Publicidad

Seat también trabaja en un low cost

Seat trabaja ya en el diseño de un coche barato y deportivo para ampliar su gama de productos a partir de un modelo ideado por su matriz, Volkswagen, y en el objetivo de fabricar unas 800.000 unidades en el año 2018, según ha anunciado su presidente, Erich Schmitt.
-
Seat también trabaja en un low cost
Seat también trabaja en un low cost

En una entrevista que publicaba ayer el diario El Mundo, Schmitt señala que, en la actualidad, está centrado en diseñar un plan para Seat que finaliza en el año 2018, después de conseguir el visto bueno de Volkswagen para sus objetivos hasta 2010, que incluyen la fabricación de una berlina y de la variante todoterreno del Altea XL.

En cuanto al lanzamiento de un vehículo de bajo coste, el presidente de Seat reconoce que “estamos centrados en desarrollar un producto con diseño, deportivo, de ese tipo” y que “en Volkswagen están buscando conseguir una base mecánica que se ajuste a ese concepto”, ya que “el mercado va a evolucionar hacia coches más simples”.

También se baraja la posibilidad de fabricar un auténtico todoterreno, independientemente de la variante del Altea XL, que se presentará en el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona –del 9 al 17 de junio– y saldrá al mercado el próximo mes.

Los principales objetivos de esta planificación pasan por convertirse en líderes en España, en fabricar unos 800.000 turismos en 2018 y en ser “financieramente autosuficientes” en ese ejercicio, “lo que implicaría lograr un retorno sobre el capital invertido del 9%”.

“Uno de los problemas de esta empresa ha sido la falta de continuidad en el mando”, afirma Schmitt en la entrevista, en la que se ratifica en la necesidad de producir 500.000 unidades al año en la planta de Martorell para que ésta sea rentable, frente al actual nivel de poco más de 400.000 coches.

El presidente de Seat tiene contrato hasta el 31 de diciembre de 2011, y hasta entonces quiere estar dedicado “al 100%” a la filial española de Volkswagen.

“Esta semana voy a reunirme con viejos amigos chinos para ver si hay posibilidad de vender allí coches de tamaño medio con diseño y estilo deportivo”, avanza el presidente de Seat, quien apuesta asimismo por crecer en América Latina y “sacar el máximo partido a nuestra organización comercial en Europa, donde no tenemos más que el dos y pico por ciento de la penetración”.

Para Schmitt, <b“dejar de ser una marca del grupo Audi supone una enorme ventaja para Seat” y “en el momento que necesitemos más (producción), veremos qué posibilidades hay dentro del grupo, en función de la estructura de costes”.

Lo último de Seat, el Altea freetrack. Entérate de cómo es y danos tu opinión.