Seat Altea Freetrack

La receta para el Freetrack es bastante sencilla: se toma un Altea XL se le ponen protectores plásticos en paragolpes, pasos de rueda y bajos de carrocería, se le añade una tracción total con embrague Haldex y se le dota de los motores más potentes de la gama, un TDI de 170 CV y un TSI de 200 CV. Así, el Seat Altea Freetrack se convierte en el primer todo camino de la marca española.
Autopista -
Seat Altea Freetrack
Seat Altea Freetrack

Ambos motores son de sobra conocidos en otros modelos de la marca y tienen suficientes argumentos a su favor como para no encontrar ningún punto desfavorable. El 2 litros TFSI nos sigue pareciendo una delicia tanto por su suavidad como por su forma de entregar la potencia desde prácticamente el ralentí. El TDI 170 CV es otra historia; más hosco, con una sonoridad inconfundible a Diesel y un ralentí menos dulce, aunque a cambio ofrece unos consumos más reducidos y unos adelantamientos más rápidos sin tener que hacer un uso intensivo de la caja de cambios.

Por cierto, una caja de cambios que sólo varía con respecto a la que montan los otros modelos de la marca con este motor, por la presencia de un grupo –grupos para ser más exactos- ligeramente más cortos. Eso en el TDI porque en el TFSI además de montar unos grupos más cortos, también se montan las tres últimas marchas más cortas.

En el Freetrack no habrá diversos acabados entre los que elegir. El equipamiento de serie es bastante completo e incluye, como primicia en la gama SEAT, la presencia de un sistema multimedia con pantalla en color de 7 pulgadas ubicada en la parte central del techo y que se puede “camuflar” cuando no está en uso. A este aparato se pueden conectar desde reproductores de DVD portátiles a consolas de juego o cualquier tipo de aparato audiovisual. Un elemento que agradecerán, y mucho, los progenitores de los más pequeños a los que llevarán entretenidos viendo sus películas favoritas o practicando sus juegos consoleros. Una idea que cada vez más se está imponiendo en los coches de planteamiento familiar. Con el fin de que los ocupantes de las plazas delanteras puedan seguir escuchando la radio o sus canciones favoritas, este sistema multimedia cuenta con cascos inalámbricos para los afortunados viajeros de las plazas traseras.

Para el mes de septiembre se anuncia la presencia de un motor menos potente –el 2 litros TDI de 140 CV- que estará disponible con tracción delantera únicamente con lo que se ofrecerán ambas posibilidades 4x4 y 4x2 como es habitual en los todo caminos de última hornada. Su comercialización es inmediata y tiene un precio único tanto para la versión de gasolina como para el Diesel 170 CV: 29.900 euros –algo más de 3.600 euros con respecto a un XL TDI 170 CV FR-, mientras que para el 2.0 TDI tracción delantera el precio recomendado será de 26.500 euros –unos 1.500 euros de sobreprecio frente a un XL TDI de 140 CV-.

Ambos motores son de sobra conocidos en otros modelos de la marca y tienen suficientes argumentos a su favor como para no encontrar ningún punto desfavorable. El 2 litros TFSI nos sigue pareciendo una delicia tanto por su suavidad como por su forma de entregar la potencia desde prácticamente el ralentí. El TDI 170 CV es otra historia; más hosco, con una sonoridad inconfundible a Diesel y un ralentí menos dulce, aunque a cambio ofrece unos consumos más reducidos y unos adelantamientos más rápidos sin tener que hacer un uso intensivo de la caja de cambios.

Por cierto, una caja de cambios que sólo varía con respecto a la que montan los otros modelos de la marca con este motor, por la presencia de un grupo –grupos para ser más exactos- ligeramente más cortos. Eso en el TDI porque en el TFSI además de montar unos grupos más cortos, también se montan las tres últimas marchas más cortas.

En el Freetrack no habrá diversos acabados entre los que elegir. El equipamiento de serie es bastante completo e incluye, como primicia en la gama SEAT, la presencia de un sistema multimedia con pantalla en color de 7 pulgadas ubicada en la parte central del techo y que se puede “camuflar” cuando no está en uso. A este aparato se pueden conectar desde reproductores de DVD portátiles a consolas de juego o cualquier tipo de aparato audiovisual. Un elemento que agradecerán, y mucho, los progenitores de los más pequeños a los que llevarán entretenidos viendo sus películas favoritas o practicando sus juegos consoleros. Una idea que cada vez más se está imponiendo en los coches de planteamiento familiar. Con el fin de que los ocupantes de las plazas delanteras puedan seguir escuchando la radio o sus canciones favoritas, este sistema multimedia cuenta con cascos inalámbricos para los afortunados viajeros de las plazas traseras.

Para el mes de septiembre se anuncia la presencia de un motor menos potente –el 2 litros TDI de 140 CV- que estará disponible con tracción delantera únicamente con lo que se ofrecerán ambas posibilidades 4x4 y 4x2 como es habitual en los todo caminos de última hornada. Su comercialización es inmediata y tiene un precio único tanto para la versión de gasolina como para el Diesel 170 CV: 29.900 euros –algo más de 3.600 euros con respecto a un XL TDI 170 CV FR-, mientras que para el 2.0 TDI tracción delantera el precio recomendado será de 26.500 euros –unos 1.500 euros de sobreprecio frente a un XL TDI de 140 CV-.

Galería relacionada

Seat Altea Freetrack

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...