Sistemas antirrobo

De los 150.000 vehículos que se roban al año en España, uno de cada tres no se recupera nunca. Si no quieres engrosar esta lista, lee atentamente este reportaje. Te contamos lo que tienes que hacer antes para evitarlo y también las opciones que tienes después, cuando tu coche ha desparecido.
-
Sistemas antirrobo
Sistemas antirrobo

Por desgracia, las calles están plagadas de amigos de lo ajeno "sobradamente preparados". Antes de llevarte las manos a la cabeza, intenta evitarlo, o al menos no se lo pongas fácil. Por ejemplo, cuando conduzcas por zonas urbanas, lleva siempre las puertas y ventanas del coche cerradas y con el seguro activado. Así, evitarás que en una parada ante un semáforo, por ejemplo, algún caco "avispado" te dé un susto. Además, no debes dejar objetos de valor en el coche.

Ya sabemos que encontrar aparcamiento, sobre todo, en grandes ciudades es complicado, pero debes ser precavido. No dejes el coche en zonas oscuras o poco transitadas, donde los ladrones pueden tomarse su tiempo para hacer su "trabajo". Por supuesto, las llaves de tu coche siempre contigo, aunque salgas un momento para ir al cajero o echar gasolina.

Hay todo tipo de ladrones. Desde los más sofisticados a los más "cutres". Los más "profesionales" dirigen sus miras a los coches de lujo. El ladrón accede al interior del vehículo y le conecta una centralita diseñada especialmente para neutralizar el inmovilizador eléctronico de ese modelo en particular. Superado este obstáculo, basta con arrancar el coche con un "puente" y desaparecer. Este sofisticado sistema está sólo al alcance de mafias organizadas, que cuentan con expertos en eléctronica y contactos en las fábricas de coches que filtran la información necesaria.

También los hay muy ingeniosos: que utilizan trucos de todo tipo. Generalmente, tratan de engañar a la víctima para que abandone el coche momentáneamente sin llevarse las llaves y, antes de que se dé cuenta, largarse con su vehículo. Para ello, lo mismo vale un papel colocado en el parabrisas trasero, impidiendo la visibilidad, unas latas atadas que hagan ruido al circular o un pequeño golpe por detrás. Si el conductor pica y se baja a ver qué pasa, está perdido.

Pero los peores, sin duda, son los cacos que no dudan en usar la fuerza si lo consideran necesario. Actúan sobre todo para conseguir coches de lujo, difíciles de robar por otros métodos. Siguen al automóvil que les interesa y, cuando el dueño se baja del coche, se lo quitan "por las malas". De todas formas, si tu coche es antiguo, no te confíes, porque si no posee inmovilizador ni otros sistemas de seguridad, son presa fácil para cualqueir ladrón. Basta con forzar la cerradura y hacer un puente para arrancarlo. Por su escaso valor en el mercado, este tipo de coches se suele robar para "aprovecharlos" para otro delito (como un "alunizaje") o para darse una vuelta.

Despiste: ten cuidado con los despistes, porque te pueden salir caros. Si se llevan tu coche por un descuido, como dejarte las llaves puestas, o sustraen algo de valor del interior porque te has dejado las puertas o las ventanillas abiertas, la compañía de seguros no te pagará ni un euro. Al no utilizarse la fuerza se considera hurto, no robo, y el seguro no lo cubre.

Equipamiento opcional: si tu automóvil lleva muchas opciones, lo has "tuneado" tras la compra o has instalado un equipo de audio a la última, no te olvides de incluir en el seguro todos estos accesorios que no forman parte del equipamiento de serie. La prima te costará algo más, pero, en caso de robo, te indemnizarán por los extras.

— Algunas compañías de seguros como Mapfre, AXA o la Mutua Madrileña incluyen ya en sus pólizas la instalación gratuita o a precio especial del sistema de localización Detector para sus clientes de coches de lujo. Con las indemnizaciones que se ahorran por los coches recuperados, les compensa.

Estrellas hay para todos los gustos. No sólo se otorgan en las pruebas de choque de EuroNcap. También se valora la seguridad de los coches de cara a sufrir un robo. El NCSR (New Car Security Rating), perteneciente al instituto británico de investigación Thatcham, desde 2001 pone a prueba a casi todos los modelos que salen al mercado en Europa. Sus expertos en robo de coches someten a cada modelo a todo tipo de pruebas para valorar la resistencia que ofrece a los cacos, tanto al intentar robarlo como acceder al interior para llevarse algo. Los resultados de las pruebas se reflejan en una doble escala de una a cinco estrellas. Cuantas más tenga el coche, más difícil se lo pondrá a los cacos.

Dispositivos antirrobo
Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...