Publicidad

¡Ojo! Si tienes un accidente, tu seguro podría hasta triplicar su precio

Nuestra prima del seguro puede subir más de un 50 por ciento si damos varios partes en un año. Y lo peor es que los clientes no saben de estas penalizaciones, ya que las aseguradoras suelen ser poco transparentes en este aspecto. ¿Qué hay que tener en cuenta al contratar una póliza? Te lo contamos.
Alejandra Otero -
¡Ojo! Si tienes un accidente, tu seguro podría hasta triplicar su precio
¡Ojo! Si tienes un accidente, tu seguro podría hasta triplicar su precio

Contratas un seguro y, si no tienes ningún accidente, no pasa nada: incluso, en la mayoría de compañías, verás tu cuota bonificada cada año. Pero la cosa cambia radicalmente si tienes un accidente o sufres algún daño por el que tienes que dar un parte. Y cuando decimos radicalmente, queremos decir que la prima del seguro puede subir hasta un 60 por ciento.

 

La web Kelisto.es ha investigado hasta qué punto aumenta la prima en caso de sufrir un percance con el coche. Y, lo primero que llama la atención es que, según Kelisto.es, de las 16 aseguradoras consultadas, sólo cuatro han sido transparentes en lo que a su metodología de bonificaciones y penalizaciones se refiere: Allianz, Reale, Generali y Direct Seguros.

 

La prima puede hasta triplicarse…

Lo que más penaliza son los daños de responsabilidad civil: en el caso de Allianz, si damos tres partes de daños a terceros en un año, la prima pasa de 950 euros a 3.000 euros. Más de un 50 por ciento sobre el precio contratado. La que menos penaliza en este supuesto es Reale, que pasa de 950 a 1.300 euros, ‘únicamente’ encarece su pecio en 350 euros.

 

Por su parte, los partes de daños también elevarán el precio de nuestra cuota: si damos tres en un año en Direct Seguros pagaremos 1.500 euros respecto a los 950 euros que nos costaba el seguro primeramente. Como vemos, dar tres partes de daños nos supone 550 euros más.

 

Es importante señalar que este estudio se ha realizado sobre una póliza a todo riesgo y sin franquicia, la cual se elige para evitar sustos y tener cubierto prácticamente todo lo que ocurra. Por ello, es más cara. Esto significa que cualquier percance estará cubierto, sí, pero a un precio mayor del que la contratamos.

 

Las compañías aseguradoras sacan buena tajada con su sistema de penalizaciones: sólo en 2012, se contabilizaron en España más de nueve millones de partes, casi la mitad propios -47 por ciento-, mientras que a terceros sumaron el 24,3 por ciento del total.

 

A la lista negra

Da igual que nuestro historial hasta la fecha sea impecable: en el momento en el que sufrimos un accidente seremos penalizados. Es más, si los daños han sido de elevada cuantía, en concreto doblan lo que pagamos por la póliza al año, la aseguradora nos dará el adiós muy buenas cuando finalice el año.

 

Esto nos obligará a buscar otra aseguradora. El problema es que nuestro historial está registrado en el fichero SINCO y todas las entidades consultan dicho archivo en cuanto un cliente accede para contratar un seguro. Esto se traduce en que o no nos admitirán o nos impondrán una póliza de elevado coste.

 

Por esto mismo, si has dado tres partes y sabes que la compañía te elevará la prima al año siguiente, lo de optar por darte de baja y pasarte a otra aseguradora tampoco funciona: todo lo ocurrido en un periodo de cinco años queda registrado en el fichero SINCO.

 

Evita pagar de más

En un buen grueso de las aseguradoras las penalizaciones no vienen especificadas en el contrato: esta falta de transparencia nos dificultará a la hora de la elección de un seguro. No obstante, si se consulta están en su obligación de responderte.

 

-          Pregunta qué tipo de partes penalizan y cuáles no. En el caso de Mutua Madrileña, por ejemplo, se pueden dar hasta tres partes al año sin penalización, aunque en el caso de esta entidad no se distingue entre si es el asegurado o no el culpable del daño y, hay ciertos daños, que ocasionan varios partes.

 

-          Busca un seguro que penalice daños sobre la cobertura afectada y no sobre el precio total de la póliza. De esta

manera, la prima global no se verá afectada.

 

-          Cuando consultes sobre la ‘letra pequeña’, solicita que toda la información facilitada te la den por escrito: será tu prueba para reclamar en caso de que no se cumpla lo que estás contratando.

 

-          Siempre pregunta cuáles son los límites de las coberturas: ten en cuenta que si los sobrepasas no estarás cubierto y tendrás que asumir los gastos generados. Por ejemplo, de asistencia en carretera.