Publicidad

Seat: amenaza de paros por el convenio

Los sindicatos con representación en Seat han advertido a la dirección de que estudian convocar protestas que podrían afectar a la producción del nuevo Audi Q3 si no se desbloquea la negociación del convenio, que prevé vincular parte de la subida salarial a los resultados de la empresa.
-
Seat: amenaza de paros por el convenio
Seat: amenaza de paros por el convenio

El presidente del comité de empresa de la compañía automovilística, Matías Carnero (UGT), ha explicado que la reunión entre representantes de la marca y los sindicatos se ha acabado sin avances claros y que el principal escollo es la fórmula que propone la empresa para fijar la subida salarial.

Pese a que esta semana los sindicatos se habían mostrado satisfechos en los avances de la negociación, los sindicatos han endurecido hoy su posición hasta al punto de no descartar paros en las líneas de producción.

Fuentes de la empresa han lamentado que los representantes de la plantilla no hayan dado una respuesta más concreta a la propuesta de la dirección sobre el incremento salarial en el nuevo convenio. La compañía también ha apuntado que en la reunión se han planteado avances en el apartado de beneficios sociales.

La dirección de Seat, que preside James Muir, plantea un sistema mixto de retribución que va más allá del IPC real -que siempre quedaría garantizado- e incluye una paga de hasta 500 euros por trabajador vinculada a los beneficios.

En un escenario de pérdidas, el sueldo mejoraría décima a décima hasta un tope del 0,5 % a medida que se recortaran los números rojos, mientras que, en un momento de beneficios, se plantearía la paga de hasta 500 euros vinculados a tres variables (un 30 % a resultados, un 40 % a la calidad y un 30 % a la productividad).

Los sindicatos desconfían de la fórmula que elegiría la empresa para cuantificar y aplicar la subida salarial vinculada a los resultados y quieren "garantías" de que ésta se hará de manera no interesada.

"La negociación está aparcada", ha dicho Carnero, que cree que la empresa debería hacer un esfuerzo para subir la oferta económica, al tiempo que encuentra también problemas en la propuesta de la marca de establecer sólo tres semanas seguidas de vacaciones y una cuarta que sería movible en el calendario.

Esta fórmula, junto a otras de flexibilidad laboral, permitiría a la fábrica de Martorell (Barcelona) producir a más capacidad, con lo que daría respuesta a eventuales aumentos de producción.

Ante esta situación, Carnero ha asegurado que los sindicatos no descartan convocar paros en la producción del fin de semana, lo que afectaría al lanzamiento del nuevo producto estrella que se fabrica en Seat, el Audi Q3, previsto para el próximo mes de octubre. Los sindicatos esperan que la negociación se desbloquee en la reunión prevista para el próximo miércoles.