Publicidad

Seguros: hasta 1.000 euros de diferencia

Los conductores que contratan seguros en España se pueden ahorrar hasta 1.000 euros en función de la seguradora que escojan, ya que algunas están especializadas en perfiles de conductor que otras penalizan.
Autopista.es. Twitter @Autopista_es -
Seguros: hasta 1.000 euros de diferencia
Seguros: hasta 1.000 euros de diferencia

Según un informe llevado a cabo por Acierto.com analizando las consultas que han recibido en su página web a lo largo del pasado mes, se ha comprobado que la diferencia entre la oferta más barata y la más cara de cada comparativa es de hasta 400 euros en un seguro a terceros.

El seguro a terceros ampliado tiene márgenes aún mayores, de hasta 490 euros, y las diferencias en los seguros a todo riesgo son de 925 euros en la modalidad con franquicia y de 1.050 sin franquicia.

Los precios más bajos encontrados por Acierto.com han sido de 100,25 euros para un seguro a terceros contratado por un hombre de Cáceres de 34 años que conduce un Citroën Berlingo y de 190,57 euros para un seguro a todo riesgo correspondiente a un hombre de Salamanca de 48 años que conduce un Citroën C4.

El caso más extremo fue el de un barcelonés de 26 años propietario de un Audi A4, que ha encontrado ofertas para un seguro a todo riesgo que van desde los 790,35 euros hasta los 5.808,07.

Una diferencia de precios tan amplia puede estar relacionada con la cantidad de coberturas, pero también con las diferentes estrategias de las aseguradoras, que apuestan más por determinados perfiles en función de los resultados de siniestralidad o sus bases de datos.

Otra causa es que las aseguradoras de venta directa muchas veces ofrecen seguros a la carta, es decir, unas coberturas básicas a las que el usuario puede añadir, con sobrecoste, todos los extras que quiera. Por su parte, las aseguradoras tradicionales suelen apostar por pólizas ‘robustas’ con coberturas muy numerosas y una asistencia de gran calidad, explica el director de Operaciones de Acierto.com, Carlos Brüggemann.

Según explica Brüggemann, no existe una aseguradora perfecta, puesto que las de venta directa están orientadas a un público más joven y más perjudicado ante las compañías tradicionales. Éstas, por su parte, buscan un cliente adulto con mayor experiencia al volante, y que mira más las coberturas y el nivel de asistencia que le ofrece la compañía frente al precio.