Si las normas se cumplen, hay buenos resultados

Las normas de tráfico no sirven para que se reduzcan los accidentes de circulación, si las autoridades no obligan a que se cumplan, según los resultados de un trabajo de la Agencia de Salud Publica de Barcelona.
-
Si las normas se cumplen, hay buenos resultados
Si las normas se cumplen, hay buenos resultados

Desde esta agencia se han analizado por primera vez los efectos sobre la mortalidad por accidente que tienen las políticas que regulan en cuestiones de tráfico, y los resultados sugieren un impacto positivo en algunos casos, como el uso obligatorio del casco, el límite al consumo de alcohol o de velocidad.

Destaca, sin embargo, que en casos como el uso del cinturón de seguridad no se evidencian estos beneficios, probablemente porque su uso se hizo de forma escalonada.

<

p> El trabajo analiza la mortalidad por accidentes de tráfico y constata que entre 1970 y 1989 se incrementó el número, y que a partir de ese momento empezó a bajar, aunque hubo un descenso en 1974 coincidiendo con la entrada en vigor de la velocidad máxima de conducción en 130 kilómetros.

<

p> En este mismo periodo, también se ve entre 1980 y 1983 una reducción de accidentes que coincide con la nueva limitación de la velocidad a 120 kilómetros y el uso obligatorio del casco en carretera.

<

p> En el descenso de accidentes que se percibe a partir de 1980, y en concreto entre 1992 y 1994, se plasma la obligatoriedad de usar el casco en todas las vías urbanas y la prohibición de conducir bajo los efectos del alcohol.

<

p> En 1992, recuerda este trabajo, se fijaron los limites máximos de alcohol, y dos años después, en 1994, se reguló el uso de espirómetros para medir el cumplimiento de esta norma.

<

p> Añade que este mismo año se hizo también obligatorio el uso de cinturones de seguridad en las vías urbanas y asientos posteriores, y que en 1994 se mejoró la seguridad de los vehículos con la puesta en marcha de los planes Renove y Prever.

<

p> Según este documento, la expansión económica de los años 1986-1989 y 1996-2001 provocó un importante crecimiento del parque de vehículos y un mayor acceso a la conducción de conductores noveles, lo que produjo un incremento del número de accidentes.

<

p> Por el contrario, el aumento del precio del carburante los años 1974 y 1979 supuso un descenso en los accidentes, porque bajó la circulación de vehículos.

<

p> Destaca además el informe de la Agencia de Salud Pública que la legislación sobre el uso del casco y el control de conducción bajo los efectos del alcohol en 1990 y 1992 constituyen un punto de inflexión, convirtiéndose en las políticas reguladoras de mayor impacto en la disminución de accidentes.

<

p> También bajaron las muertes de motoristas al ser obligatorio circular con la luz de cruce encendida desde 1981, y el uso del casco desde 1982, aunque esta tendencia cambió al permitirse la conducción de ciclomotores a adolescentes de 14 a 16 años.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...