presidente de Asetra, decía hace medio año que los cambios no serán tan radicales, pues cualquier reparador que quiera optar a uno de estos subcontratos deberá estar en cierto modo "autorizado por el fabricante". Entre líneas se entiende que no habrá muchos casos de subcontratación, pues los concesionarios no querrán desprenderse del lucrativo negocio de la reparación. Como dicen otras fuentes del sector, "todo cambiará para que nada cambie".

Adentrándonos más en la propia tarea de reparación, sí habrá cambios tangibles e inmediatos. Para empezar, cualquier taller, por recóndito y mínimo que sea, tendrá garantizado el acceso a la información técnica de todos los modelos del mercado. Hasta ahora, las marcas reservaban estos datos para sus talleres oficiales. Se espera que el acceso de todos los actores del mercado a estos cuadernos técnicos mejore la calidad de las reparaciones y permita también la aparición de más talleres.

Por último, hay un apartado por el que se ha peleado duramente y que finalmente ha favorecido a los más "débiles" de la batalla. Se trata de la consideración de "pieza original". Hasta ahora, cuando uno iba a un taller oficial a cambiar, por ejemplo, la bomba del agua, lo habitual era que le colocasen una con la marca de su coche. La inmensa mayoría de los usuarios cree que los fabricantes de vehículos producen casi todas las piezas que montan, cuando, en realidad, se limitan a ensamblarlas. Según datos aportados por ECAR-España, un grupo de trabajo que reúne a recambistas y productores de componentes, un promedio del 83 por ciento de las piezas que lleva un coche son aportadas por proveedores externos. Es decir, los fabricantes colocaban esa bomba de agua con sus propios adhesivos y logotipos cuando deberían ir los distintivos del auténtico productor, sea Bosch, Siemens, Valeo...

Esta batalla ha terminado favoreciendo a los proveedores y, por ende, a los usuarios. Ahora, la ley califica de "original" a la pieza procedente de suministradores que sirven componentes a las marcas automovilísticas y que respetan los estándares de calidad que éstas fijan. Además, queda claro que el adjetivo "original" puede ser empleado tanto por fabricantes de coches como por proveedores cuando destinen sus productos al mercado alternativo. Es decir, ya no hará falta comprar el recambio a la marca (con su sobreprecio) sino que se considerará original el que se compre directamente al proveedor (o a un distribuidor) sin que esto suponga vulneración alguna de la garantía del vehículo. Es de esperar que los precios de los recambios bajen.

De antemano, la legislación ampara más a talleres y a consumidores. Habrán de pasar unos años para que veamos sus efectos reales. En Europa, los principales observadores se han apresurado a vaticinar un aumento del tamaño de los talleres y un descenso en su número (pese a que la Comisión Europea prometió que se triplicaría la red). También se producirán muchas integraciones en grandes grupos de distribución, de recambios, franquicias...

Un reciente estudio de la consultora Adviser GmbH advierte del peligro que se cierne sobre los talleres rurales, más desprotegidos ante estos cambios por su menor volumen de negocio. La empresa de prospección de mercado augura el cierre de muchos de ellos.

Pero lo que todas las fuentes tienen claro es que aquellos talleres que sobrevivan a este tiempo de cambios serán más fuertes y darán un servicio mucho mejor y a precios más

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...