Si conduces borracho, el seguro no te cubre

La Audiencia de Cantabria ha avalado la decisión de la aseguradora del Grupo Santander de no pagar a los herederos de un conductor que se mató en accidente de tráfico la indemnización que estaba prevista en su seguro de vida, por haberse acreditado que el fallecido circulaba bajo los efectos del alcohol.
-
Si conduces borracho, el seguro no te cubre
Si conduces borracho, el seguro no te cubre

Los padres del conductor –sus herederos legales– habían conseguido una sentencia de primera instancia que estimaba su demanda y que condenaba a la aseguradora a pagarles 100.800 euros, con un recargo del 20 por ciento anual si esa indemnización no era satisfecha antes de que se cumplieran dos años del accidente.

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Santander argumentaba en su sentencia que la cláusula del seguro de vida que excluía de la cobertura de la póliza a los accidentes de tráfico si el conductor se encontraba en estado de embriaguez era una "cláusula limitativa".

Eso implicaba, conforme marca la ley, que para ser válida tal limitación debería haber sido expresamente aceptada y firmada por el tomador del seguro, cosa que no había ocurrido en este supuesto. La sección cuarta de la Audiencia de Cantabria rechaza esos razonamientos, revoca la sentencia y absuelve a la aseguradora.

El tribunal recuerda a la juez de instancia que "la prohibición de conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas constituye una importante norma de orden público, destinada a prevenir importantes riesgos de pérdida de bienes propios y ajenos".

La sentencia de apelación razona que, si esa norma es de orden público, no cabe que quien la vulnera, ni tampoco sus herederos, obtenga "un aprovechamiento económico" como consecuencia de la infracción, ni tampoco "precisa ser incorporada a los contratos".

De hecho, añade, "el único supuesto" en el que cabría exigir una indemnización al seguro por un siniestro como el planteado en esta demanda es el que se produciría si el asegurado hubiera "pactado expresamente" con la aseguradora la cobertura de tal contingencia.

La Audiencia recuerda que, en este caso, la autopsia probó que cuando el conductor se salió de la calzada y se mató tenía una tasa de alcohol de 1,77 litros por litro de sangre, "muy por encima de la máxima permitida por el ordenamiento".

La titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Santander, María Dolores de los Ríos, ha condenado a la Consejería de Obras Públicas de Cantabria a indemnizar con 2.618 euros a una conductora que sufrió un accidente el 10 de noviembre de 2005 en la carretera autonómica CA-256 cuando su coche patinó sobre un reguero de gasóleo.

Según la juez, el riesgo que representa para los conductores una mancha de gasóleo derramado sobre la carretera es tan importante, que no resulta admisible que la administración encargada de mantener la vía en condiciones de seguridad tarde más de 30 minutos en detectarla y tomar las medidas oportunas.

El Gobierno cántabro alegaba en su descargo que su servicio de mantenimiento de carreteras actuó en cuanto le avisaron del problema que había en la CA-256, pero la juez entiende que su respuesta no se ajustó al "estándar de rendimiento" exigible de la administración, por lo que le declara responsable patrimonial del siniestro.

Tomando como referencia los atestados de la Guardia Civil y las declaraciones de otro conductor que sufrió un percance por el mismo motivo, la sentencia considera probado que esa mañana se produjeron varios accidentes en la carretera que comunica Ramales y La Gándara.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...