Publicidad

El último Seat 600 se fabricó hace 40 años

El Seat 600, un modelo mítico de la marca española y de la motorización de España, dejó de fabricarse un día como hoy de 1973, hace exactamente 40 años.
Agencias

Twitter: @Autopista_es -

El último Seat 600 se fabricó hace 40 años
El último Seat 600 se fabricó hace 40 años

Seat recuerda en una nota que ese día salió de la fábrica de Seat en la Zona Franca el último 600 producido, un vehículo que marcó una época en España y que simboliza la motorización del país en la post-guerra.

El 600 supuso para muchas familias hacer realidad el sueño de adquirir un vehículo, que entonces costaba 63.000 pesetas y ningún otro modelo ha quedado tan grabado en el subconsciente colectivo, ni como recuerdo sentimental ni como memoria de su presencia en las calles y carreteras españolas.

El 600 está profundamente arraigado en la historia diaria de muchas familias españolas, ya que durante las décadas 50, 60 e incluso 70, fue el medio de transporte de la incipiente clase media.

Hijos, nietos y hasta biznietos de sus propietarios, llevan décadas oyendo contar anécdotas de los aventurados viajes familiares con el 600, en los que mezclaban la precariedad de la red viaria, el muy limitado nivel prestacional de los coches disponibles y una fiabilidad mecánica que no era la de hoy.

Inicialmente, el Seat 600 contó con un motor de 633 centímetros cúbicos de cilindrada y 18 o 20 CV, y luego el modelo fue aumentando en potencia y en prestaciones.

El primer 600 fabricado por la Sociedad Española de Automoción contaba con un motor de 633 c.c. y de entre 18 y 20 CV, que se mantuvo en producción durante seis años, para pasar posteriormente a las versiones D, E y L-Especial, equipados con el motor de 767 c.c., que subía la potencia a 25 CV y posteriormente a 28 CV-, que ocuparon los diez años restantes de la andadura del 600.

En todos los casos la carrocería se mantuvo prácticamente invariable, al margen del cambio de orientación en la apertura de las puertas, que se realizó a partir de 1970.

Pero el 600-D aparecido en 1963, y su sucesor el E, se podrían considerar como "el 600" por antonomasia.

Pero el 600 también tenía otras virtudes, como su diseño de carrocería, que aprovechaba sus 3,30 metros de longitud con un habitáculo en el que en teoría cabían bien cuatro personas, y muy justas cinco, aunque en la práctica se metían muchas más. El 600 se conformaba con 68,5 litros e capacidad.

En prestaciones, el 600 conseguía una velocidad máxima de 115 km/h y cubría los primeros 1.000 metros en 45,5 segundos, unas cifras nada desdeñables si se tiene en cuenta que el motor rendía 28 CV como máximo.

El consumo en ciudad era de 10 litros a los 100 kilómetros y en carretera se conformaba con 6,5 litros, con una autonomía de 461 kilómetros.