smart fortwo: radicalmente nuevo

Sigue siendo la miniaturización del utilitario más comprometido con la causa. Pero había que mejorar la seguridad, el confort y la dinámica, y estos objetivos han llevado a desarrollar una segunda generación fortwo menos pequeña para hacerlo más coche.
Autopista -
smart fortwo: radicalmente nuevo
smart fortwo: radicalmente nuevo

Los motores de gasolina (disponibles desde abril) son obra nueva encargada a Mitsubishi y mejoran notablemente el agrado de conducción de los nuevos smart. Siguen siendo compactos tricilíndricos pero se ha desechado la baja cilindrada de 0,7 litros anterior (fortalecidos por un turbo), por bloques de 1 litro, atmosféricos y turbo, con distribución variable en admisión. En todos los casos hay más potencia (escalones de 61, 71 y 84 CV, éste último turbo) y par, pero sobre todo aparece una respuesta más progresiva y elástica. El haber jubilado la anterior caja de cambios manual robotizada sin pedal de embrague de 6 velocidades por una 5 no es más que una mejor adaptación a lo que hay ahora.

Sólo hemos podido conducir la versión de 84 CV y en carretera, el smart es un rápido misil hasta su velocidad máxima que garantiza seguras maniobras de adelantamiento. Los cambios de marchas no se suceden como antes, ni en cantidad ni en lentitud. En este sentido, Getrag ha desarrollado una nueva caja que acorta los tiempos de los cambios de marchas y sobre todo en ciudad, dulcifica los incómodos tirones que aparecían en modo automático. Con un rango de utilización claramente más ancho que en la versión equivalente anterior, el nuevo motor de 84 CV gira de forma más desahogada, con muy buena respuesta y en ciudad resulta muy evidente la rotundidad del motor en marchas largas.

La versión Diesel llegará en junio y mantiene el mismo bloque de 0,8 litros de cilindrada que imaginamos ofrecerá una respuesta más sólida y agradable que el motor al que sustituye. Anuncia 45 CV, (4 más que antes con el mismo consumo medio de 3,4 l/100 km), y si sigue la línea del motor de gasolina que hemos probado, mucho se mejorará, porque o bien fruto de la insonorización o de la propia concepción de los motores, la rumorosidad mecánica es mucho menor.

El refinamiento también llega a un interior con una presentación más seria. El salpicadero adopta formas más convencionales y recibe materiales que transmiten más calidad. La versión Cabrio adopta una capota de accionamiento completamente eléctrica y luneta de cristal (antes PVC) y puede fijarse en cualquier posición y accionarse en marcha a cualquier velocidad. Los niveles de equipamiento se articularán en tres acabados, pure, pulse y passion, y ofrecerá opcionalmente el sistema stop-star en la versión Diesel. Incluso sobre esta, habrá una versión híbrida. Y en el polo opuesto, una versión Brabus de gasolina más potente.

Sobre todo ha ganado en agrado de conducción, no en vano es lo que más necesitaba. Mejora el tacto general del coche y la combinación de motores más grandes con una caja de cambios más evolucionada se adapta también mejor al uso urbano. Y aunque sigue siendo un excelente producto para calles, atascos y horas punta, su sofisticación conlleva un precio elevado con relación a sus únicas dos plazas.

Los motores de gasolina (disponibles desde abril) son obra nueva encargada a Mitsubishi y mejoran notablemente el agrado de conducción de los nuevos smart. Siguen siendo compactos tricilíndricos pero se ha desechado la baja cilindrada de 0,7 litros anterior (fortalecidos por un turbo), por bloques de 1 litro, atmosféricos y turbo, con distribución variable en admisión. En todos los casos hay más potencia (escalones de 61, 71 y 84 CV, éste último turbo) y par, pero sobre todo aparece una respuesta más progresiva y elástica. El haber jubilado la anterior caja de cambios manual robotizada sin pedal de embrague de 6 velocidades por una 5 no es más que una mejor adaptación a lo que hay ahora.

Sólo hemos podido conducir la versión de 84 CV y en carretera, el smart es un rápido misil hasta su velocidad máxima que garantiza seguras maniobras de adelantamiento. Los cambios de marchas no se suceden como antes, ni en cantidad ni en lentitud. En este sentido, Getrag ha desarrollado una nueva caja que acorta los tiempos de los cambios de marchas y sobre todo en ciudad, dulcifica los incómodos tirones que aparecían en modo automático. Con un rango de utilización claramente más ancho que en la versión equivalente anterior, el nuevo motor de 84 CV gira de forma más desahogada, con muy buena respuesta y en ciudad resulta muy evidente la rotundidad del motor en marchas largas.

La versión Diesel llegará en junio y mantiene el mismo bloque de 0,8 litros de cilindrada que imaginamos ofrecerá una respuesta más sólida y agradable que el motor al que sustituye. Anuncia 45 CV, (4 más que antes con el mismo consumo medio de 3,4 l/100 km), y si sigue la línea del motor de gasolina que hemos probado, mucho se mejorará, porque o bien fruto de la insonorización o de la propia concepción de los motores, la rumorosidad mecánica es mucho menor.

El refinamiento también llega a un interior con una presentación más seria. El salpicadero adopta formas más convencionales y recibe materiales que transmiten más calidad. La versión Cabrio adopta una capota de accionamiento completamente eléctrica y luneta de cristal (antes PVC) y puede fijarse en cualquier posición y accionarse en marcha a cualquier velocidad. Los niveles de equipamiento se articularán en tres acabados, pure, pulse y passion, y ofrecerá opcionalmente el sistema stop-star en la versión Diesel. Incluso sobre esta, habrá una versión híbrida. Y en el polo opuesto, una versión Brabus de gasolina más potente.

Sobre todo ha ganado en agrado de conducción, no en vano es lo que más necesitaba. Mejora el tacto general del coche y la combinación de motores más grandes con una caja de cambios más evolucionada se adapta también mejor al uso urbano. Y aunque sigue siendo un excelente producto para calles, atascos y horas punta, su sofisticación conlleva un precio elevado con relación a sus únicas dos plazas.

Los motores de gasolina (disponibles desde abril) son obra nueva encargada a Mitsubishi y mejoran notablemente el agrado de conducción de los nuevos smart. Siguen siendo compactos tricilíndricos pero se ha desechado la baja cilindrada de 0,7 litros anterior (fortalecidos por un turbo), por bloques de 1 litro, atmosféricos y turbo, con distribución variable en admisión. En todos los casos hay más potencia (escalones de 61, 71 y 84 CV, éste último turbo) y par, pero sobre todo aparece una respuesta más progresiva y elástica. El haber jubilado la anterior caja de cambios manual robotizada sin pedal de embrague de 6 velocidades por una 5 no es más que una mejor adaptación a lo que hay ahora.

Sólo hemos podido conducir la versión de 84 CV y en carretera, el smart es un rápido misil hasta su velocidad máxima que garantiza seguras maniobras de adelantamiento. Los cambios de marchas no se suceden como antes, ni en cantidad ni en lentitud. En este sentido, Getrag ha desarrollado una nueva caja que acorta los tiempos de los cambios de marchas y sobre todo en ciudad, dulcifica los incómodos tirones que aparecían en modo automático. Con un rango de utilización claramente más ancho que en la versión equivalente anterior, el nuevo motor de 84 CV gira de forma más desahogada, con muy buena respuesta y en ciudad resulta muy evidente la rotundidad del motor en marchas largas.

La versión Diesel llegará en junio y mantiene el mismo bloque de 0,8 litros de cilindrada que imaginamos ofrecerá una respuesta más sólida y agradable que el motor al que sustituye. Anuncia 45 CV, (4 más que antes con el mismo consumo medio de 3,4 l/100 km), y si sigue la línea del motor de gasolina que hemos probado, mucho se mejorará, porque o bien fruto de la insonorización o de la propia concepción de los motores, la rumorosidad mecánica es mucho menor.

El refinamiento también llega a un interior con una presentación más seria. El salpicadero adopta formas más convencionales y recibe materiales que transmiten más calidad. La versión Cabrio adopta una capota de accionamiento completamente eléctrica y luneta de cristal (antes PVC) y puede fijarse en cualquier posición y accionarse en marcha a cualquier velocidad. Los niveles de equipamiento se articularán en tres acabados, pure, pulse y passion, y ofrecerá opcionalmente el sistema stop-star en la versión Diesel. Incluso sobre esta, habrá una versión híbrida. Y en el polo opuesto, una versión Brabus de gasolina más potente.

Sobre todo ha ganado en agrado de conducción, no en vano es lo que más necesitaba. Mejora el tacto general del coche y la combinación de motores más grandes con una caja de cambios más evolucionada se adapta también mejor al uso urbano. Y aunque sigue siendo un excelente producto para calles, atascos y horas punta, su sofisticación conlleva un precio elevado con relación a sus únicas dos plazas.

Los motores de gasolina (disponibles desde abril) son obra nueva encargada a Mitsubishi y mejoran notablemente el agrado de conducción de los nuevos smart. Siguen siendo compactos tricilíndricos pero se ha desechado la baja cilindrada de 0,7 litros anterior (fortalecidos por un turbo), por bloques de 1 litro, atmosféricos y turbo, con distribución variable en admisión. En todos los casos hay más potencia (escalones de 61, 71 y 84 CV, éste último turbo) y par, pero sobre todo aparece una respuesta más progresiva y elástica. El haber jubilado la anterior caja de cambios manual robotizada sin pedal de embrague de 6 velocidades por una 5 no es más que una mejor adaptación a lo que hay ahora.

Sólo hemos podido conducir la versión de 84 CV y en carretera, el smart es un rápido misil hasta su velocidad máxima que garantiza seguras maniobras de adelantamiento. Los cambios de marchas no se suceden como antes, ni en cantidad ni en lentitud. En este sentido, Getrag ha desarrollado una nueva caja que acorta los tiempos de los cambios de marchas y sobre todo en ciudad, dulcifica los incómodos tirones que aparecían en modo automático. Con un rango de utilización claramente más ancho que en la versión equivalente anterior, el nuevo motor de 84 CV gira de forma más desahogada, con muy buena respuesta y en ciudad resulta muy evidente la rotundidad del motor en marchas largas.

La versión Diesel llegará en junio y mantiene el mismo bloque de 0,8 litros de cilindrada que imaginamos ofrecerá una respuesta más sólida y agradable que el motor al que sustituye. Anuncia 45 CV, (4 más que antes con el mismo consumo medio de 3,4 l/100 km), y si sigue la línea del motor de gasolina que hemos probado, mucho se mejorará, porque o bien fruto de la insonorización o de la propia concepción de los motores, la rumorosidad mecánica es mucho menor.

El refinamiento también llega a un interior con una presentación más seria. El salpicadero adopta formas más convencionales y recibe materiales que transmiten más calidad. La versión Cabrio adopta una capota de accionamiento completamente eléctrica y luneta de cristal (antes PVC) y puede fijarse en cualquier posición y accionarse en marcha a cualquier velocidad. Los niveles de equipamiento se articularán en tres acabados, pure, pulse y passion, y ofrecerá opcionalmente el sistema stop-star en la versión Diesel. Incluso sobre esta, habrá una versión híbrida. Y en el polo opuesto, una versión Brabus de gasolina más potente.

Sobre todo ha ganado en agrado de conducción, no en vano es lo que más necesitaba. Mejora el tacto general del coche y la combinación de motores más grandes con una caja de cambios más evolucionada se adapta también mejor al uso urbano. Y aunque sigue siendo un excelente producto para calles, atascos y horas punta, su sofisticación conlleva un precio elevado con relación a sus únicas dos plazas.

Galería relacionada

smartfortwo

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...