Sin problemas en el taller

¿Problemas en el taller? Pues será porque tú quieres, porque después de leer este reportaje, lo tendrás todo muy claro.
-
Sin problemas en el taller
Sin problemas en el taller

Cuando compramos un coche nuevo, sobreentendemos que es obligatorio hacer el mantenimiento en el taller oficial, pero no es así. Todavía hay mucha gente que desconoce que el Reglamento 1400/2002 de la Comunidad Europea recoge la posibilidad de realizar el mantenimiento de los vehículos que están en garantía fuera de los servicios oficiales de la marca sin perderla.

Los automovilistas tienen derecho a poder elegir desde el primer día dónde realizar el mantenimiento o reparación de su vehículo nuevo.

Ahora bien, la garantía del fabricante se pierde en el caso de que la reparación se haga en un taller independiente, y el trabajo realizado sea defectuoso.

Hay que tener en cuenta que todas las reparaciones realizadas en cualquier taller están garantizadas por un mínimo de tres meses o 2.000 kiómetros, a no ser que se establezca un periodo mayor. Las piezas nuevas, por su parte, han de tener dos años de garantía.

¿Qué diferencia existe entre la garantía legal y la garantía comercial de un vehículo? Pues que la garantía legal es un conjuto de derechos que la ley concede al consumidor. Se trata, pues, de derechos irrenunciables. La garantía comercial es un conjunto de beneficios que el vendedor o garante concede al consumidor adicionalmente a los derechos que la ley ya le otorga. Se trata, por tanto, de beneficios o condiciones adiconales que el vendedor o garante noe stá obligado a conceder pero que, por política comercial, desea otorgar al consumidor. Te aconsejamos que si te ofrecen este tipo de garantía comercial, conste por escrito. El criterio del Instituto Nacional de Consumo es que ambas garantías deben constar por escrito, tanto la legal como la comercial, aunque el Real Decreto legislativo 1/2007 sólo obliga a que se entregue por escrito las condiciones comerciales ofrecidas por voluntad del garante en la garantía comercial.

Si estabas pensando en renunciar a la garantía a cambio de un precio menor, te informamos de que sí puedes hacerlo siempre y cuando se trate de un vehículo usado. El plazo general de garantía establecido por ley es de dos años a contar desde el momento de la entrega del vehículo. No obstante, se permite que en el caso de usados este plazo se reduzca hasta un año. Eso sí, deberá pactarse previamente y deberá quedar recogido en el contrato de compraventa. Así, si el vendedor profesional vende el coche de segunda mano a un consumidor final, sin hacer ningún contrato ni otro documento escrito, o si el pacto contiene un plazo inferior a un año, dicho pacto sería nulo.

Otro punto que hay que tener en cuenta es quién paga los gastos de transporte del vehículo cuando se ha averiado, pues la normativa sobre garantías es clara a este respecto. La reparación y, en su caso, sustitución serán gratuitas para el consumidor y usuario. Dicha gratuidad comprenderá los gastos necesarios realizados para subsanar la falta de conformidad de los productos con el contrato, especialmente los gastos de envío, asi como los costes relacionados con la mano de obra y los materiales.

Talleres: tus derechos
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...