Seat Ibiza 2006

Líder de su categoría, ha visto cómo sus rivales se actualizaban y ha decidido pasar por boxes. El Ibiza mejora el interior y agiliza la imagen de todas sus versiones. Los cambios más llamativos quedan reservados para el FR.
Autopista -
Seat Ibiza 2006
Seat Ibiza 2006

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

El Ibiza FR sigue los pasos del recién estrenado Altea FR. Seat quiere distinguir su estética del resto de sus hermanos de gama.

Así, le han reservado un parachoques delantero específijo: la rejilla también es de nido de abeja, pero las celdas son de mayor tamaño y la matrícula va remarcada en negro. En la parte trasera también el parachoques es exclusivo y, si la denominación "Ibiza" aparece ahora en el centro del portón como en el resto de los acabados, las siglas "FR" se ubican en la parte lateral derecha. Exteriormente también destacan sus llantas de 17" de diseño específico y el escape doble y cromado.

En el interior, se respira ambiente rácing: los asientos tienen grandes “pétalos” (para mejorar la sujeción lateral), el volante y la palanca de cambios son específicos (de cuero con remates en rojo) y el tapizado también es único. Como en el Altea, las siglas FR aparecen en la parte central del volante, en el pomo de la palanca y en los respaldos de los asientos.

Eso sí, por si aún tenías dudas de en qué Ibiza estabas, éstas se despejan al girar la llave de contacto...

Seat ha reservado en exclusiva dos motores para el FR. En gasolina, encontrarás el 1.8 20V turbo de 150 CV. Es un propulsor que se mueve con descaro en cualquier parte del cuentarrevoluciones, que siempre tiene mucha patada disponible y está presto a acelerar sea cual sea el tramo o la marcha en la que nos encontremos.

Pensado para un uso más deportivo, el FR te sorprenderá en una conducción más tranquila: no resulta nada brusco. Resulta muy fácil de dosificar. Además, aunque tiene un equipo de frenos distinto (detrás, todos los Ibiza montan discos ventilados de 256 mm, menos el FR que los lleva de 288 y el Cupra que monta de 312), no nos tortura la espalda cuando frenamos.

También posee una puesta a punto específica del chasis, pero no por eso olvida el confort de los pasajeros. Ciertamente es un vehículo diseñado para devorar curvas, aunque no desentonará entre el tráfico urbano.

1.8 20VT
Potencia máxima: 150 CV a 5.800 rpm
Par máximo: 162 mkg/1.950-4.500 rpm
Velocidad máxima: 216 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 8,4 s
Recuperación 60-100 km/h: 9,2 s
Consumo ponderado (l/100 km): 29,1

En Diesel, el FR monta un 1.9 TDI de 130 CV. Además, la gama Ibiza se carácteriza por tener el motor de gasóleo más potente del segmento: un 1.9 TDi de 160 CV que da vida al Cupra.

Galería relacionada

Seat Ibiza FR 2006

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...