El Seguro lucha contra el fraude

Las aseguradoras se quejan de que el fraude, sobre todo en el ramo de automóviles, es una práctica habitual contra la que luchan denodadamente… y eso que algunos intentos de estafa podrían servir de guión para una película cómica. Pero las compañías no están libres de pecado. Desde la Oficina del Asegurado se sostiene que estas entidades también suelen “timar” a sus asegurados no pagando las indemnizaciones que deberían.
-
El Seguro lucha contra el fraude
El Seguro lucha contra el fraude

Pero no son sólo las aseguradoras las que se sufren timos, también las propias compañías realizan “fraudes encubiertos”.

Carlos Pizarro, responsable de Comunicación de la Oficina del Asegurado (OFA), denuncia las llamadas “prácticas habituales de proceder” de las compañías del sector. Basándose en las consultas que les llegan anualmente (unas 60.000, de las que el 75 por ciento corresponden al ramo de Automóviles), desde esta organización se observa que una parte importante de las aseguradoras prolonga al máximo el tiempo de respuesta a las peticiones de indemnización con el objetivo de desquiciar al asegurado, incluso, en ocasiones, acuden a la Justicia con la intención de que, temeroso de un proceso legal largo y caro, el cliente decida renunciar a sus pretensiones.

Pizarro también se queja de la presunción de culpabilidad que adoptan las entidades aseguradoras respecto a los asegurados, haciendo que éstos tengan que demostrar su inocencia. Pero Olazabal tiene otra visión del asunto: “Estas palabras no se corresponden con la realidad, no hay que entenderlo como una caza al asegurado. Las compañías sufren intentos de fraude y deben ser precavidas ante ellos”.

Para la OFA lo que es verdaderamente un “fraude encubierto” es lo que hacen las aseguradoras con el valor venal de los vehículos (la cotización de ese bien en el momento anterior a producirse el siniestro), ya que hacen pagar primas casi como si el automóvil fuera nuevo y a la hora de indemnizar se agarran a esa cantidad devaluada

Sin embargo, los intentos de fraude más curiosos los siguen protagonizando los asegurados. Uno de estos casos acaba de ganar, en la categoría de Originalidad, el IX Concurso de Detección de Fraude que convoca ICEA. En éste, un asegurado declara que, en una maniobra incorrecta en un aparcamiento, aplastó la rodilla de otro individuo que le estaba indicando cómo aparcar. Si esto hubiera sido cierto, la compañía debería haber abonado una indemnización al herido. Sin embargo, el agente que se encargó de tramitar el siniestro sospechó de este asunto al estar presentes tres circunstancias muy raras: estar involucrado un inmigrante que acababa de llegar a España; contratarse una póliza, por el conductor, en fechas muy cercanas al accidente; y señalar el informe médico que los daños en la rodilla no se habían producido por aplastamiento. La investigación concluyó que las declaraciones del “herido” y del conductor eran falsas: el inmigrante, de acuerdo con el asegurado y ante la promesa de compartir la indemnización, se había autolesionado a martillazos.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...