Publicidad

Seat se baja el sueldo por el Audi Q3

Un 65,5 por ciento (5.495 empleados) de la plantilla de SEAT ha aceptado la congelación salarial propuesta por UGT para optar a la fabricación del nuevo Audi Q3 en Martorell, según informó en una nota el presidente del Comité intercentros de la empresa Matías Carnero.
-
Seat se baja el sueldo por el Audi Q3
Seat se baja el sueldo por el Audi Q3

El referéndum se celebró en tres centros de Seat: en Martorell (Barcelona), en Zona Franca y en el centro de recambios. En Martorell estaban llamados a las urnas unos 10.300 trabajadores, mientras que en la Zona Franca un total de 1.100 empleados. En el centro de recambios el número de trabajadores con derecho a voto era de unos 400. En la consulta, participó un 76,36 por ciento de la plantilla ‘con absoluta normalidad’, según Carnero. En contra de la congelación salarial se contabilizaron 2.611 votos (un 31,1 por ciento de la plantilla), mientras que un 2,6 por ciento de sufragios fueron en blanco y un 0,8 por ciento, nulos.

El presidente de Seat, Erich Schmitt, ha recalcado que lo que la compañía pide a la plantilla es ‘dos años en cero’, es decir dos años de congelación salarial cuando lo que aceptó el personal de la empresa es ver congelado su sueldo este año pero incrementado en 2010 a la mitad del IPC. ‘Es importante lo que dicen los trabajadores pero por desgracia no se dice nada de dos años’, que es lo que necesitamos saber, criticó Schmitt.

Miembros de UGT y de CCOO se acreditaron como interventores para seguir el proceso electoral en todas las mesas, mientras que CGT renunciaron a hacerlo al considerar el referéndum ‘un teatro vergonzoso’.

La propuesta de UGT es mantener los salarios este año 2009 y aplicar una subida de alrededor de la mitad de la inflación para toda la plantilla en 2010, excepto para los trabajadores de menor categoría (oficiales auxiliares), que tendrían un incremento salarial del 100 por ciento del IPC real.

El sindicato plantea, asimismo, el pago de un mínimo de 200 euros por trabajador en 2011 en función de los resultados operativos de la compañía; la posibilidad de negociar en 2010 un convenio a tres años y la puesta en marcha, también en 2010, de un plan voluntario de prejubilaciones para los mayores de sesenta años.