Schumacher, un hombre contra la lógica

Cuando uno piensa en lo que ha hecho Schumacher, no puede por menos que pensar que este piloto, sin duda el mejor de todos los tiempos, corre contra la lógica.
-
Schumacher, un hombre contra la lógica

Su manera de aplastar a los rivales, su frialdad en la carrera, sus volcánicas celebraciones, su ambición sin tasa… El récord de Fangio ya no existe: Schumacher ha conquistado la última provincia de su imperio extraterrestre.

Todo en Michael Schumacher parece tan excesivo, tan inalcanzable, tan increíblemente grande que se diría fruto de superpoderes, de una naturaleza más allá de lo humano, fuera de toda explicación lógica.

A sus 33 años, este alemán de mirada alegre se ha convertido por derecho de conquista en el más grande deportista que ha dado el automovilismo mundial en más de un siglo de carreras. Hace un año decíamos que caminaba solo en busca del récord de campeonatos mundiales. Hoy, la discusión sobre si es más o menos que Juan Manuel Fangio ya no tiene vigor.

Es cierto que el argentino, con sus cinco títulos mundiales, alcanzó un lugar de privilegio en la historia. Corrió en un tiempo en que la Fórmula 1 estaba naciendo, cuando este deporte todavía era “sport” y los pilotos se consideraban “gentlemen”. Su nombre pertenecerá siempre a la leyenda, porque Fangio labró su leyenda a golpe de talento y valor y porque ganó su último mundial a los 46 años, una edad a la que hoy no llega ningún piloto. Este simple dato es definitivo en la odiosa comparación: cuesta mucho creer que Fangio fuese capaz de competir a bordo de un Fórmula 1 de hoy. Más potentes, más rápidos, más agresivos, también más seguros, los coches con los que corren Michael Schumacher y sus rivales son escaparates de tecnología de vanguardia, de elementos electrónicos que, por avanzados, tardarán años en llegar al mercado. Conocerlos a fondo y exprimir su potencial es toda una ciencia.

Sin embargo, no sólo es eso. Conjugar pilotaje, dominio de la mecánica, de la informática, de la electrónica, de la aerodinámica… Todo esto necesita asimilar un piloto que triunfe hoy. Hace 45 años, buena parte de estas disciplinas y su aplicación al deporte estaban en pañales. Eso, por no hablar del entrenamiento de superatleta que reciben ahora los pilotos. Así, con una capacidad física de maratoniano, conocimientos técnicos convalidables con media ingeniería, una autoridad en carrera única y un talento al volante desconocido, Schumacher es, sin duda, el más completo y brillante piloto de la historia del automovilismo.

Con esta suma de aptitudes, Michael hubiera dominado a su antojo las carreras en cualquier época. Habrá quien diga lo contrario, pero decir que Fangio era mejor es, simplemente, un arranque nostálgico muy alejado del realismo propio de la competición de primer nivel. Como prueba, ahí están los ejemplos de Niky Lauda , casi incapaz de gobernar uno de sus Jaguar, o de Alain Prost , que brilló en un tiempo de transición entre aquella Fórmula 1 y ésta de hoy. Él sabe mejor que nadie lo duro y despiadado que se hace este deporte cada día que pasa.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...