Stop atropellos

Los atropellos son una epidemia en una sociedad como la nuestra. Es labor de todos (peatones, marcas y administraciones públicas) intentar reducirlos. Te contamos algunas de las iniciativas que ya se están desarrollando.
Autopista -
Stop atropellos
Stop atropellos

A pesar de que los fabricantes están redoblando sus esfuerzos para minimizar los daños que pueden ocasionar sus vehículos, el trabajo queda en nada si todos los usuarios de la vía, tanto los que van sobre ruedas como los que van a pie, no aportan su granito de arena.

Según un estudio realizado por el Instituto Mapfre para la Seguridad Vial, las medidas adoptadas, tanto por las administraciones públicas como por los fabricantes de coches, han logrado que en los últimos diez años se hayan reducido el número de muertes por atropello en zona urbana en un 20 por ciento. Este esfuerzo, aunque positivo, no es suficiente, pues las cifras de siniestralidad son mejorables. Los últimos datos con los que contamos pertenecen a 2004, año en el que perecieron atropelladas 652 personas, 319 de ellas en carretera y 333 en el ámbito urbano, en un total de 10.814 accidentes con víctimas.

Este informe demuestra que la mayoría de los atropellos que se producen en las ciudades son causados por una infracción que ha cometido el peatón. No utilizar los pasos específicos para ellos, irrumpir en la vía de manera antirreglamentaria y no respetar los semáforos son las faltas más habituales.

La velocidad del vehículo, según los informes de Tráfico, sólo tiene relación directa con el 7 por ciento de las colisiones, aunque sí es un factor decisivo a la hora de valorar los daños que se causan al atropellado. Una persona que es alcanzada a 64 km/h tiene un 85 por ciento de probabilidades de resultar muerta; a 48 km/h, la probabilidad baja al 45 por ciento, mientras que la tasa de mortalidad es sólo del 5 por ciento a 32 km/h. Igualmente, a mayor velocidad del automóvil menos probabilidad de que el conductor vea el peatón y de que tenga tiempo y espacio para detener el vehículo y evitar el impacto.

Lo que no es determinante, curiosamente, es la luminosidad de la zona donde ocurre la colisión, pues casi tres de cada cuatro accidentes con víctimas se producen en pleno día. Eso sí, el porcentaje mayor de muertes se produce por la noche en vías suficientemente iluminadas.

En las ciudades, los peatones piensan que los elementos viarios que mayor influencia tienen en la peligrosidad vial son los semáforos con fase verde insuficiente, lo que permite poco tiempo para cruzar, la escasez de pasos de peatones, y las aceras pequeñas. No obstante, los conductores lo perciben de manera diferente. Así, consideran como factores principales de peligrosidad la falta de medidas de seguridad para los peatones tales como vallas, la ausencia de medidas para la reducción de velocidad de los vehículos en la aproximación a los pasos de peatones y la mala visibilidad debido al estacionamiento indebido.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...