Se ralentiza el consumo de combustibles

El año 2005 será recordado, entre otras cosas, por los formidables incrementos que han vivido en los precios de los combustibles. Esta carestía ha acabado afectando al consumo, que se desplomó en octubre con una caída del 4 por ciento. Al final del año, la demanda habrá aumentado, pero sólo un escuálido 2,5 por ciento.
Autopista -
Se ralentiza el consumo de combustibles

Los operadores del sector de los carburantes esperaban que 2005 trajera un fuerte aumento de las ventas de gasolinas y gasóleos, pero, al final, no ha sido así. Cuando acabe el año, el consumo habrá crecido sólo un 2,5 por ciento, lastrado, sobre todo, por los fuertes precios de estos productos.

<

p> Desde que empezó el año, el petróleo, la base para la obtención de los carburantes, se ha encarecido en torno a un 40 por ciento. Esta impresionante subida ha generado aumentos impensables en los precios de las gasolinas y los gasóleos. En el caso de España, algunos de estos combustibles han visto incrementado su precio en más de un 20 por ciento a lo largo del año.

<

p> El mes más duro fue agosto, cuando, en plena crisis del petróleo, el gasóleo batió su récord histórico, empujado por el petróleo, que también se movía en niveles extremos, con el barril en el entorno de los 70 dólares por unidad.

Estas increíbles tensiones han generado un efecto de desaceleración en el consumo. Los usuarios, preocupados por los precios, han ahorrado más combustible y han frenado las ventas. Así, la demanda española de productos petrolíferos se quedó en 62,26 millones de toneladas durante los primeros diez meses del año, un 2,5 por ciento más que en el mismo periodo de 2004, pero muy por debajo de lo esperado. Según los datos del Ministerio de Industria, el combustible que peor se ha comportado es la gasolina, que arrastra un retroceso del 5,6 por ciento en su consumo, situándose en 6,1 millones de toneladas vendidas. Por su parte, el Diesel, cada vez más demandado, creció hasta los 28,2 millones de toneladas, un 4,5 por ciento más.

Precisamente es el gasóleo el combustible que más ha visto crecer su precio antes de impuestos en los 11 primeros meses del año. En concreto, el Diesel es ahora un 34,81 por ciento más caro que en enero. Descontando los impuestos, el precio medio del Diesel es ya de 47,44 céntimos por litro (91,3 céntimos por litro incluyendo impuestos).

En el mismo periodo, la gasolina de 95 octanos se ha encarecido un 20,61 por ciento, llegando a costar ya 42,6 céntimos de euro por litro, muy lejos de los 96,5 céntimos que cuesta con los impuestos.

<

p> Por su parte, el barril de petróleo se mantiene estable con tendencia a la baja. Aun así, durante noviembre, el barril de Brent, referencia europea, se cotizó a un precio medio de 55,17 dólares por unidad, 12,33 dólares más caro que en noviembre de 2004.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...