Seat Tribu

El Tribu será el bombazo de Seat en el Salón de Frankfurt. Este llamativo concept-car adelanta un futuro SUV de la marca española, pero también deja ver las líneas que tendrán los modelos que Seat lanzará en los próximos años.
-
Seat Tribu
Seat Tribu

Para empezar, el Seat Tribu es el primer modelo creado en su totalidad por el nuevo director de Diseño de la marca española, Luc Dunckerwolke, y su equipo. Por tanto, parece evidente que las líneas de diseño plasmadas en este concept-car servirán de base para la imagen de los distintos automóviles que Seat lanzará a corto y medio plazo.

El éxito comercial dispar entre los modelos de la marca está generando un importante cambio de rumbo a nivel estético. Se trata de una evolución que tiene su primer exponente en el Tribu, un vehículo que parece va a jugar el mismo papel que protagonizó el Seat Salsa en el año 2000 de cara a los modelos que estaban por llegar.

La vista lateral del Seat Tribu es la que muestra mayores similitudes con la gama actual, pero tanto la vista frontal como la trasera expresan cambios importantes. Las líneas se hacen más rectas con la intención de aportar una estampa que transmita más robustez y dinamismo.

Hasta ahora la aventura de Seat en el segmento de los todocamino se ha limitado a la aparición de los Altea Freetrack, que en realidad suponen la adaptación de un monovolumen a un uso más allá del asfalto. En cambio el Seat Tribu representa la concepción de un SUV partiendo de cero, un modelo diseñado desde el primer momento para moverse también por campo, aunque la mayor parte de los kilómetros los acabe realizando sobre las carreteras.

Las primeras imágenes de este concept muestran una importante altura libre al suelo, acentuada con unas impresionantes llantas de 20 pulgadas y cinco brazos montadas sobre neumáticos en medida 255/50. Sobre su sistema de tracción a las cuatro ruedas, de momento, no hay muchos detalles, aunque vista la experiencia del grupo Volkswagen con otros SUV de notable éxito parece fácil adivinar por dónde irían las cualidades todoterreno del Seat Tribu cuando llegase el momento de convertirlo en un modelo de producción.

El equipo de diseño se ha esforzado para ofrecer en este concepto una estética de corte deportivo, con una carrocería de dimensiones compactas que sólo dispone de tres puertas para darle un aire coupé. En el Tribu destaca el frontal, muy agresivo, dibujado a base de la geometría trapezoidal que se emplea en los faros delanteros, la parrilla y las amplias tomas de aire con un personal dibujo de “nido de abeja”.

Impactante resulta también la luna delantera que se prolonga a lo largo del techo, de forma que el parabrisas se convierte al mismo tiempo en un amplio techo panorámico que garantiza una gran luminosidad en el habitáculo. Un detalle que también permite a los pasajeros disfrutar más del entorno.

Las sorpresas continúan en la zaga ya que en un primer vistazo parece que los diseñadores se han olvidado de las luces. Nada más lejos de la realidad. Los pilotos van camuflados detrás del propio portón y sólo pueden verse cuando se iluminan –tanto delante como detrás se emplea tecnología LED-, es decir, si el conductor pisa el freno, conecta las luces de posición o activa los intermitentes. La línea dinámica se acentúa en esta vista con un spoiler y con unas amplias salidas de escape trapeziodales integradas en el paragolpes.

Tendremos que esperar a Frankfurt para ver el interior del Tribu, aunque Seat ya anuncia una configuración de cuatro plazas, con baquets delanteros que integran el cinturón de seguridad. Además, se han diseñado circuitos de climatización independientes, con salidas de aire específcas para las plazas traseras.

Los dos asientos posteriores se pueden plegar para aumentar la capacidad del maletero y van separadas por un túnel central que puede servir como reposabrazos o portabebidas, además de ofrecer un práctico hueco portaobjetos.

La marca española también describe un salpicadero con cuatro pantallas TFT en las que el piloto puede observar distintos datos del modo de conducción escogido, ya que el Seat Tribu permite seleccionar los modos Urban, Sport y Free-run. En cada uno de ellos se modifican distintos parámetros (gestión del motor, suspensiones, caja de cambios…), para que el SUV se adapte al entorno por el que circulemos, ya se trate de una ciudad, una carretera abierta o un recorrido off-road.

No te pierdas la información ampliada y todas las fotografías del Seat Tribu en el número 2.513 de la revista AUTOPISTA, del 11 al 17 de septiembre en tu kiosco.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...