Publicidad

Los sueldos de los jefes

Los hay para todos los gustos. Galácticos y más mundanos. Los emolumentos de los máximos mandatarios de las principales firmas automovilísticas del planeta fluctúan casi tanto como las acciones de las compañías que representan. Ingresan dinero por doquier.
-
Los sueldos de los jefes
Los sueldos de los jefes

Pese a los 9,3 millones de euros de pérdidas registradas por el constructor norteamericano Ford en 2006, su nuevo director general, Alan Mulally, en cuatro meses de trabajo –entró en la compañía después del verano- cobró 29,1 millones de euros. Ya buceando en estas grandes cifras vemos que el sueldo en sí de Mulally ha supuesto 491.780 euros, que se complementan, y de qué manera, por una prima de 13,6 millones de euros –8,1 millones para compensar su salida de Boeing-, otros 14,4 millones de euros en stock options y 246.770 euros de gastos de mantenimiento y alojamiento.

El presidente de Ford America, Mark Fields, se quedó en 2006 con unos más “humildes” ingresos de algo más de 8 millones de euros –con un salario de 922.399 euros-. Por el contrario, el presidente, Bill Ford, no ha recibido ninguna remuneración ya que decidió negarse a percibir nada hasta que la compañía entrase en números negros.

En el caso de DaimlerChrysler, su cúpula directiva percibió el año pasado 20,53 millones de euros –una rebaja del 42 por ciento frente a 2005-. El presidente del consorcio automovilístico, Dieter Zetsche, percibió 5,09 millones de euros, mientras que el presidente de Chrysler, Tom LaSorda recibía 2,4 millones de euros.

También hay que hacer mención a Toyota –su valor en bolsa es 13 veces mayor que el de General Motors- de la que sólo tenemos datos de los sueldos sin tener en cuenta primas. En el ejercicio fiscal de marzo de 2005 a marzo de 2006, los 27 directivos más importantes se repartieron “sólo” 6,45 millones de euros –6,44 millones de euros en el ejercicio anterior-.

Y, en cuanto a General Motors, este año los directivos no recibirán primas en efectivo, por segundo año consecutivo, al continuar la compañía sin beneficios. En 2006 el fabricante de automóviles perdió 1,4 millones de euros. Es más, Rick Wagoner, presidente ejecutivo, recortó voluntariamente un 25 por ciento de su salario básico mensual para apoyar el plan de reestructuración del grupo. Desde el pasado 1 de marzo su suelo base pasa de 1,63 a 1,22 millones de euros. Sus principales escuderos, Bob Lutz, jefe de producto, y Fritz Henderson, director financiero, también aceptaron descuentos del 15 por ciento en sus sueldos, lo que redujo sus salarios base a 976.800 euros al año en cada caso.

Tampoco el capítulo de indemnizaciones de máximos mandatarios que abandonan marcas está mal pagado. ¿El último ejemplo? En Volkswagen AG, su anterior presidente, Bernd Pischetsrieder, cobrará dos millones de euros anuales hasta 2012, mientras que el expresidente de la marca VW, Wolfgang Bernhard, recibió seis millones de euros tras ser despedido a finales de año. Esto se añade a los sueldos que recibieron el pasado ejercicio que fue de 3,53 millones de euros para Pischetsrieder y 3,1 millones de euros para Bernhard. Martin Winterkorn, el nuevo presidente de VW AG, y presidente de Audi, el pasado año ganó 1,93 millones de euros al mando de la compañía de los cuatro aros.

Si quieres conocer más sobre los grandes capos de la industria del automóvil, sus manías, sus gustos, excentricidades… te mostramos cómo son sus vidas.