Publicidad

Sube la mortalidad en Cataluña un 14%

La mortalidad por accidentes de tráfico ha subido un 14 por ciento en el inicio de este 2011, al pasar de 35 a 40 fallecidos entre enero y mediados de marzo de un año a otro, según datos del Servicio Catalán del Tráfico.
-
Sube la mortalidad en Cataluña un 14%
Sube la mortalidad en Cataluña un 14%

En concreto, en lo que llevamos de año la mortalidad se ha disparado un 41,7 por ciento en las carreteras de Barcelona -al pasar de 12 a 17 fallecidos-, ha subido un 40 por ciento en las carreteras de Lleida -al pasar de 5 a 7 fallecidos- y ha subido un 11,1 por ciento en Tarragona -de 9 a 10-, mientras que ha bajado un 33 por ciento en Girona -se ha pasado de 9 a 6 fallecidos-.

No obstante, fuentes de Tráfico han precisado que estos datos no pueden ser tenidos en cuenta a la hora de marcar una tendencia, ya que se trata de un periodo corto de tiempo, lo que facilita por ejemplo que un accidente con cuatro muertos -como el que ocurrió ayer en Tarragona- pueda distorsionar las estadísticas.

En lo que llevamos de año, el mes de enero acabó con menos víctimas en la carretera que el año anterior (al pasar de 19 a 16), mientras que febrero experimentó un leve aumento, al pasar de 12 a 14 fallecidos.

Por su parte, durante la primera mitad de marzo ha habido diez víctimas mortales, cuando a estas alturas de mes del año pasado tan sólo habían fallecido cuatro personas en accidentes de tráfico. No obstante, el mes de marzo del año pasado acabó con veinte fallecidos en accidentes.

Pese al repunte de la mortalidad en este inicio de año, el número de fallecidos es aún un 42,5 por ciento inferior a la media del mismo periodo durante la última década y un 64,6 por ciento menor que la cifra de muertos del año 2000, que a estas alturas se situaba en 45 víctimas mortales.

El pasado año acabó con un descenso de la mortalidad del 8,9 por ciento en las carreteras catalanas, lo que permitió culminar la década con una reducción de las víctimas mortales del 60,6 por ciento con respecto al año 2000, cumpliendo así con creces el objetivo fijado por la Unión Europea de reducir en diez años en un 50 por ciento el número de fallecidos por accidentes de tráfico.