100 años al servicio del automovilista

El Real Automóvil Club de España (RACE) suscribió hace 100 años un compromiso con la sociedad española, para trabajar por el mundo del automovilismo y, sobre todo, con el fin de fomentar la seguridad vial. En este reportaje nos centraremos en su importante labor, cómo nació y se desarrolló.
-
100 años al servicio del automovilista
100 años al servicio del automovilista

Sin embargo, el RACE no es sólo un club de ayuda en carretera. Abarca mucho más. Realiza constantes esfuerzos en materia de seguridad vial –importantes son sus estudios acerca de la seguridad en las infraestructuras, la fiabilidad de los sistemas de retención infantil, la utilidad de los reposacabezas y los airbags o análisis de las consecuencias del alcohol al volante-, tiene una Escuela de Conducción y otra de Educación Vial, colabora con la Cátedra de Seguridad Vial de la Universidad Carlos III de Madrid, trabaja codo a codo con la Comisión Europea para realizar estudios acerca de movilidad y seguridad al volante y está presente en la Fundación Cultura RACE, cuyo objetivo primordial es el fomento del automovilismo.

Hay dos grandes ramas en las que sus estudios en materia de seguridad vial son todo un referente. Por una parte, están los que tratan acerca de infraestructuras –túneles, áreas de servicio, siniestralidad en las carreteras- y, por otra, los dedicados a analizar los diferentes elementos del automóvil: cinturón, reposacabezas, sistemas de retención infantil, airbags… Todos estos análisis están disponibles en la web www.seguridadvial.org. A continuación te ofrecemos, no obstante, algunos apuntes acerca de los mismos.

  • Sistemas de retención infantil: “El uso de dispositivos de retención para niños es extremadamente beneficioso.” (2003)
  • Alcohol, jóvenes y conducción: “Uno de cada cinco jóvenes declaró su intención de conducir esa noche, independientemente del alcohol consumido”. (2002)
  • EuroRAP, año cero: “De poco sirve conducir un vehículo que haya alcanzado las cinco estrellas de EuroNCAP, si se circula por una carretera que no ha conseguido ninguna”. (2002)
  • Satisfacción incompleta: “Las áreas de servicio no deben plantearse como una vía de ingresos suplementarios, sino cumplir con su objetivo básico: combatir el cansancio y mantener a los conductores en buenas condiciones.” (2001)
  • Para no jugarnos el cuello: “Los reposacabezas actuales, correctamente ajustados, suponen todo un seguro contra lesiones cervicales en caso de accidente”. (2001)
  • Desplazamientos urbanos: para moverse mejor: “El coche sigue siendo el medio de transporte más utilizado por los ciudadanos. El concepto abstracto ‘Día sin mi coche’ no es aplicable al día a día.” (2000)
  • Agresividad y conducción: “La agresividad al volante está reconocida por los propios conductores como una de las principales circunstancias relacionadas con la inseguridad en el tráfico.” (2000)
  • Desciende el uso del cinturón de seguridad: “Sólo el 47 por ciento de los ocupantes de la parte delantera de los vehículos lo utilizan regularmente en sus desplazamientos urbanos.” (2000)
  • El RACE analiza la seguridad de los túneles europeos: “Casi un tercio del total de túneles visitados no alcanzó los niveles mínimos de seguridad acordados para el estudio”. (2000)
  • Informe airbags: “El airbag reduce en un 20 por ciento la probabilidad de sufrir lesiones mortales, tanto en el caso del conductor como en el de quien se sienta a su lado.” (2000)

Que la educación vial es un punto cada vez más importante en la educación de todo ser humano ya no se le escapa a nadie. Por eso, desde que los niños son pequeños necesitan información acerca de cómo comportarse en la vía pública –respetar pasos de peatones, circular adecuadamente con la bicicleta-. Precisamente de que estos principios sean comprendidos y asumidos por los pequeños se ocupa la Escuela de Educación Vial del RACE. Hace jornadas itinerantes –o en el propio Circuito del Jarama- de formación en las que los alumnos de Primaria aprenden a circular por una ciudad y a desenvolverse como peatones. Esta misma labor la desarrollan –con mucha más profundidad- los parques infantiles. La propuesta del RACE es un buen ejemplo que sin duda algunos ayuntamientos toman como punto de partida, para el desarrollo en sus municipios de los mencionados parques. Esta escuela ofrece cursos a alumnos de primaria y de secundaria, es decir, desde los 6 hasta los 15 años.

Sin embargo, la educación vial no se puede quedar en meras pautas y ensayos de situaciones ideales de circulación, hay que ir más allá. Por eso, una vez que los conductores ya disponen del permiso de conducir, el RACE ofrece cursos de perfeccionamiento de la conducción. Hemos hecho referencia a estas jornadas en otros muchos reportajes, así que no nos extenderemos. Lo que pretenden estos “talleres” es poner al conductor en situaciones límite –que, por otra parte, podemos encontrarnos en el día a día- y enseñarle a reaccionar de la mejor manera: frenadas bruscas, esquiva de obstáculos, control del vehículo en pavimentos deslizantes… Estos programas están destinados a todos los conductores, pero, además, la institución ofrece la posibilidad de hacer cursos a chóferes oficiales, empresas de seguridad o cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, que necesitan en su labor diaria algunas mañas de conducción.

A través de la Cátedra RACE de Seguridad Vial, cuyos objetivos son la docencia y la investigación en dicha materia, mediante la colaboración con el Instituto de seguridad de los Vehículos Automóviles “Duque de Santo Mauro”, el RACE también se dedica a plantear propuestas a la sociedad, para mejorar la movilidad en nuestras ciudades. El estudio “Alcohol, jóvenes y conducción” es uno de los primeros descendientes de esta unión universitaria.

Dos son los últimos proyectos que el club centenario está desarrollando en colaboración con la Unión Europea. Por un lado, el de carreteras EuroRAP –que ya hemos comentado antes y al que se unió hace poco más de dos años- y, por otro, uno dedicado a mejorar la percepción del riesgo de la conducción para los conductores noveles. El primero pretende analizar el estado de las carreteras y presentar mapas de siniestralidad de las mismas, con el fin de que las diferentes instituciones tengan un documento de partida para la inversión en infraestructuras. Se analizan puntos tan importantes como la señalización de las vías o el estado del asfalto. El segundo estudio contempla la concienciación de los jóvenes en referencia a los riesgos de la conducción. Está dirigido a los conductores noveles, con el objetivo de que aprendan a analizar y evaluar las conductas peligrosas al volante –hablar por el móvil, manipular la radio, fumar-, pero no desde el punto de vista de la sanción, sino desde la perspectiva de que el conocimiento puede salvar muchas vidas.

Dos son los galardones que anualmente otorga el RACE, uno a través de la Fundación Cultural, que premia las labores de conservación, investigación y rescate de diversas piezas que hayan contribuido al desarrollo de la automoción en nuestro país y otro entregado directamente por el club a los trabajos periodísticos que se han centrado de una manera más incisiva en el fomento de cualquier tema relacionado con la seguridad vial.

Galería relacionada

Escuela RACE-RENAULT

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...