Subastas de automóviles

Comienza la puja por el automóvil más caro de la historia. El mejor postor se llevará un Auto Union Type D de 1939, un deportivo con el que Hitler quiso imponer su Tercer Reich en las carreras. Nos adentramos en el mundo de las subastas de coches: los más exclusivos, los más raros o aquellos que fueron conducidos por los más famosos... Todos están en venta.
-
Subastas de automóviles
Subastas de automóviles

Lo tiene todo para convertirse en el coche más caro jamás vendido: una historia truculenta, una imagen espectacular y la victoria del último Gran Premio que se celebró antes de la Segunda Guerra Mundial. El Type D, creado por Auto Union (la predecesora de Audi) en 1939, puede revolucionar el mundo de las subastas.

La prestigiosa casa Christie’s , famosa por ventas tan exclusivas como la de algunos objetos personales de Leonardo Da Vinci, realizará la subasta. Hablan de un precio de partida que superará los 12 millones de euros (¡casi 2.000 millones de las antiguas pesetas!) Ya lo han expuesto en Nueva York, pero la venta no se realizará hasta el próximo 12 de febrero en París (en el salón de clásicos Rétromobile). Las pujas prometen estar al rojo vivo.

Es una oportunidad única: sólo existen dos unidades del total de veinte que se crearon entre 1933 y 1939. El propio Hitler mandó construir este vehículo para que el nombre de Alemania resonara en todas las competiciones deportivas (para ello donó 500 mil marcos). Fue diseñado por el mismísmo Ferdinand Porsche y era un coche avanzadísimo para su época: utilizaba la carrocería similar al fuselaje de un avión y el piloto se sentaba en su interior (por primera vez delante del propulsor), incorporaba suspensión independiente a las cuatro ruedas. Su motor tenía tres litros de capacidad y alcanzaba los 297 km/h.

Desde la casa Christie’s se asegura que es “el abuelo de los actuales coches deportivos”. Sin embargo, es mucho más: el Type D se convirtió en una de esas míticas “flechas plateadas”, un coche que ha escrito sobre el asfalto la historia de la competición automovilística.

El Type D que se subasta (con chasis número 76011) posee una historia increíble. Era un ganador nato (ya tenía en sus vitrinas los grandes premios de Italia, de Gran Bretaña y de Francia). En 1939, el mismo día que Alemania invadía Polonia, esperaba en la parrilla de salida del Gran Premio de Belgrado. Enfrente, la escudería Mercedes. Hasta el último momento, muchos dudaban de que se disputara la carrera. Varios pilotos habían tenido problemas para acudir a la cita. Sin embargo, ésta arrancó y de qué manera: salidas de pista, accidentes, cambios de pilotos...

Era una época en que las carreras se disputaban en las calles, sobre adoquines y raíles de tranvía. El mítico Nuvolari logra la victoria con Auto Union y en la línea de meta salta la gran noticia: Inglaterra y Francia han declarado la guerra a Alemania. Había comenzado la Segunda Guerra Mundial y los grandes premios no se volvieron a disputar hasta 1947.

Aquí encontrarás los vídeos de esa trepidante carrera.

Después de la carrera de Belgrado, los monoplazas regresan a casa en tren, pero cruzar las fronteras no es sencillo. Auto Union guarda sus deportivos en la factoría de Zwickau, en la Alemania del Este. Cuando la URSS ganó la guerra, desmanteló las fábricas y se llevaron los vehículos como botín de guerra, entre ellos este Type D.

Los vehículos de Auto Union estuvieron ocultos durante más de 30 años en una mina de sal en los Urales. Muchos fueron despiezados para que los soviéticos pudieran copiar la tecnología alemana. Sin embargo, el Type D fue un superviviente. Un multimillonario norteamericano, Paul Karassik, obsesionado con los coches de más allá del telón de acero encontró su pista. Quedaban dos unidades intactas. Una de ellas, fue adquirida por Audi (la heredera de Auto Union); otra, la que ahora se subasta, fue restaurada por el propio Karassik.

En 1990 se vendió a un coleccionista asiático y, posteriormente, pasó a un coleccionista brasileño, que ahora la pone en venta. Y, para aquellos que duden de su buen estado, en 1994, lo pudimos ver rodar en el circuito alemán de Nürburgring.

La casa Christie’s espera batir el récord de las subastas de coches. Hasta ahora, el automóvil más caro vendido en puja fue un Bugatti Type 41 Royale Sports Coupé de 1931. Se subastó en 1987 y alcanzó un precio final de 8.170.500 euros.

La revista Forbes realizó hace unos años una lista de los coches subastados más caros. En tercer lugar, figuraba un Mercedes Benz 38/250 SSK, por el que se pagó 7,4 millones de dólares. También hay que destacar la venta en el año 2004 de un Bentley Speed Six por 5,1 millones de dólares (había ganado nada menos que cuatro Le Mans).

Más lejos de estos precios, pero más reciente, es la venta del Ford más antiguo que se conserva: un modelo A de 1903. Hace unas semanas, un abogado de Houston –John O’Quinn- pagó por él 63.000 dólares. Según declaró a Reuters, este coche será la principal atracción de un nuevo museo sobre la historia del automóvil que piensa inaugurar en breve.

Galería relacionada

Auto Union Type D

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...